Hace 188 años los “aguayanos” se convirtieron en victorenses

Abr 19th, 2013 | By | Category: Nota del día, Reportajes
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Hace 188 años la antigua villa de Santa María de Aguayo se convirtió en ciudad, con el nombre de Victoria.

Los entonces cuatro mil aguayanos de la época pasaron a ser victorenses, como en nuestros días, y su ciudad recibió el rango de capital de Tamaulipas.

Este viernes el alcalde Miguel González Salum y los integrantes del cabildo realizaron sesión solemne para recordar un aniversario más de la capitalidad, que se conjuga con la fecha de fundación el seis de octubre de 1750.

Manifestó el jefe edilicio:

-Fue en1825 cundo el honorable congreso del estado, asentado en Padilla, dispuso el nombre de Victoria en reconocimiento al prócer duranguense que no quiso trascender a la posteridad como Felix Fernández sino como Guadalupe Victoria.

Agregó:

-Con esta designación inició una nueva historia para nuestra querida y bella capital; sin duda alguna es uno de los acontecimientos mas importantes para este territorio.

A este evento asistió el Secretario de Finanzas del Gobierno del Estado, Alfredo González Fernández, con la representación del Gobernador Egidio Torre Cantú, además de Juan Salinas Espinosa con la representación del Rector José Ma. Leal Gutiérrez.

Presentes los ex alcalde Tito Reséndez Treviño y Zelideh Saeb Salinas, así como el coordinador estatal de los cronistas, José Ascención Maldonado Martínez.

En su intervención, el cronista de la capital, Antonio Maldonado Guzmán, manifestó que Victoria tiene “dos actas de nacimiento”: La fecha de su fundación y la de su capitalidad y bautizo como ciudad Victoria.

Recordó que la villa de Aguayo fue fundada a orillas del río San Marcos en lo que ahora se conoce como Tamatán.

En fecha posterior, ante los ataques mortales de los indios janambres y pisones, se decidió trasladar la villa a lo que son los alrededores de la Plaza Hidalgo, antes conocida como Plaza de Armas.

Maldonado agregó que la historia la escriben los pueblos y “los cronistas la recopilamos y tratamos redifundirla”, y reiteró: “Nadie puede vivir aislado, no podemos ser independientes de nada, tenemos que vivir en conjunto”.

Por su parte Alfredo González Fernández, con la representación del Gobernador Torre Cantú, trasmitió una felicitación y reiteró que el gobierno del estado está trabajando con el ayuntamiento para construir y engrandecer la capital que todos queremos.

CAPITAL EN CUATRO OCASIONES

Durante cuatro ocasiones al menos, la Villa de Aguayo, hoy Ciudad Victoria, ha sido la capital de Tamaulipas.

La capitalidad definitiva se le dio a partir del 20 de abril de 1825.

La publicación «Del Nuevo Santander al Nuevo Tamaulipas», nos aporta luz sobre la capitalidad victorense.

Al inicio del México independiente, de las ciudades de Tamaulipas la más grande población era Tula con siete mil 039 habitantes, seguida por Santa Bárbara (Ocampo) con cuatro mil 650, y Aguayo con cuatro mil ocho pobladores.

La capital inicial del Nuevo Santander fue lo que hoy conocemos como Jiménez.

Sin embargo luego sería trasladada a San Carlos, como lo indica Martín González Filizola en su libro «Los Gobernadores Virreinales del Nuevo Santander».

Jiménez fue capital por espacio de 19 años.

Quien ordenó el cambio fue el Gobernador Vicente González de Santianés, quien había entrado como interino el 18 de septiembre de 1769.

Tomó el acuerdo para romper con la hegemonía, casi cacicazgo, que habían mantenido los Escandón, Don José y sus dos hijos.

-Se emprende la construcción de un nuevo palacio designado a servir de morada oficial a los señores gobernadores en la recién erigida villa de San Carlos Borromeo, situada en el llamado Potrero de las Nueces, nueva capital desde ese mismo año de 1769 -indica Filizola.

Durante el movimiento de independencia se dan algunos cambios, principalmente por razones militares, estratégicas.

Un Coronel Arredondo, que tenía a su cargo la defensa de Santander, se trajo la capital de San Carlos para radicarla en Santa María de Aguayo.

Fue capital entre 1811, cuando comenzó el movimiento, y hasta mayo de 1817, en que fue trasladada a Soto la Marina, también por cuestiones de guerra, y duró ahí apenas algo así como tres meses.

En ese mismo año la capital fue trasladada otra vez a San Carlos, que tendría alrededor de tres mil habitantes, centro económico y geográfico de la provincia.

Allí dura otra vez por un periodo aproximado a los tres años, hasta 1821, cuando se da el Plan de Iguala, que sería el principio del fin del movimiento independentista.

Ese año nuevamente designan a Aguayo como la capital de la provincia, donde había efervescencia independentista.

Y fue ciertamente en la hoy ciudad Victoria, cuando se proclamó la independencia de México, para dejar de ser colonia del gobierno español.

El responsable de proclamarla fue el propio Gobernador Echegaray, quien había sido gente de la colonia. Luego se nombraría como nuevo Gobernador a Felipe de la Garza.

LA DESIGNAN POR RAZONES ESTRATEGICAS

La historia nos dice que la villa de Aguayo siguió siendo la capital hasta abril de 1823, cuando regresa nuevamente a San Carlos y permanecería como capital hasta noviembre del mismo año.

En ese mes tenemos otra vez a Aguayo, por tercera vez consecutiva como la capital de Las Tamaulipas, pues el constituyente federal había expedido un decreto el 14 de octubre de 1822, concediéndonos la calidad de departamento.

Y sigue como la sede de los poderes hasta junio de 1824.

El primero de febrero de 1824 se declara a la provincia como Estado Libre de Tamaulipas, se instala el Congreso Constituyente del Estado el nueve de ese mes, y se traslada la capital a Padilla, hasta el 29 de enero  de 1825. Duró casi un año como capital.

Por eso es que, en Padilla, fue fusilado Iturbide, cuando regresaba para convertirse en Emperador.

Por cuarta ocasión, Aguayo se convierte en capital, en forma provisional, a partir del 29 de enero de ese mismo  1825 y, por decreto del 20 de abril de 1825, se declara capital ya con el título de Ciudad Victoria, en memoria de Don Guadalupe Victoria.

Desde entonces los poderes no se han cambiado y aquí tenemos al ejecutivo, legislativo y judicial.

Cuando se le dio esa categoría, era apenas una villa con casas de palma y de zacate.

Tampoco era la ciudad más importante económicamente, aunque sí estratégicamente.

Luego vendrían los acuerdos en que las capitales de los estados no pueden estar en las fronteras y los puertos.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code