Cuestión pública

Abr 23rd, 2013 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

EL CONFLICTO MAGISTERIAL POR LA REFORMA EDUCATIVA.

El propósito fundamental de la reforma constitucional del artículo 3º, es recuperar y fortalecer la rectoría del Estado mexicano en materia educativa, esencial para superar los retos de este sector; para lograr un estado eficaz para el desarrollo nacional y de suyo  el fortalecimiento del poder ejecutivo.

Viene a cuento lo anterior por la rebeldía de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), expresada con medidas de presión como  el bloqueo de la Autopista del Sol, el cierre de comercios, la invasión de  las instalaciones del Congreso local y otras, logrando que los diputados guerrerenses aceptaran la propuesta de reformas a la Ley de Educación de Guerrero.

El conflicto de la reforma educativa se centra en que el Estado condiciona la obtención de una plaza y la permanencia de los docentes a mecanismos de evaluación independientes; a lo que la CNTE se opone,  luchando por mantener el sistema actual vía la creación de instituciones locales de evaluación, lo que va en contra del espíritu del 3º constitucional. 

Aquí surge la pregunta obligada ¿Por qué el Constituyente no incluyo en la reforma del artículo 3º, la exigencia de calidad educativa a los maestros de las Universidades Públicas donde la evaluación no les condiciona la permanencia en la docencia?

Tengamos presente que por mandato constitucional y por razones históricas es obligación del Estado  garantizar y proporcionar educación a todos los habitantes del territorio nacional.

Esta función no es un acto filantrópico, tiene como objetivo político asegurar la permanencia en el tiempo del grupo hegemónico gobernante representativo de la clase social dominante, a través de la formación ideológica de los individuos desde la más corta edad.

Además tiene como propósito filosófico elevar la calidad de la educación, por medio del aprendizaje que permita desarrollar las capacidades de los alumnos para resolver problemas, vivir en democracia y promover el valor y la actitud para el auto aprendizaje.

Así como la intención económica de la reforma que apunta a la necesidad social de elevar la calidad y la competitividad de la mano de obra productiva y ejecutiva que permita al país desempeñarse con éxito en el contexto de la globalización.

Por su parte la CNTE es una organización de izquierda, conformada por los trabajadores de la educación democráticos del país, independientemente de la burguesía y su estado, del charrismo sindical y de cualquier organismo político.

En ese tenor los maestros se consideran abanderados de la sociedad marginada, y una parte de ésta los apoya en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas y como consecuencia pretende ser interlocutora nacional respetada, y rechaza las «campañas mediáticas» en su contra.

Tampoco pasa inadvertido que los maestros de la Coordinadora son los mejor pagados que los del SNTE, quienes gozan de mayores prestaciones y también quienes menos trabajan y tienen los peores desempeños en términos de las evaluaciones educativas.

 Esa condición de privilegios la han conquistado a través de la lucha sindical y de acciones de resistencia lícita e ilícita y demás radicales métodos de presión, en estos tiempos actuales convendría hicieran una reflexión sobre sus métodos de lucha y un profundo ejercicio de autocrítica. De ahí que la coordinadora no ha sumado el apoyo de otros sectores moderados de la sociedad.

Sin embargo, no se puede soslayar que en el conflicto que hoy mantiene la CNTE, es posible reconocer en sus planteamientos una propuesta ideológica diferente a la del Estado contenida en la reforma educativa elevada al rango constitucional.

Al efecto los maestros de enseñanza básica de los estados de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas afiliados a la CNTE proponen un modelo educativo alternativo para cada una de esas entidades donde reconozcan las autoridades locales las diferencias culturales y de lenguaje de las comunidades indígenas.

Esta es la posición de la CNTE de Guerrero, que exige al  Poder Legislativo cambios en la ley estatal de educación que les permita poner en práctica programas y planes de estudio para “construir ciudadanos con capacidad crítica, que sepan analizar su realidad, que no estén programados para insertarse en una realidad neoliberal y explotadora, sin pensamiento crítico para transformarla.

El Congreso del Estado de Guerrero y el magisterio de la entidad preparan por segunda ocasión un sistema educativo que va en contra de la reforma recientemente aprobada a nivel nacional. Esta propuesta que podría ser votada en el Congreso esta misma semana, contempla la implementación de un sistema de evaluación que, en ningún caso, ponga en riesgo la permanencia de los maestros.

Las movilizaciones de la CNTE contra la reforma educativa, cuyo aterrizaje en leyes reglamentarias aun está pendiente. Subsisten preguntas: ¿cómo resolver el grave problema de la educación de los maestros? ¿A dónde van a ir a actualizarse los profesores que no puedan evaluarse? ¿Se creará la acción afirmativa magisterial en otra legislación? ¿Recogerán las propuestas de la CNTE?

En definitiva para el caso de aprobarse las iniciativas de reforma a las leyes estatales de educación de Guerrero por su congreso locales, que están en franca contradicción con el artículo 3º de la constitución, es procedente la acción de inconstitucionalidad por parte del procurador general de la Republica para invalidarlas.                             

lucarrso@hotmail.com

Twitter: @luiscarrs

Leave Comment

*