Fiebre futbolera

Jun 13th, 2014 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  A Rodolfo Torre Cantú le apasionaba el fútbol y mas cuando se trataba del mundial.

El 16 de junio del 2010, como candidato a la gubernatura, realizaría una gira de trabajo por los municipios de la zona árida. Ese día también jugaban la selección de México contra la de Francia.

Para no perder detalle, allá en la plaza 20 de Noviembre, de Bustamante, fueron instaladas pantallas gigantes para, en un alto obligado, ver el partido que tuvo buen desenlace: Los mexicanos se alzaron dos a cero.

Ganamos bien y, en las elecciones, vamos a quedar “tres a cero”, diría el malogrado candidato.

La pasión se lleva en la sangre.

Hoy, cuatro años después, su hermano el Gobernador Egidio Torre Cantú y su padre Egidio Torre López vivieron la pasión futbolera del mundial desde una pantalla gigante instalada en el Centro Cívico Gubernamental.

La emoción se coronó cuando los aztecas se alzaron con marcador de uno a cero sobre los de Camerún, quienes a pesar de su fuerza demostraron menos técnica.

En general Tamaulipas y México viven la fiebre del fútbol. El ingrediente adicional es que dos paisanos cuerudos van en el equipo que defiende los colores nacionales.

Enfundados en la emblemática playera  verde de la selección, allí estuvieron los colaboradores de primer orden del gabinete estatal: Rolando Guevara González, Secretario del Trabajo y Asuntos Jurídicos; Jorge Abrego Adame, de Administración; Diódoro Guerra Rodríguez, de Educación; Norberto Treviño García Manzo, de Salud; Carlos Solís Gómez, de la cartera de Desarrollo Rural; la Contralora Aída Cavazos Lliteras y el titular del Instituto Tamaulipeco del Deporte, Enrique de la Garza Tamez, entre otros.

Formaditos todos ellos, ocupando la primera sección de graderías, como si estuvieran en la escuela.

Allí también el alcalde Alejandro Etienne Llano y sus principales colaboradores así como el Rector de la UAT, Enrique Etienne Pérez del Río, que lamentaron los dos goles anulados a la escuadra mexicana pero también se emocionaron cuando se dio la única anotación.

Abajo, en primera fila, apenas a unos cuantos metros de la gigantesca pantalla, se dejaron “caer” los síndicos y regidores. Ocuparon las sillas preferenciales.

Asistieron no solo funcionarios. Quisieron ver el partido en equipo, grupos de estudiantes y representantes de la iniciativa privada, de las colonias populares.

Al término del primer tiempo, Egidio intercambió puntos de vista con los estudiantes repintados en su cara con el emblema del “Tri” –la mayor parte de los jóvenes lo andaba- como una forma de apoyo al equipo mexicano.

El Centro Cívico de llenó y, en lugar de palomitas, los organizadores repartieron vasitos con rebanadas de jícama, refrescos y agua.

Alcanzó para todos y quedó.

Algunas mujeres fueron más allá de la fiesta y llevaron lonches y guisados que degustaron en el “intermedio”.

Al final la algarabía: Por marcador de Dos a Uno, valió la pena ir al Centro Cívico a presenciar este primer encuentro futbolero de los mexicanos.

El Gobernador dijo a los reporteros que también estaban ahí.

-Lo importante es que ganamos, se jugó bien, ustedes lo vieron. Debieron haber sido más (goles) pero bueno, empezamos bien… Y viva México, claro que sí.

Además mandó un saludo a los tamaulipecos Alan Pulido y Carlos Peña, que son seleccionados nacionales.

Si cambiamos, la socióloga e investigadora Ana Cecilia Hirsch Adler, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IIUE), estuvo en la UAT para impartir la conferencia “Importancia de la Etica Profesional en el Ambito Universitario”.

Fue recibida por el Rector de la Universidad de Tamaulipas, Enrique Etienne Pérez del Río, en un evento al que asistieron estudiantes y catedráticos del Campus Victoria. Esto fue en el edificio del Centro de Gestión del Conocimiento.

Ahora comentemos el caso de dos tricolores que han pasado por la dirigencia del PRI en Victoria y se encuentran en la fría banca del desempleo.

Ellos son Isidro Ruiz Sandoval y Bladimir Martínez Ruiz, ambos operadores políticos de valía que, en su tiempo, fueron el caballito de batalla para lograr los triunfos del partido.

Ruiz ocupó la dirigencia por dos periodos consecutivos; diputado local, magistrado de lo Fiscal y últimamente delegado del partido en Xicoténcatl, donde la tarea de introducir al PRI en la mente de los ciudadanos, no es tarea fácil.

De plano “Chilo” decidió alejarse del partido de sus amores, al que llegó en la primera mitad de los setentas cuando el alcalde era Roberto Perales Meléndez y el principal asesor el “padrino” Héctor Treto Cisneros.

En días recientes, Ruiz dijo que fundará un grupo de nombre SUBA, Somos Unidad Brindando Ayuda, donde mencionó que ya están reunidos 50 socios para convertirse en organización civil.

Aclara que no renuncia del PRI, solo se retira un tiempo.

Por doce años encabezó el Tribunal Fiscal hasta que fue a dar a la fría banca.

Por falta de capital económico no ganó la interna del PRI en el 1998 para ser candidato a la alcaldía de Victoria. Pero se la jugó.

Otro de los olvidados en Bladimir Martínez Ruiz, héroe de mil batallas en el partido tricolor. En el 2013, como delegado perdió Nuevo Laredo, aunque la plaza ya estaba perdida de antemano.

Como dirigente municipal del partido en la capital, ha sido el único que en su tiempo organizó manifestaciones para repudiar las mentiras de Gustavo Cárdenas Gutiérrez como alcalde.

A “Chilo” y a “Bladi” ya les dicen Los Olvidados. Ojalá y pronto encuentren acomodo en el partido por el cual se han sobado el alma por 40 años.

Nos vamos.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*