“Madaleno” Aguilar Fue un Gobernador viejero… Lo honran 9 ejidos en Tamaulipas

Sep 21st, 2013 | By | Category: Reportajes

Cd. Victoria, Tamaulipas.- ¿Quién fue Magdaleno Aguilar Castillo? Hemos tratado de investigar sobre la vida de este personaje, pero lo más que ubicamos son anécdotas y “pasajes” de un hombre inmensamente inculto que, en cambio, dio buen trato a sus colegas campesinos.

Fue Gobernador de Tamaulipas en el ciclo 1937-1941, además de senador y diputado.

Toda su carrera política la hizo bajo la tutela y como “hijo putativo” del cacique Emilio Portes Gil, ex Presidente de México.

Llama la atención el contenido anecdótico del historiador Francisco Ramos Aguire sobre don “Madaleno”, en una de sus múltiples publicaciones.

Pues bien, a Ramos le faltó algo más sobre Don “Madaleno”, hacer más “picosos” esos pasajes que se le atribuyen al entonces Gobernador, originario del municipio de Jaumave pero avecindado en el ejido La Libertad, de Victoria.

Recordando las palabras del escritor y politólogo Carlos F. Salinas ¿no le faltará un biógrafo a Don Magdaleno?.

La opinión pública solo se ocupa de sus necedades, chistes a sus costillas, sus imprudencias, su falta de cultura, por lo mujeriego que fuey no por sus obgras y acciones.

Ya lo dijo Ramos Aguire sobre Don Madaleno cuando, junto con otros políticos, cenaba en un restaurante. Pidió un guiski, “ese de la urraquita negra”, mientras los demás daban nombres rimbombantes.

Se refería claro está, al tequita Cuervo, ese de la urraquita.

Fue un ranchero, un ejidatario que por los caprichos de un cacique llegó a ser diputado, senador y gobernador.

El decir popular lo señala también como “tremendamente mujeriego” cuando y después de dirigir los destinos de los tamaulipecos, dejó, como Gabino Barrera… Hijos por donde quiera.

Es lo contrario de Marte R. Gómez, un hombre de cultura, que fue agrónomo de Chapingo y más tarde director de la misma escuela.

El agravante es que también fue hijo putativo –los dos- de Don Emilio Portes.

Es lo que señala la historia que ha comenzado a juzgarlos.

NUEVE EJIDOS “MADALENOS”

Una rápida consulta nos hace saber que fue tanta la ascendencia que Magdaleno Aguilar tuvo sobre los campesinos, que nueve comunidades ejidales llevan su nombre antes y después de su muerte, en Tamaulipas.

Le llamaban “el hombre”, era casi un “tata” para los ejidatarios y, a un llamado suyo, las masas verdes ensombreradas llegaban como la manada de los búfalos a ciudad Victoria a la cargada, según los designios del cacicazgo.

Polvos de aquellos lodos están por barrerse de los campos tamaulipecos en busca de nuevos amaneceres ¿lo lograrán?

Un documento del INEGI nos hace saber que hay ejidos “Madaleno” en nueve municipios, pero en esos poblados el analfabetismo sigue siendo cruel pese a los años transcurridos desde que aquel llegó a la gubernatura y luchó porque los de su clase fueran a la escuela.

El primer Madaleno está en Bustamante. Tiene 483 habitantes, pero de ellos 106 no saben leer ni escribir.

Otro está en Antiguo Morelos donde, en 33 habitantes, 12 -la tercera parte- no son letrados.

El siguiente Madaleno está en González, con 113 residentes, de los cuales 19 no “comieron]” letras.

En Jaumave son 355 habitantes, de los cuales 37 no aprendieron a leer ni a escribir.

Y allá en El Mante, queda otro ejido con el nombre del ex Gobernador, donde también hay gente que no ha superado el analfabetismo.

Los hay también en San Carlos, Villagrán y Xicoténcatl.

Eso significa que al viejo se le rindió homenaje –o él se lo rindió- aun en vida y lo pudo disfrutar plenamente, aunque después de ser Gobernador se haya ido  a radicar a la ciudad de México, donde murió y están sus restos.

Si hacemos una rápida consulta, nos damos cuenta que ningún otro ex Gobernador de Tamaulipas ha sido tan honrado como Maleno, ni siquiera el propio cacique Portes Gil.

Unicamente el nombre de Emiliano Zapata supera al de Aguilar Castillo en número de poblados que llevan su nombre.

En Mainero, por ejemplo, hay dos ejidos que se llaman como El del Caudillo del Sur.

¿Y LA REVOLUCION APA?

Pero si Aguilar luchó tanto por los campesinos, ahora que se ha ido el ejido de hecho ha desapareció. Quién sabe qué pudiera pasa si el hombre volviera a nacer… O si viviera, seguro que se volvería a morir de pena.

El mismo pueblo donde vivió, la Libertad, ha desaparecido prácticamente al migrar sus hatitantes a los centros urbanos. La modalidad ejidal terminó para siempre.

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cada ejidatario recibió su título de propiedad para que cada quien pagara sus impuestos.

De esta manera, se acabará para siempre la industria del acarreo, y del agrarismo. Cada quien ya es libre de lo que quiera, de votar por quien guste.

PARA MALENO LA “H” ES MURA

Otras ocurrencias que se la atribuyen al ex Gobernador.

Que un día se fue para “el otro lado”, a Laredo, Texas, para participar en las fiestas washingtonianas con su homólogo de esa parte que fue de México, en el tradicional encuentro a mitad del puente.

En la plática salió a comentario el lugar en que se hospedaría la delegación tamaulipeca.

El viejo como siempre salió adelante y dijo: En el hotel Amilton.

Alguien le corrigió y le dijo que por qué decía Amilton, a lo que el Gobernador de Tamaulipas indicó que porque la “h” es muda.

Su interlocutor manifestó en seguida que en los Estados Unidos la “h” se pronuncia como “j” y en todo caso sería “jamilton”.

No se quedó con el ella el hombre de Jaumave y volvió a insistir con la pregunta ¿entonces por qué        no dicen jotel jamilton?.

A lo mejor, dentro de su ignorancia, el hombre tenía razón.

Otra anécdota se refiere a la madre de Aguilar.

Manifiesta la voz popular que  algunas comisiones de gente del campo iban a buscar al Gobernador a su casa y preguntaban precisamente por Magdaleno.

Al salir su madre, sus primeras palabras eran de indignación y señalaba : Mi hijo se llama Maleno, nada más se metió en esto de la política y hasta el nombre le cambian ¡El se llama Maleno!.

Y aquellos infelices no volvían a pronunciar la palabra Magdaleno… Preferían preguntar por “el hombre”.

ME TRAE UNOS JAC… CUBES

La enésima de Aguilar dice que se hallaba en un restaurante de la ciudad de México en una comida con amigos y funcionarios federales.

Al terminar de ingerir sus alimentos se dirigió al sanitario. Como tardó más de la cuenta, obligó a uno de sus ayudantes a visitar el servicio.

Encontró al Gober todo envuelto en el papel y este, al ver a su empleado, no tuvo más que decir:

-No se por qué carajos esconden tanto los olotes.

Y es que el papel no le servía, buscaba el centro del rollo.

Otra.

Maleno se hallaba en Brownsville tratando asuntos bilaterales con su contraparte de Texas.

Muy temprano invitaron al Gobernador de Tamaulipas  a desayunar al estilo de vida americano.

El primero de sus amigos pidió unos hot dogs.

Ante ello, Maleno se quedó desconcertado y reponiéndose pidió al mesero:

-A mi me da unos jac-cubes bien picositos.

Otros dicen que un día llegó al hotel Inglaterra, en Tampico, procedente de la capital Victoria con una hermosa mujer, de lo cual sabía muy bien.

A la entrada –como era muy conocido- un tampiqueño se dirigió a él y le dijo.

-Señor Gobernador, como ha estado…Cómo le va… Bienvenido.

A esto, Aguilar le contestó poniéndose el dedo índice en la boca en señal de silencio.

-Cállate, es que vengo de inédito.

Hay muchas, pero va la última del hombre de La Libertad.

Llegó con su secretario Rodolfo (Fito) Cervantes a San Fernando, donde atendió a varvias comisiones. Una de ellas le planteó el asunto del agua potable.

Le decían que por cuestiones de gravedad, el agua estaba salada y no era

conveniente para el uso hogareño.

Después de tanto discutir, Maleno ordenó a Fito.

-Prepara de inmediato el decreto en contra de la gravedad.

Usted podría pasarse toda la tarde leyendo anécdotas de Maleno, o bien inventándolas respecto a políticos más recientes, pero mejor aquí la dejamos.

www.janambre.com.mx

3 comments
Leave a comment »

  1. Interesante

  2. En las anécdotas de Magdaleno Aguilar falta una muy conocida: al contestar el teléfono alguna vez, que no era muy frecuente, preguntaba: de aquí pallá habla Magaleno, de allá pacá quen?

  3. ADEMÁS SE PRESENTAN VARIOS ERRORES DE ORTOGRAFÍA, NO SE SI PARA RESALTAR EL ANALFABETISMO DEL EXGOBERNADOR, PERO SON DE QUIEN ESCRIBE SUS ANÉCDOTAS.

Leave Comment

*