Nueva liturgia tricolor

Feb 4th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Dentro de un año, aproximadamente, los jerarcas nacionales del PRI llamarán a sus “gallos” de Tamaulipas para decirles quien de ellos sacó la lotería.

Es posible que ya no esté César Camacho Quiroz –se le acaba su periodo-, pero quien esté de presidente hablará            con ellos y dirá de la gran decisión.

Nada de protestas ni rencores. Como hermanitos, ellos y ellas, los perdedores, “apechugarán” la candidatura de unidad y vendrán a levantar la mano al ganador.

Es el procedimiento, la nueva liturgia tricolor en los tiempos del peñanietismo. Ni dedazos viles ni compadrazgos que lastimen.

Al menos es la secuela que va dejando la nominación de candidatos tricolores en las nueve entidades en que habrá comicios de Gobernador el siete de junio, junto con los federales.

Allá por febrero, el  CEN llamará a los “enlistados”, lo mismo que de otras 12 entidades donde habrá elección el primer domingo de julio del 2016.

Por lo general serán elecciones para “minisexenios” (falta que aquí se defina), es decir, para empatar con la gran elección del 2018 que renovará el ejecutivo federal, el senado y la cámara baja.

Al igual que los aspirantes de este tierra, serán llamados los de Veracruz, Puebla, Zacatecas, Sinaloa, Tlaxcala, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Chihuahua y Durango.

En  un año pues, entre el 2015 y el 2016, se renovarán dos tercios (21) de las entidades federativas.

Aquel partido que se haga del mayor número de estados y escaños en el Congreso, estará enfilando a conservar Los Pinos o bien retornar.

Por ahora, de las nueve que se jugarán en junio del presente, el PRI ha “destapado” a ocho, seis varones y dos damitas. Solo falta por definir Querétaro.

De esas ocho, fuera de un Subsecretario (SCT) que fue enviado a Colima, no se ha visto que Peña Nieto eche mano de su gabinete.

Los presidentes de otros años –anteriores al  2000- mandaban a sus secretarios a gobernar entidades, como fue el caso del jefe de Salud de José López Portillo, el doctor Emilio Martínez Manautou (a Tamaulipas).

Hemos visto que el priísmo que retornó a Los Pinos consulta mucho la bases de datos de las computadoras sobre sondeos de opinión pública.

En el viejo tricolor  el partido no “repetía” candidatos. Los que perdían eran condenados al ostracismo.

Ahora repetirán dos: Ricardo Barroso Agramont, de Baja California Sur, y Héctor Astudillo Flores, de Guerrero.

El primero perdió en el 2011 frente al candidato del PAN, y el segundo en el 2005 a manos de los perredistas. Vuelven porque los jerarcas creen que son garantía de sufragios.

Nuestros políticos cuerudos deben tomar muy en cuenta el nuevo estilo priista, el de Peña Nieto, interpretado por el doctor César Camacho Quiroz.

Esto servirá, a  nivel doméstico, a la hora en que se propongan candidatos a las alcaldías y diputaciones locales. No por perder ya los “besó el Diablo”.

Tampoco soluciones en “paquete”. Cada entidad  a su tiempo y con su gente (en su turno también los presidentes municipales).

Ahora bien ¿Quiénes ganarán el derecho a estar en esa reunión de “gallos”?. El antecedente dice que según hayan trabajado entre las bases para fincar posicionamiento.

El abanderado en Tamaulipas puede ser un diputado local, como es el caso de Héctor Astudillo Flores, en Guerrero, o un secretario del gabinete estatal, como se dio en San Luis con Juan Manuel Carreras (lo era de Educación).

En nuestra tierra no estarán fuera los diputados federales, y menos los que lleguen a plurinominales. En Campeche es candidato Alejandro Moreno Cárdenas.

Vamos a decir que, si ganan elementos como Miguel González Salum, Mercedes del Carmen Guillen, Alejandro Guevara Cobos o Esther Camargo Félix, estarán en la “junta previa” del CEN priísta en el 2016.

Por igual los secretarios estatales, o alcaldes, si es que logran colocarse en el ánimo del electorado.

Los senadores también han sido socorridos por la maquinaria priísta, y tenemos a Ricardo Barroso, de Baja California,  Claudia Pavlovich  Arellano, en Sonora, e Ivonne Alvarez, en Nuevo León.

Pero en Tamaulipas no tenemos de senador más que a Manuel Cavazos Lerma, quien ya no puede ser Gobernador porque ya fue.

Solo para que nuestros políticos cuerudos le vayan tanteando al estilo de matar pulgas en la Presidencia de Peña Nieto.

Cambiamos para decir que este jueves la Comisión Auxiliar de Procesos Internos del propio tricolor, efectuó sesión ordinaria para recibir la documentación complementaria de los últimos precandidatos registrados: Yahleel Abdala, Edgar Melhem, Alejandro Guevara y Esdras Romero.

Ellos no necesitan el voto de los delegados tricolores, sino el de los miembros de la Comisión de Procesos Internos del CEN.

También el jueves a mediodía, se reunirá el Consejo Local del INE para analizar los recursos de revisión interpuestos por Luis Alejandro Echartea Ruiz, Carlos Alberto García Mares y José A. Ordóñez González, representantes del MORENA en los distritos 5, 6 y 8, que quieren correr a los capacitadotes contratos por el árbitro electoral, porque dicen que son priístas. A lo mejor quieren que sean morenistas.

Y el líder del Congreso del Estado, Ramiro Ramos, regresó al comedor La Mesa del Señor, ubicado en la colonia Liberal de Ciudad Victoria, a cumplir con los tamales del Día de la Candelaria. Había sacado “monito” en la partición de la Rosca de Reyes. Lo acompañó el diputado Ricardo Rodríguez Martínez.

Bien que hayan cumplido.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*