Se acabó el negocio

Dic 1st, 2013 | By | Category: Opinión Pública
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Una vez mas el PRI llevará adelante la renovación de su dirigencia estatal en paz y tranquilidad.

No se pronostican protestas e inconformidades ante el TRIFE, como se ha visto en otros partidos, como el PAN y el PRD donde las broncas están a la orden del día.

En el tricolor solo habrá un precandidato que se llama Rafael González Benavides, y una para  ocupar la secretaría general, Aida Zulema Flores Peña.

¿Quiénes son ellos? Para empezar son tamaulipecos y con arraigo en la entidad.

Rafael es hijo del mítico Agapito González Cavazos, héroe de mil batallas en las lides cetemistas de Matamoros, y de Doña Elva Benavides. Nació en la Heroica el 24 de octubre de 1952, por lo que acaba de cumplir 61 años.

Estudió en la internacional secundaria y preparatoria “Juan José de la Garza”, única entonces en el pueblo, y se tituló en la UAT en 1982 como licenciado en Derecho.

En la misma casa de cultura estudió más tarde una maestría en Impartición de Justicia, y en 1997 un diplomado en Mercadotecnia Política.

Su actividad profesional registra que desempeñó el cargo de director del Cereso de Matamoros; juez penal, secretario del ayuntamiento de allá mismo, magistrado y presidente del Tribunal de Justicia; secretario de organización y presidente del CDE del PRI. A ultimas fecha secretario del Trabajo del gobierno estatal.

Está casado con Martha García, quien tiene la carrera de decoradora de Interiores.

Por su parte Aída Zulema Flores Peña nació el 13 de abril de 1964 en Reynosa. A los 21, en 1985 se tituló en Leyes por la universidad Valle del Bravo, y una maestría en Ciencias Penales por la UAT.

En su carrera, Zulema tienen en su haber la jefatura de Seguridad Pública en aquel municipio, además de fiscal investigadora, secretaria del ayuntamiento  y en los dos últimos meses diputada local.

Es hermana de Jacinto Flores Peña, quien fue director de Penales en la administración del Gobernador Américo Villarreal Guerra, y de otros abogados de la región fronteriza.

Pues bien, si los delegaos no dicen otra cosa, ellos serán los dirigentes del CDE por los siguientes cuatro años –según los estatutos-, aunque pueden presentar sus renuncias antes si no conviene a sus intereses.

Deberán hacer una campaña interna que comenzará el 12 de diciembre y terminará el lunes 30 del mismo. Visitarán los 43 municipios para reunirse con la militancia, con los consejeros tricolores para pedirles su voto en la reunión del cuatro de enero.

Gastarán de su dinero, pero no pueden rebasar un “tope” de campaña que les ha impuesto el propio partido, que es el uno por ciento del límite permitido para la campaña de Gobernador en el 2010.

Y usted se preguntará ¿y cuanta lana fue? Los acuerdos del Instituto Electoral nos permiten saber que casi casi los 72 millones de pesos, en campaña, y 18.5 para la precampaña.

Luego entonces, Rafael y su compañera de fórmula no deben invertir más de 720 mil pesillos mexicanos, de lo cual tienen que rendir cuentas a la comisión de Procesos Internos.

En otras palabras, no pueden ofrecer cenas y almuerzos a diestra y siniestra. Necesitan medirle al recurso, aunque sus amigos les inviten.

Eso es bueno, aunque no tengan contrincantes. En los partidos debe prevalecer la austeridad para ratificar e incrementar la credibilidad popular. Además, vivimos en tiempos en que debe haber austeridad sobre todas las cosas.

No sabemos donde iniciarán su proselitismo, pero bien podría en los municipios donde nacieron, o sea Matamoros y Reynosa sin descartar Victoria capital.

De los requisitos, es de entender que los cumplen, como ese de tener una militancia no menor a los siete años y estar al corriente de sus pagos en las cuotas partidistas, así como haber desempeñado un cargo en el partido.

Hay que advertir que Rafa ya estuvo en el PRI como jerarca. Se quedó ahí cuando Tomás Yarrington, como presidente, presentó renuncia para ser el secretario de Hacienda del Estado y luego candidato a Gobernador.

Le tocó operar la elección de 1998 y los resultados fueron buenos. Tomás y los candidatos a diputados y alcaldes sacaron buena votación.

Si nos referimos ahora a la elección de consejeros del Partido Acción Nacional, la noticia es que no hay interés por ocupar la chambita. Ya no hay posibilidades de sacarle provecho económico.

El informe nos dice que por Tamaulipas serán nombrados entre nueve y diez representantes de un total de 300 a nivel nacional.

Lo malo es que  ya no tendrán votos para designar al líder nacional y , por tanto, bajan las posibilidades de tener un ingresito extra.

Se sabe que solo los grupos políticos están en condiciones por ejemplo, de pagar el viaja al DF para que los aspirantes sean examinados. Nadie quiere pagar de su propio bolsillo.

En otros tiempos, los interesados a la dirigencia “arreglaban” a los consejeros. Ahora serán los militantes los que tomen la decisión.

Si es que los hay aspirantes, deben apuntarse antes de las seis de la tarde de este lunes, y entre el once y 18 se les dirá si “pasaron” la prueba. Luego deberán reservar entrevista en la capital entre el 6 y al 15 de diciembre. Más tarde se dará la elección a nivel municipal -11 enero a 23 febrero- y estatal y la nacional el 29 de marzo.

En el 2007 participaron con el visto bueno del CEN media centena de interesados y hasta bronca hubo. Esta vez no habrá muchos; el negocio ha terminado.

También acabaron los beneficios por ser consejeros estatales. Serán, ya son un voto más para nombrar al jefe estatal.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code