Corrieron a Gustavo, pero extrañamente no pisó la cárcel

Abr 18th, 2015 | By | Category: Nota del día

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Desde que llegó a la coordinación general de ASERCA convirtió a la dependencia en un botín para él y sus amigos.

El ex alcalde victorense (originario de Matamoros) Gustavo Cárdenas Gutiérrez fue nombrado jefe de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria con fecha uno de enero del 2007.

Había ganado “de chiripa” una diputación federal plurinominal, cuando fue llamado por su amigo Alberto Cárdenas Jiménez, entonces jefe de la SAGARPA panista.

Tres años después el gobierno federal del PAN ya no pudo sostener tanta corrupción y Gustavo fue despedido a partir del 15 de febrero del 2010. Se lo llevó la escoba “barredora”, pero extrañamente no pisó la cárcel.

La Secretaría de la Función Pública le abrió el expediente R-11/2010 y con fecha 24 de febrero del 2012, sus amigos apenas lo condenaron a una amonestación pública por “negligencia administrativa”.

Pero esa “amonestación” ni siquiera se hizo pública. Su amigo y el gobierno panista lo protegieron.

Desde que llegó a la Aserca en el gobierno federal, Cárdenas Gutiérrez se convertió en benefactor de decenas de victorenses a los que entregó recursos sin límites.

Se llevaron tanta lana que les decían “Los Millonarios”, pues recibían plata con la mano en la cintura. Bastante dinero y hasta de sobra.

El mismo Gustavo Adolfo, en su calidad de “Coordinador General de Apoyos”, tenía un sueldo base de 17 mil 629 pesos, por los que le descontaban impuestos, más una “compe” libre de polvo y paja de 154 mil 271 pesos.

En total sus ingresos ascendían a 171 mil 901 mensuales, además de algunas prestaciones como vehículo, celular, gasolina, prima vacacional, 40 días de aguinaldo, ayuda de despensa y otras cuestiones que el gobieno de Acción Nacional le otorgaba a la alta burocracia federal.

No por nada Cárdenas Gutiérrez había despreciado el sueldo de diputado federal para cobrar el de coordinador en la SAGARPA.

Como principales colaboraores se llevó a algunos victorenses, lo cual no tendría novedad puesto que eran gente de su cofianza y laboraban y cobraban su sueldo, como Sergio Zermeño González y Fidel Gaona Urbina, este ex director de Seguridad Pública en El Mante en los tiempos del panista Fernando Pedraza Chaverri.

Uno de los grandes “agujeros” al presupuesto de ASERCA se abrió en lo que se llama “contratos de servicios” que se incluye a los profesionales, donde cobró gente de Tamaulipas sin hacer nada.

Así por ejemplo José Alfonso Dávila Castillo, siempre brazo derecho de Gustavo, se le otorgaron “contratos” por lo que se denomina “prestación de servicios profesionales”, que le dejaron magnificos ingresos sin visitar siquiera la capital de la Replública.

En un mes y medio, a finales de 2007, Poncho cobró la suma de 128 mil 948 pesos en una “adjudicación directa” (sin concurso) que hizo el Coordinador General de Apoyos de la Aserca, o sea su amigo Gustavo Cárdenas Gutiérrez.

Fue el contrato 1835/2007-S, según la información oficial, y el contrato debió haberse sometido a concurso para seleccionar a personas idóneas.

Y siguió cobrando por contratos de servicios hasta que su compadre fue echado de la dependencia, pese a que “Poncho” cobraba también en la delegación de SEMARNAT en Tamaulipas cuando el titulatar era nada menos que Jorge Cárdenas Gutiérrez.

Los que no pudieron entrar en nómina en forma directa entran por la modalidad de servicios. La mayor parte panistas.

Así por ejemplo, Rafael Collado Garza, propietario de Frenos Victoria, amigo de Gustavo, se llevó entre noviembre y diciembre del 2007 la nada despreciable suma de 57 mil 482 pesillos, en el contrato 1839/2007-S.

Pero además se llevó más recursos, en otro contrato, por la suma de 106 mil 224, presuntamente entre el 14 de junio y el 31 de diciembre de ese mismo año.

Otro beneficiado por el Santa Claus victorense fue Ricardo Sergio Beltri Coria, quien cobró en las mismas fechas que Poncho, las sumas de 57 mil 482 y 86 mil 553 pesos por “servicios profesionales”.

Por la misma vía de la Coordinación General de Apoyos, el contador Joel de la Torre García cobró la irrisoria suma de 44 mil 460 pesos, entre los meses de noviembre y diciembre del mismo año.

Hasta ahora, todo iba más o menos en cuanto a los ingresos. Diríamos que cifras “pasables”, pero lo impresionante llegó con el nombre de Mauricio Guerra Martínez, quien se desempeñó como regidor en el ayuntamiento de Victoria en los tiempos de Gustavo como alcalde.

El recurso fluyó. Supuestamente laboró por contrato entre el uno de noviembre y el 31 de noviembre del 2007, para llevarse la cifra de 85 mil 965 pesos (en un mes).

Y eso fue el comienzo, pues otro contrato lo benefició por la extraordinaria suma de 343 mil 864 pesos.

Esto se lo habría embolsado por prestar servicios entre el uno de junio y el 30 de septiembre también del 2007, o sea cuatro meses.

Otro dato aportado por la Auditoría Superior dice que entre septiembre del 2007 y abril del 2008, la victorense Gabriela Perales Preciado cobró la suma de 296 mil 636 pesos por tres contratos por “servicios profesionales”.

Cientos de panistas de Victoria y de Tamaulipas aterrizaron en la nómina de ASERCA cuando la dirigió Gustavo Cárdenas Gutiérrez. La lista de beneficiados es interminable.

Un agraciado más fue identificado como Alexandro (con “X”) Perales Huerta, que se llevó también buenos recursos.La mayor parte de la gente residía en ciudad Victoria.

Los datos dicen que el jefe Gustavo benefició a sus cuatachos y cuatachas de toda la entidad, como Dulce Gabriela Sáenz Garza, residente en Río Bravo, y a Dulce Julia Oliveros Torres, de Reynosa, antigua empleada del CDE del PAN.

También hay gente de Matamoros como María Lizbeth Acosta Aguirre, o de Abasolo, como María Luis Sánchez Rodríguez, o los victorenses Luis Juventino Garza Torres, María Esther Turrubiates Berrones y María del Pilar Guerra Berrones. Solo fue la punta del iceber pues cienos y tal vez miles de contratos como los idicados, pro cifras bastante abultadas, se pagaron a los panistas tamalipecos hasta finales del 2009 cuando a Cárdenas se lequitaron los mandos de la ASERCA.

www.janambre.com.mx

One comment
Leave a comment »

  1. En buen castellano castizo, este sujeto, que de solo verlo duele el estomago es un auténtico hijo de la gran puta. y eso a reserva de mejorarlo. Y como dejo escrito el historiador Ciro R. de la Garza «….pobre tamaulipas con tanto bribón queriendo pasar por gente decente….»

Leave Comment

*