El dinero… ¡Se perdió!

Mar 10th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Querido lector, con la novedad de que la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas ha terminado la investigación  en torno a un presunto fraude por 33 millones 214 mil pesos, cometido en contra del Colegio de Bachilleres.

Con ello, en el expediente 185/2011 se pidieron las respectivas órdenes de aprehensión ¿en contra de quien? Ya lo veremos.

La denuncia inicial fue presentada por el jefe del Colegio, Carlos Castro Medina, allá por septiembre del 2011 alegando un fraude por 63 milloncillos de pesos.

Aunque no mencionó a Isaac Mata Vizcaíno, el entonces titular, y a María del Refugio Varela, sus nombres salieron a relucir.

En realidad Castro presentó la denuncia, la ratificó y dijo que el faltante era por 33 millones y no por los 63 que había mencionado ante los medios de comunicación.

A tres años y medio ¿qué fue lo que sucedió? Pues nada, que todos salieron inocentes y solo un  culpable que se fue huyendo a los Estados Unidos donde profesa la palabra de Dios y amenaza con regresar a ciudad Victoria, según sus conversaciones por facebook.

Todos salieron unos angelitos y hermanos y hermanas de la caridad. Nadie cometió delitos, pero la lana no aparece.

El caso fue cerrado en enero por la Dirección de Averiguaciones de la Procuraduría y se pidió orden de aprehensión en contra de una persona, Josué Isaac Elías Robles, un experto cibernético que  se habría quedado con los 33 melones ¿él solito?.

Fue una historia que involucró a muchas personas. Perjudicó a los de abajo y tuvieron serios problemas para rehacer sus vidas.

Josué era el jefe de Elaboración y Administración de Nómina del Colegio de Bachilleres y, con el visto bueno de Isaac Marta Vizcaíno, decidía a quien se le pagaba.

Los pagos se hacían a través de Banorte a tarjetas a nombre de los beneficiados.

De esta forma salieron a relucir los nombres de Daniel Alvarez Torres, Rogelio Gudiño Gutiérrez, Hernán Rafael Bravo Bravo, Israel Centeno Gamboa, Dinorah Guadalupe Díaz Uribe, Mario Alberto García de la Cruz, María Leticia García Carreño, María del Carmen García Leija, Aurora Aguilar García.

Gabriela Montoya González, David Fernando Morales Zamora, Juan Francisco Ortega Balboa, Marisol Sánchez Cuevas, Agib Ricardo Franco Balboa, Astrid Soto Urbina, Ricardo Franco Balboa, Roberto César Vanoye Flores, María Isabel Portales Nieto, Nubia Castro Tirado, Yuri de la Fuente García, Felipe Beltrán Martínez.

Entre el 2008 y el 2011, ellos cobraron casi dos millones de pesos cada uno que les fueron depositados en el banco sin trabajar para el COBACH, según la acusación de Castro Medina (salucita!).

Sin embargo cuando la Procuraduría comenzó a investigarlos, dijeron que ellos no habían cobrado ningún quinto, que solicitaron trabajo años atrás, presentaron todos sus papeles y les dijeron que les hablarían.

Y sí les hablaron, pero dos años después, cuando presuntamente Elías había cobrado ya por ellos.

El banco proporcionó los estados de cuenta de los 20 aludidos, de los depósitos realizados entre agosto del 2008 y 11 de septiembre del 2011.

Isaac, llevado al COBACHT por su tocayo, era el responsable del “token” cibernético para dispersar la nómina y, según el resumen de la Procuraduría, se aprovechó de esa situación para quedarse con el dinero.

Intervinieron auditores de la Contraloría Estatas como Graciela del Alto Terán y Verónica Terrones, que enviaron sus conclusiones a la Procuraduría. Toda la responsabilidad recayó en quien anda huyendo fuera del país.

De la lista de 20, declararon que ellos trabajaban en otras dependencias, o empresas como Transpaís, pero que jamás recibieron dinero del  Colegio.

Así pues, con fecha enero del presente se solicitó orden de aprehensión en contra del señalado y todos los demás resultaron blancas palomitas. El señor Elías Robles se mandaba solo.

Quienes conocieron del tema señalan que más de 33 millones es mucho dinero para uno solo. De ser cierto se habría “indigestado”, comentan.

Son exactamente 33 millones 214 pesos con 39 centavos, según los audaces investigadores de Carlitos Castro.

Sería bueno que Josué Isaac se de una vueltecita por esta ciudad, donde la Procuraduría lo anda buscando, para que explique cómo estuvo el baile, para que suelte la sopa. De lo contrario, jamás podrá regresar a hacer vida en la capital cueruda y los hijos que tanto quiere difícilmente volverán a ver el San Piedras.

Por ahora el dinero anda perdido. Se supone que Elías lo tiene en cuentas en el lado gringo.

Y si hablamos de la Procuraduría, mire que hay algo bastante cómico (si no fuera trágico).

Resulta que el señor Procurador acaba de dar por concluidas las actividades de una llamada Agencia del Ministerio Público Investigadora de Combate al Rezago, con residencia en ciudad Victoria, dependiente de la Dirección General de Averiguaciones Previas.

¿De quién fue el delito? Pues de la época del tomasismo, de Tomás Yarrington Ruvalcaba. El 25 de noviembre del 2002 se creó el Grupo de Agentes del Ministerio Público Investigador de Combate al Rezago (bendito Dios).

Pero mejor luego le seguimos.

Este martes el Gobernador Egidio Torre Cantú recorrió algunas de las obras públicas que están en marcha en la capital, como el puente que comunica a la colonia Moderna y el Paseo Méndez, parque Siglo XXI y Casa Filizola. Estuvo acompañado del alcalde Alejandro Etienne Llano y su jefe de Obras Públicas, Manuel Rodríguez Morales.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*