Gobernantes soñadores

Mar 31st, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Le dimos una visitada al poblado La Pesca, en el litoral marsoteño. Hay novedades, aunque usted no lo crea.

Para comenzar, quien sabe si manos extrañas u oficiales, arrancaron el obelisco y un muro que marcó el inicio del proyecto Costa Lora, que fue sueño del ex gobernador Eugenio Hernández Flores.

La zona está abandonada. No han llegado los turistas de Semana Santa. Tal vez lo hagan a partir del jueves para no gastar tanto.

Hay algunos oferentes, sobre todo de cerveza, pero ¿a quién el venden? Ya se acostumbraron a vivir una crisis permanente.

Varios gobernantes han venido a la región a prometer las perlas de la virgen. Eso lo saben los más veteranos o descendientes de aquellos que trajeron las primeras instalaciones hoteleras.

El primero fue un tal Norberto Treviño Zapata, que se pasó tres años anunciando la construcción del Canal Intracostero Tampico Matamoros que, interpretando sus mensajes, convertiría a la región en un paraíso terrenal.

Cuando rindió su protesta en 1957 el doctorcito mandó llevar a Victoria a los dirigentes marsoteños para que escucharan el milagro de su intracostero. Anunció la obra a bombo y platillo.

Siguió con sus mentiras cuando en 1958 rindió su primer informe. Para 1959 insistía. Anunció que el Presidente López Mateos le había autorizado el sueño del canal y un ferrocarril vía corta de Tampico al Distrito Federal (lo cual siguen esperando nuestros paisanos de la zona sur y los chilangos).

Por cierto, los jaibos también siguen esperando una promesa de Don Luis García de Arellano (ese de la medalla). En su campaña por la gubernatura de Tamaulipas, en los primeros años del porfiriato, prometió que construiría un canal navegable entre Tampico y la ciudad de México.

La verdad que hay cosas que no entiende uno de los políticos.

En 1960 el doctorcito Treviño (ahora nos dicen que ni siquiera nació en Matamoros) anunció que su gran proyecto ya estaba en marcha.

-A finales de septiembre, a invitación hecha por la asociación del Canal Intracostero de Louisiana y Texas, estuvimos en Corpus Christi, donde presenté datos informativos sobre el canal intracostero de Tamaulipas y Veracruz, proyecto del gobierno federal que ha comenzado a ser realidad con el dragado.

Muy tarde Don Norberto se dio cuenta que le había regado. En los siguientes informes enmudeció y jamás volvió a tocar el tema.

La gente de la costa ya se acostumbró a los proyectos faraónicos y demagógicos de los políticos.

Recuerdan todavía una farsa de Carlos Salinas de Gortari cuando vino a poner en marcha el Megaproyecto Turístico La Pesca, en los tiempos del gobernador Américo Villarreal Guerra.

El propósito era desalojar a todos los residentes, construirles casas en el ejido Vista Hermosa y destinar la mancha urbana a los hoteles de gran turismo, así como al moderno aeropuerto internacional.

De todas esos “proyectos” no ha quedado ni rastro en la región de La Pesca y el río Soto la Marina. El que había quedado, con Eugenio, fue borrado del mapa para siempre.

Dicen que la historia se repite y Manuel Cavazos Lerma se volvió a tropezar con los sueños guajiros del doctorcito Treviño Zapata. Otra vez el intracostero y con más demagogia.

El sombrerudo hasta integró una Dirección de Proyectos Canaleros dependiente del gobierno del estado y asignó la obra al grupo Protexa de Monterrey.

A diferencia de Norberto, a Don Manuel el sueño le duró los seis años.

Otra vez quiso convertir en paraíso la zona de La Pesca con la presencia de miles de barcazas que transportarían productos entre Tampico, la Unión Americana y hasta llegar a Canadá.

En su ego, Cavazos pensaba que pasaría a la historia como el Gobernador más “grande” de la historia de Tamaulipas ¿quién le metería en la cabeza esas ideas?.

El siguiente sueño se dio en los tiempos del Gobernador Eugenio Hernández Flores. Ya no fue canal. Otra vez un proyecto turístico; ahora se llamaría Costa Lora.

El convenio entre el gobierno del estado y el secretario de Turismo federal Rodolfo Elizondo Torres, fue firmado el 12 de noviembre del 2009.

Habría dinero hasta para aventar pa´rriba. Una inversión de cinco mil 500 millones de dólares para generar 20 mil cuartos de hotel.

Los funcionarios de esa administración no se midieron y prometieron que el proyecto ocuparía cinco mil 334 hectáreas. Ahí sería construido un aeropuerto internacional.

Si se hubieran cumplido los sueños, a estas alturas, en el 2015, La Pesca ya tendría 150 mil habitantes y estarían llegando turistas de todo el mundo.

Pero no. Le dios una vuelta a la aeropista, y mire que ya no funciona. Ahora pertenece a la Secretaría de Marina.

Había sido construida para que los funcionarios vinieran a inaugurar las casas de interés social que el gobierno construyó a los lugareños después de sufrir el azote del ciclón Anita en 1977.

Total que ahí está La Pesca como siempre. En los últimos años los visitantes escasean. Hay muchos negocios pero pocos los clientes.

La esperanza de los comerciantes está en jueves, viernes y sábado. Sin embargo la naturaleza parece que no será benigna para los bañistas y paseantes.

El Gobernador Egidio Torre Cantú realizó gira por Reynosa. Supervisó las obras de rehabilitación de la planta de rebombeo Anzaldúas-Rodhe, el segundo complejo en su tipo más grande en el país. Garantizará el vital líquido a más de 600 mil habitantes de ese municipio y apoyará la demanda de riego agrícola.

Dicha obra forma parte de un programa que impulsa Torre Cantú para el desarrollo de infraestructura de agua potable, drenaje, saneamiento y hidroagrícola.

www.janambre.com.mx

Leave Comment

*