Mujer demanda a Gustavo… La “negreaba” en la cocina por $1, 800 al mes

Jun 16th, 2013 | By | Category: Articulos Destacados
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los empleados del restaurante Don Jorge, propiedad del político Gustavo Cárdenas Gutiérrez y su familia, viven diariamente maltratos y humillaciones además de despidos injustificados.

Aunado a ello, a la pesadilla se suman las condiciones infrahumanas en que labora el personal, como son los más de 50 grados centígrados que imperan en el área de cocina, señala María Raquel Martínez Zúñiga.

Ella fue despedida por el gerente del negocio, Fernando Gómez Hernández con  fecha febrero del 2013, negándole la indemnización de Ley. También fue despedida su hija Giovanna, quien laboraba en la conocida como “área fría” del negocio.

A ambas les pagaban salarios de hambre: 61 pesos con 38 centavos (mil 850 al mes) por jornadas arriba de las ocho horas, sin tiempo extra.

-Nunca respetaban el horario. Si entraba a las siete de la mañana venía saliendo a las cuatro o cinco de la tarde –indica la madre.

Demandó laboralmente a Restaurante Don Jorge, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, Gustavo Cárdenas Dávila y a Mónica Dávila Gómez para que se le otorgue la indemnización, las vacaciones, el pago de tiempos extras y vacaciones.

En sí recibió dos despidos, uno en febrero y otro en abril del 2013.

Otra de las agresiones que recibe el personal se refieren a algo inaudito: Descontarles de su salario con el argumento de que el negocio va mal.

Comenta Doña Raquel:

– Si había bajas ventas el gerente quería que fuéramos solidarios y nos  descontaba un día y nosotros por miedo aceptábamos

Cuando la despidieron el gerente Gómez y la jefa de personal de nombre Jazmín Mandujano Reséndez, le querían dar a María Raquel la insultante indemnización de mil pesos.

No aceptó y decidió ir a los tribunales a presentar la demanda exigiendo lo que le corresponde.

Además de las influencias del político del partido Movimiento Ciudadano, ella sabe que se tendrá que enfrentar con el gerente Gómez, a quien escuchó decir en ciertas ocasiones:

-A mi ningún cabrón me ha ganado un pleito en Tamaulipas.

Al parecer el empleado de Gustavo proviene del Distrito Federal, le apodan El Chilango y “dice que los de Tamaulipas somos muy flojos”.

En los últimos casos  en que han corrido gente, “Gustavo Grande” , “Gustavo Chico” y Fernando han afinado sus tácticas: Presionan para que los empleados firmen su renuncia.

-Se unen el gerente, los de recursos, chef y los meseros para que uno renuncie. Dicen que a uno nunca lo corren.

-¿Cómo andan los sueldos?

-Bien bajos, el mínimo. Bueno, depende de cómo la lleves con el gerente, hay a quienes les paga más.

El 22 de mayo, Gustavo Cárdenas Gutiérrez tenía cita en el área de la Secretaría del Trabajo. Como casi siempre ocurre, no se presentó y las autoridades laborales no hacen nada por multarlo.

-¿Cuál fue el motivo de su despido?

-No hubo razón. Salí con temperatura y presenté incapacidad de un día. Cuando llegué me dijeron que ya no.

Tenía un año tres meses de laborar y había asistido a cursos de capacitación por su cuenta para desempeñar mejor el trabajo de cocinera.

Después de darla de baja la quisieron “recontratar” en el mismo Don Jorge o bien en un giro de fajitas de carne asada que la familia Cárdenas tiene por avenida Hombres Ilustres.

Es evidente que no querían que Doña María Raquel creara derechos laborales.

LA HIJA POR POCO Y SE MATA

Martínez Zúñiga se quedó sin trabajo pese a ser una de las mejores cocineras en ciudad Victoria. Su experiencia la tomo en Tampico, donde estuvo por 40 años laborando.

Ahí en su domicilio en el sector de Tamatán, cuenta también como su hija Daniela Giovanna Fuentes Martínez resultó gravemente lesionada en Don Jorge.

Resbaló y cayó en el “área fría” –montaje de platillos- por lo que se atendió con los médicos del Seguro Social donde le dijeron que no era nada grave, solo un esguince y le dieron una “pastillita”.

Por su cuenta se fue al Hospital General, donde le sacaron tres radiografías y le indicaron que el problema era grave y necesitaba atención.

Aunque Daniela llevó las respectivas incapacidades con los jefes del restaurante, no se las quisieron recibir de inmediato sino cuatro días después para acusarla de ausentarse sin justificación.

Le dijeron: No te preocupes, se te va a depositar la quincena, pero no fue así, al día siguiente la corrieron.

En cuanto a otras humillaciones, personal que demandó a Gustavo y familia señalan que el gerente “le ha llegado a mentar la madre al personal”.

-De pendejos no baja a los meseros y a los barmans.

Cárdenas tiene por lo menos ocho demandas laborales, de las cuales los interesados esperan que Conciliación y Arbitraje lleve a cabo el trámite sin proteccionismo ni consideraciones para el político del Movimiento Ciudadano y más antes del PAN.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code