¿Y los historiadores?

Mar 24th, 2014 | By | Category: Opinión Pública
Spread the love

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La entrega de la medalla al mérito “Luis García de Arellano” va para su  edición 14. Se ha convertido en el máximo galardón que pueblo y autoridades de Tamaulipas otorgan a sus  hijos que más han aportado a su tierra y los suyos.

Nunca un  reconocimiento de esta naturaleza había perdurado tantos años. Ni siquiera la medalla “Pedro J. Méndez” instaurada a partir de 1966 por iniciativa del Gobernador Praxedis Balboa.

Y parece que va para largo. La pared que guarda el nombre de los homenajeados en el Palacio Legislativo, está por llenarse. Tendrán que tomarse decisiones en el corto tiempo.

La iniciativa nació en el año dos mil cuando lideraba el Poder Legislativo el diputado Enrique Cárdenas del Avellano. Se aprobó y se otorgaron los primeros reconocimientos pero nadie pensó que seguiría por los años.

En ese tiempo los panistas querían exaltar la figura de un paisano que fuera ejemplo para las nuevas generaciones, y se sacaron de la manga a García de Arellano ¿quién es? Preguntaban los tricolores.

Personalmente y en persona este columnista participó con su “granito de arena” para exponer quien fue ese hombre de nombre desconocido.

Fue valiosa la colaboración que nos dio el historiador Martín González Filizola, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad, quien tenía dos ejemplares de una publicación que recién había enviado el gobierno de Coahuila.

Ahí se mencionaba que, García, había perdido las elecciones para Gobernador de Tamaulipas pese a que traía un proyecto de gobierno extraordinario como ese de llevar mercancías por barco desde Tampico al Distrito Federal.

Cada quien participamos con nuestro granito de arena y el resumen fue: No se sabía en qué año ni dónde nació García de Arellano, ni tampoco donde falleció.

Los legisladores azules querían dejar atrás la figura de Méndez, considerado el máximo héroe de estas tierras.

Pedro José, había sido declarado Benemérito de Tamaulipas por decreto a iniciativa del diputado Manuel María Canseco, precisamente el lunes 25 de enero de 1868.

Atrás quedaba nuestro héroe al que el 16 de noviembre de 1901 se le otorgó un espacio en el Paseo de la Reforma de la ciudad de México, para cuyo monumento –que ahí sigue-, los tamaulipecos realizaron una colecta.

Se fugaba del recuerdo el Héroe de Tantoyuquita cuyo monumento en 17 y Carrera Torres (y no en 17 Pedro J. Méndez) fue develado por el Gobernador en el año de 1922.

Olvidábamos que el Gobernador Magdaleno Aguilar Castillo hizo que el 29 de abril de 1944 el Congreso emitiera el decreto número 323 para obligar a que en todas las salas de cabildo de los ayuntamientos, se colocara “en un lugar visible y para siempre” la efigie de Pedro.

Y, como decíamos, Praxedis Balboa hizo que se emitiera el decreto No. 7 del diez de enero de 1966 para instituir la medalla “Pedro J. Méndez” como el máximo galardón otorgado por el pueblo de Tamaulipas a sus hijos ilustres. Solo se entregó unos años y, aunque el decreto sigue en vigor, no se cumple.

Al instituir el homenaje a Luis García, cada quien, incluyendo a los diputados, cumplió con su granito de arena menos los historiadores.

A 14 años de tenerlo como el emblema del máximo galardón, los historiadores no nos han dicho en donde nació y murió ese hombre.

Hay sospechas de que vino al mundo terráqueo en Soto la Marina, en Tamaulipas, pero sus padres lo registraron en Coahuila.

No se trata de oponerse a los acuerdos de los diputados del año dos mil, sino de averiguar algo más sobre la vida del nuevo héroe al que los panistas pidieron se otorgara un reconocimiento.

A estas alturas la medalla es clásica, es un galardón muy preciado por nuestros hombres y mujeres. Pero todo indica que los maestros y doctorados en historia no están haciendo su tarea. Posiblemente anden más dedicados a hacer grilla que chamba.

Por eso yo, este columnista, mando desde aquí iniciativa para que alguien, personas o instituciones, se den a la tarea de construirle un monumento a Don Luís García de Arellano aunque sea por cooperación del pueblo tamaulipeco, así como se hizo el monumento a Don Pedro.

Si  el homenaje ya se da, desde hace 14 años, debe ser completo ¿qué escuela lleva su nombre? ¿qué calle? Los cronistas también deberán hacer su tarea.

Y los agraristas y los líderes de colonos, deben aportar algo bautizando comunidades con la figura de Luís García de Arellano. Necesitamos conocerlo más.

Sabemos que fue un constituyente federal y estatal que luchó por la República pero nada mas.

Esto nos recuerda que, en el caso del general Alberto Carrera Torres, estuvo proscrito de la historia oficial hasta que, en 1975, el Gobernador Enrique Cárdenas González  le rindió homenaje y lo “desempolvó” de los archivos y la tarea la hizo el maestro Vidal Efrén Covián Martínez.

En este 2014 la medalla García de Arellano fue otorgada a la maestra tampiqueña Esther González López y será impuesta este martes en Sesión Solemne.

En otras cuestiones, la ex diputada Amelia Vitales Rodríguez fue designada Subsecretaria de Política Social, Vinculación y Enlace de la poderosa SEDESOL estatal que comanda Homero de la Garza Tamez.

Dicha posición la ocupaba Miguel Manzur Nader, quien se fue al comité estatal del PRI (posiblemente con fines futuristas).

Se anuncia para esta semana la visita a Nuevo Laredo del Secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, para poner en marcha un programa sobre los paisanos. Lo atenderá el Gobernador Egidio Torre Cantú.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*

code