La mujer más encumbrada

Sep 16th, 2014 | By | Category: Opinión Pública

Opinión pública

La mujer más encumbrada

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La historia ya la registra. Para el devenir de los tiempos, Mercedes del Carmen “Paloma” Guillén Vicente es la primera mujer aspirante a la gubernatura de Tamaulipas.

Que se recuerde, en los últimos 50 años ha sido la  más encumbrada en el aparato del gobierno federal.

Antes lo fue Doña Amalia González Caballero, quien ocupó una diminuta Subsecretaría de Asuntos Culturales entre 1959 y 1964, es decir, en el sexenio de López Mateos.

A diferencia de “Meche”, a Amalia jamás se le candidateó para ocupar la primera magistratura estatal, lo cual habría logrado sin muchos problemas (el “dedazo” era el método de decisión de su parido, el PRI).

En otras palabras, solo dos tamaulipecas –González nació pero no vivió en esta tierra- han llegado a ocupar sendas subsecretarías en toda la  historia de México.

Guillen ahora se desempeña en la cartera de Gobernación al lado de Miguel Angel Osorio Chong. Si este la “pega” en las filas tricolores para presidente, a la paisana también le irá bien. No hay duda.

Ella tiene 60 años. Nació en junio de 1954. En caso de ser Gobernadora, dejaría el encargo poco después de los 68.

Dentro del género (¿ya no quieren que se le llame sexo débil?) se encuentra otra mujer. Es Amira Gómez Tueme, ex senadora y diputada federal y local, con la diferencia que su nombre no ha sido encaminado hacia una posible candidatura tricolor.

Tiene la misma edad que la hermana del Subcomandante Marcos, o sea que acaba de recibir su credencial del INSEN (Instituto de la Senectud).

Dicen en el medio político que, si su amigo y protector Manlio Fabio Beltrones Rivera llega a ser Presidente de México, entonces sí la señora Gómez iría derecho al Palacio del 15 Juárez.

Pero los peros: Para 2022 la mujer andará en los 68 años y, si llega, estaría dejando el viejo palacio a los 74.

En el pasado reciente, también destacó Laura Alicia Garza Galindo, a quien se le atribuye la relación inicial con Manlio Fabio. Sin embargo jamás quiso, o no le dieron oportunidad de construir una precandidatura.

Y otra vez la cantaleta: Si “la grande” se la lleva el sonorense, Laura volvería a ocupar espacios nacionales y estatales.

Con el agravante: Ya tiene 67 abriles y, para 2022… Echele mejor usted las cuentas.

Para muchos, Tamaulipas podría convertirse en el experimento de Peña Nieto de enviar mujeres a las gubernaturas. Además, ella no se ha desvinculado de nuestra entidad. Vive en Puebla pero está pendiente de la tierra cueruda.

Tiene estatura y, como dijo a los periodistas en fecha reciente, está dentro de la jugada. Es política e irá a donde la mande su partido.

A decir verdad, la presente sucesión en las filas tricolores tiene “caballada gorda” (hablando en términos de Rubén Figueroa, ex Gobernador de Guerrero) de la cual echar mano.

Si las decisiones se tomen en el Distrito Federal, hay de donde cortar entre los varones. El mismo Marco Antonio Bernal Gutiérrez, el poderoso Presidente de la Comisión de Energía de la cámara baja, es el ejemplo.

Para una corriente de priísta, Marco ya es el “señalado” para ocupar la candidatura priísta y –si gana-, tomar posesión casi dentro de dos años, el uno de octubre del 2016.

Es un Marco muy diferente al que compitió en aquel lejano 1998 en que Manuel Cavazos Lerma le ganó el mandado con el Presidente Ernesto Zedillo, y este dejó al sombrerudo que tomara la decisión.

Por aquellas fechas también se “calentó” un desarraigado Diódoro Guerra Rodríguez, nacido en Miguel Alemán pero avecindado toda su vida en el Distrito Federal y Michoacán.

Supo sacar su viente a tiempo y echó pies en polvorosa. Se rajó como los machos.

Hoy si acaso se conformaría con una diputación federal por la frontera, donde nació.

En ese 98´ apareció otro desarraigado de nombre Antonio Sánchez Gochicoa, a quien hicieron también tragar polvo en  una rudeza excesiva e  innecesaria.

Caballada flaca pues, con un también poco conocido Tomás Yárrington Ruvalcaba y Oscar Luebbert Gutiérrez que apenas sabía de Reynosa y traía una “placeada” como presidente estatal del PRI.

Menos hubo aspirantes de peso en el 2004 con un Homero Díaz Rodríguez que provenía del Distrito Federal, Alvaro  Garza Cantú y Humberto Filizola Haces a quien muy apenas conocían en la Universidad.

El 2010 se fue pobre con la presencia de  un repudiado Arturo Díez Gutiérrez, Ramón Garza Barrios y Javier Gil Ortiz (diputado federal).

Dejemos esos temas y digamos que  está teniendo el más grande de los éxitos el programa “Diálogos con el Partido” que organiza la fundación Colosio del PRI en Victoria a cargo de José Luis Mata Blanco.

Este jueves acudirá el secretario de Obras Públicas Manuel Rodríguez Morales, a quien los asistentes podrán preguntar todo lo que quieran dentro del compañerismo tricolor.

Hace 15 días estuvo el jefe de las finanzas estatales, Miguel Angel González Salum, y seguramente el programa seguirá con los secretarios del gabinete estatal.
Este jueves hay sesión de la Comisión Permanente del Congreso. Es a las once de la mañana en la sala “Revolución”.

Mejor ya nos vamos. El Gobernador Egidio Torre Cantú presidió el desfile de la Independencia allá en Tampico. El grito lo dio en Victoria.

Leave Comment

*