Piscacha de dos mil pesos

May 14th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- ¿Cuánto cobra un representante de partido en las casillas? La respuesta es que cifras muy variadas.

Según el sapo es la pedrada. Bueno, según se hayan acostumbrado; unos cobran, otros apenas reciben un lonche de “botana”.

La etapa más difícil para los partidos es nombrar a los “casilleros”, o representantes de casilla. No es tanto como buscar candidatos, pues en Tamaulipas apenas necesitan ocho cabezas (distritos) y se pueden obtener de entre la familia.

Cualquier hijo de vecino puede cumplir la exigencia del INE a que los partidos registren a candidatos.

Lo difícil es la gente que “vigilará” el proceso en cada casilla.

En el PAN se habla que los casilleros tradicionales cobran hasta dos mil pesillos. Ya los acostumbraron los líderes a que así sea.

Los priístas hablan de un lonche y hasta la cena si es necesario.

Respecto a los funcionarios, los seleccionados por el INE, ese es otro tema. El apoyo será de 250 pesillos, más otra “pizca” por asear los locales en que se instalarán las mesas receptoras. Hablamos de un presidente, secretario y dos escrutadores, con el respectivo suplente.

Para el siete de junio, en Tamaulipas se instalarán cuatro mil 450 casillas que, como decíamos, necesitan cuatro personas por el lado del INE, más los partidos.

Estos últimos tienen autorización para designar a dos cabezas titulares más un suplente por aquello de las moscas.

Si tenemos diez partidos registrados (aunado a tres independientes en el mismo número de distritos), tan solo las organizaciones políticas necesitan disponer del servicio de poco menos de 50 mil almas.

Definitivo que varios no pueden porque sus militantes apenas son un puñado.

El antecedente más reciente, el 2012, nos dice que solo el PRI pudo reunir a sus vigilantes en cada urna.

Si resumimos, vamos a decir que, el tricolor acreditó en ese año a 13 mil nueve representantes; el PAN diez mil 57; PRD a ocho mil 315, y los que dieron pena fueron el resto, Verde, PT, MC, PANAL y quien sabe cuál otro.

En total –los partidos-, vigilaron 56 mil 949 ciudadanos, y faltaron muchos.

A nivel nacional, en el mismo 2013, el PRI registró a 412 mil 232 “casilleros”, en tanto que el PAN a cien mil menos (con precisión 314 mil 197).

Aquí en el V distrito el problema ya lo tienen encima. Las organizaciones deben entregar la lista de sus “vigilantes” antes del 25 de mayo, o sea a la vuelta de la esquina.

Es un trabajo al que los candidatos no le ponen atención. Y la gente tampoco quiere estar ahí, a menos que haya “una lana”. Digamos que es una especialización dentro de la chamba electoral.

Más problemas tienen los candidatos y partidos que están predeterminados a perder o van abajo en la encuesta de intención del sufragio.

Total que, en las filas de Maricela Patiño Loya, la candidata del PAN a la diputación por este V distrito, se menciona que hay casilleros que quieren hasta dos mil pesos y ellos, de ahí, se pagan su almuerzo, comida y cena.

Otro dato nos dice que, en la elección local del 2013, se instalaron en Tamaulipas cuatro mil 400 casillas.

En ellas, solo el PRI registró representantes al ciento por ciento. En total 13 mil 200.

Ahora bien, en que los partidos nombren representantes no es obligatorio. De todas maneras los votos se reciben y las actas llegan a los consejos distritales.

Si en esta ocasión se van a instalar cuatro mil 450 casillas, y tenemos diez partidos con candidatos (más los independientes), las organizaciones necesitan una movilización de por lo menos 50 mil almas.

Aunado, hay que mencionar a representantes generales por cada determinado número de casillas

La política es una profesión de los políticos y, si a usted querido lector, le pide un candidato o un partido que sea su representante, pues cóbrele. No se bañe con más de dos mil del águila, pero tampoco con menos de 500 (después de todo es lana que sale del presupuesto).

Si continuamos con la política y los políticos, el diputado Alfonso de León Perales (mejor conocido como El Chapulín) ve la tormenta y no se hinca. Solicitó ayer dos plazas más para legisladores.

Como si los diputados fueran tan productivos o una inversión para el desarrollo de Tamaulipas, el chiquillo quiere 38 en lugar de 36 representantes.

Por su parte los del PANAL, trasnochados y con una cruda terrible, piden que, en la reforma política, se aprueben alcaldes, diputados y gobernador por dos años, todos.

El jefe Ramiro Ramos no le puso mucha atención a eso. Lo que resaltó es que fue aprobada una reforma a la Ley de Infraestructura Física Educativa, para que en las escuelas de Tamaulipas se instalen bebederos (agua) para los alumnos.

Si hablamos de actividades universitarias, y con el fin de que los estudiantes impulsen su formación emprendedora, la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales de la UAT realizó la conferencia Mi Primera Experiencia Laboral, impartida por la experta Yadid Godina Muñoz, coordinadora de Negocios Internacionales. Ahí estuvo el director Enrique Alfaro Dávila.

Y las campañas políticas siguen. Según el reloj del INE, faltan 23 días para las elecciones. Deberán cerrar el cuatro de junio.

De acuerdo con las experiencias de la opinión pública, a estas alturas los ciudadanos que van a votar ya saben por quién o por qué partido van a hacerlo.

Lo que tiene que hacer ahora, los líderes, es capacitar a su gente. Así, el jerarca priísta Rafael González Benavides estuvo allá por Mante para tomar la protesta a la estructura electoral, o sea los defensores del voto y representantes de partido en las casillas. Ya los tienen.

Leave Comment

*