Cuestión pública

May 31st, 2014 | By | Category: Editoriales

Luis Lauro Carrillo.

Caída en las expectativas de crecimiento económico

El crecimiento económico es el aumento de la renta o valor de bienes y servicios finales producidos por una economía de un país en un determinado período. El incremento de los indicadores del Producto Interno Bruto (PIB), debería llevar teóricamente a un alza en los estándares de vida de la población.

Viene a cuento lo anterior por el ajuste al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2014, anunciado ayer por la SHCP. En el sentido de que México, no crecerá 3.9 por ciento como había previsto, sino un 2.7 por ciento, que cosechó una andanada de críticas de medios nacionales y extranjeros, analistas y empresarios en contra del Secretario de Hacienda Luis Videgaray.

Cabe recordar que lo mismo sucedió en 2013, cuando la SHCP pronosticó un crecimiento de 3.5 por ciento y sólo se consiguió un 1.1 por ciento. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) anunció que el PIB aumentó 1.8 por ciento en el primer trimestre de 2014 respecto al mismo periodo del año pasado.

De ahí que la Secretaria de Hacienda no esté ofreciendo certidumbre y confianza sobre las metas económicas del país, donde prevalece una política fiscal rígida en un contexto de país de bajo nivel de crecimiento y sin consumo. The Economist y Financial Times publicaron análisis pesimistas y críticos sobre las decisiones que se han tomado en el actual sexenio.

En suma Fallaron nuevamente todos los pronósticos de crecimiento económico que se tenían proyectados para los tres primeros años del gobierno del presidente Peña Nieto.

Al efecto el Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens aseguró que México alcanzaría un crecimiento superior al 5 por ciento anual, pero hacia los últimos años del actual sexenio siempre y cuando sean aprobadas las leyes secundarias de las reformas Energética y de Telecomunicaciones.

Además reconoció que la economía no está creciendo al ritmo deseado, ni esperado, “pero se está acelerando”. “El primer trimestre no ha ido con el brío que anticipábamos; la razón fundamental fue el bajo ritmo de crecimiento de Estados Unidos”.

También especialistas económicos y financieros del sector privado, y políticos de oposición, consideraron que la economía está estancada, es decir en recesión, razón por la cual las previsiones, del primero y segundo años de Enrique Peña Nieto, se tuvieron que corregir, cuyo mayor impacto se reflejara en más desempleo.

Por otro lado la reforma fiscal ha elevado el impuesto sobre la renta, que afecta a las personas de altos ingresos. Pero también la política impositiva ha lesionado de manera desproporcionada a los pobres a través de un impuesto contra la obesidad sobre los refrescos y aperitivos. El gobierno federal ahora en época de escasez esta rico cuenta con más recursos y déficit para gastar más, solo que ese dinero lo tomo de los hogares.

Por otra parte es un error mantener la economía de México, atada y dependiente a la suerte de la recuperación de la economía norteamericana, apostándole a una hipotética  velocidad del crecimiento económico de Estados unidos. Razones por las cuales Analistas, políticos y medios de comunicación critican la conducción de la política económica por parte del titular, de la Secretaría de Hacienda.

En definitiva La baja de las expectativas de crecimiento de la economía mexicana del 3.9 por ciento a 2.7 por ciento para 2014, impactara principalmente a la generación de empleos, a la inversión, debilidad en los sectores productivos, es decir en recesión. Lo que México requiere no es reajuste de cifras, es un ajuste de modelo económico, estabilizador de apertura global.

lucarrso@hotmail.com

Twitter: @luiscarrs

Leave Comment

*