!Aquí estamos!

Dic 25th, 2014 | By | Category: Editoriales

¿Se cobra por los sacramentos…?

Lic. francisco Javier Álvarez de la fuente
alvarezfj.2@gmail.com

La homilía de la misa matutina del Papa Francisco en la residencia Santa Marta del pasado 21 de noviembre ha tenido como protagonistas a aquellos que tienen la tentación de hacer negocio en las parroquias en lugar de servir para que la gente se encuentre con el Señor.

El Pontífice ha comentado el popular pasaje del Evangelio en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo. Según ha explicado, Jesús actúa de esta manera porque “el templo había sido profanado”, profanado “con el pecado tan grave que es el escándalo”.

Comentando la escena, el Santo Padre ha explicado que “la gente es buena, iba al Templo, no tenía en cuenta estas cosas; buscaba a Dios, rezaba… pero debía cambiar las monedas para poder hacer ofrendas”.

El Pueblo de Dios “iba al templo, no por esta gente, por los que vendían, sino que iban al templo a encontrarse con Dios” y “allí se daba la corrupción que escandalizaba al pueblo”.

Para aclarar el asunto, el Papa precisó que “cuando los que están en el Templo, sean sacerdotes, laicos, secretarios, que tienen que manejar la pastoral del templo, se convierten en negociantes, el pueblo se escandaliza”.

“Y nosotros somos responsables de esto. También los laicos, ¿eh? Todos. Porque si hoy veo que en mi parroquia se hace esto, debo tener la valentía de decírselo al párroco a la cara. Y la gente sufre ese escándalo. Es curioso: el Pueblo de Dios sabe perdonar a sus sacerdotes, cuando tienen una debilidad, resbalan hacia un pecado…. Sabe perdonar».

«Pero hay dos cosas que el Pueblo de Dios no puede perdonar: un sacerdote apegado al dinero o un sacerdote que maltrata a la gente. ¡Esto no lo perdona! Y el escándalo, cuando el Templo, la Casa de Dios, se convierte en una casa de negocios, como el matrimonio: se alquila la Iglesia”.

Pero gracias a Dios, en nuestro entorno, no se da esto, ya que si bien es cierto se han establecido estipendios para algunos servicios, no es porque los sacramentos se cobren, sino porque todos queremos estar lo más cómodamente posible, sobre todo en la temporada de calor, cuando queremos tener aire acondicionado en todas las celebraciones, sobre todo  cuando tenemos una quinceañera, una boda, un aniversario, un servicio de defunción etc., buscamos el templo que tenga ese servicio y eso es lo que se cobra, no el sacramento.

Y si se cobra es porque a las parroquias, a los templos, también les cobra la Comisión Federal de Electricidad, tienen que pagar además quien haga el aseo, al sacristán, la papelería, la secretaria, además se le tiene que hacer mejoras y darle mantenimiento al edificio, y eso es lo que se cobra, porque eso no se los perdonan ni la CFE, ni los empleados que tienen que comer y darles de comer a sus familias.

Y sí, no vamos a negar que hay algunos ministros religiosos, dentro de nuestra Iglesia que están apegados al dinero, pero gracias a Dios son los menos, y por ellos debemos orar, además como dice el Papa Francisco “…nosotros somos responsables de esto. También los laicos, ¿eh? Todos. Porque si hoy veo que en mi parroquia se hace esto, debo tener la valentía de decírselo al párroco a la cara…”

Pero repito en la Diócesis de Cd. Victoria, eso no sucede y esperamos que nunca suceda. Y para actuar según nos corresponda… ¡Aquí estamos!

Leave Comment

*