Fidencio y "La Moñitos"

Jul 14th, 2014 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  Este lunes el Gobernador Egidio Torre Cantú realizará una gira de actividades por diversos rumbos de la ciudad capital. Claro, acompañado del alcalde Alejandro Etienne Llano.

A las nueve y media de la mañana hará un recorrido por el acceso carretero Monterrey-Victoria, donde avanza la modernización a cuatro carriles.

Más tarde irá al paseo turístico Los Troncones y recibirá una explicación del proyecto del acuaférico y pozos para abastecimiento de agua a la ciudad y, en la colonia Libertad, arrancará obras de pavimentación.
Por la tarde inaugurará la remodelación del gimnasio “Manuel Raga Navarro” en la Unidad Deportiva Adolfo Ruiz Cortines (a un lado del estadio Marte R. Gómez) y pondrá en marcha la remodelación de la llamada Casa Filizola, por la avenida Hidalgo, que se convertirá en espacio cultural.

Haremos hincapié en este último punto por algo en particular: Se trata de un edificio donado al gobierno estatal por la familia Medina, Fidencio y Delia Medina Garza, ya fallecidos.

En su tiempo prósperos comerciantes, hace 30 años eran muy conocidos por los victorenses por andar en automóvil casi día y noche por las calles de la capital, diciéndose perseguidos por “los malos espíritus”.

En 1987 decidieron donarle al gobierno, representado por Américo Villarreal Guerra, dos de sus propiedades: El hotel California del Ocho y Abasolo, y la Casa Filizola de 13 y 14 Hidalgo.

La única condición: Que el gobierno dispondría de los inmuebles hasta que ellos fallecieran.

Fue así que la escrituración quedó  a nombre de la administración pública el 19 de noviembre de 1987 bajo el número 9639-6028, legajo 193-122, sección primera del RPP.

Delia falleció el nueve de abril del 2003 en ciudad Victoria, en tanto que su hermano dejó de existir antes en Saltillo.

Muertos ellos, con fecha 30 de mayo de ese mismo año quedó en definitiva el traslado de dominio a favor del gobierno.

Pasaron las administraciones estatales de Tomás Yarrington y Eugenio Hernández Flores, y es ahora que Egidio Torre Cantú decide rehabilitar el viejo edificio que data del siglo antepasado, construido por la familia Filizola.

De la primera propiedad, en Ocho y Abasolo, fue en el 2008 cuando el estado decidió donarle los dos mil 117 metros cuadrados al Instituto de Acceso a la Información Pública donde funcionan sus oficinas.

Hay muchas preguntas sobre el particular ¿por qué  no se había reconstruido en más de diez años?.

El tema comenzó a ventilarse públicamente cuando la madrugada del cuatro de mayo del 2005 un incendio destruyó al histórico edificio.

Por entonces, como ahora, se atribuyó que el siniestro fue ocasionado por familiares de los Medina, que no habían quedado conformes con la donación. Decían que Fidencio y La Moñitos (Delia) estaban mal de sus facultades mentales cuando hicieron el donativo.

Según el expediente 01484/2003 del Juzgado Segundo de lo Civil, trataron de revertir dicha donación (protocolizada por la notaria Josefina Hernández Ayala).

Un día antes del incendio un tribunal federal había fallado a favor de la administración estatal, como poseedor legítimo de las escrituras del edificio y terrenos

Pues bien, la importancia sobre el tema está en que después de más de once años de haber terminado el usufructo vitalicio de los Medina sobre el inmueble, se le va a meter mano para destinarlo a un espacio cultural de los victorenses, algo por lo que había luchado tanto el fallecido Cronista Antonio Maldonado Guzmán.

Los Medina eran originarios de Cruillas. Cada uno tenía derecho del 50 por ciento sobre las propiedades, por lo cual firmaron los dos. Confesaron ser solteros.

La Casa Filizola tiene una superficie total de tres mil 174 metros cuadrados de terreno con una construcción de dos mil cien. Abarca desde la calle Hidalgo con una salida por la 13.

El Gobernador Villarreal Guerra y su secretario general de Gobierno firmaron la escritura el 18 de noviembre de 1987.

Los Medina también le donaron a Américo y a Batres 305 mil 400 dólares, más los intereses, depositados a plazo y cobrables a partir del 20 de noviembre de 1990 en la institución MBank Brownsville, de Brownsville, Texas.

Le dieron al Gobernador y a su Secretario los más amplios poderes para cobrar el recurso, pero ellos jamás informaron al pueblo sobre el destino de los dólares. El tema no fue tocado por Américo en sus informes ¿a dónde fueron a parar? El Tesorero era Mario Alberto Cruz Ayala.

Pero bueno, esa es otra historia. Lo trascendente es que va a comenzar la remodelación del inmueble que, sin duda, vendrá a prestar servicio a los victorenses y tamaulipecos en general.

Si hablamos de partidos, el PAN anuncia que renovará sus comités municipales de Altamira, Bustamante, Jaumave y Xicoténcatl. Parece que no le están funcionando, o se le “voltearon” al jerarca Alberto López Fonseca.

Por su parte los tricolores municipales de Carlos Morris Torre manifiestan que ya instalaron tres equipos especializados para cumplir con la Campaña Nacional de Credencialización. Son para sacar la foto e imprimir la credencial.

Ellos mismos hicieron su jornada comunitaria en la parte alta de la colonia Luis Echeverría, con lo cual llevan beneficios a mil victorenses y suman cinco mil a lo largo de  un mes.

En Nuevo Laredo, rindió protesta como nuevo dirigente del Movimiento Territorial priísta el profesor Arnoldo Escamilla Montemayor.

Ahora nos dicen que el panista y ex jefe de la CONAGUA, Roberto Schuldes Dávila, no puede ocupar un cargo público antes del 27 de agosto del 2014 porque está inhabilitado por irregularidades que cometió durante su función.

Lo raro es que ningún ex delegado ha pisado la cárcel.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*