El filósofo y galán

Jun 19th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.-Persisten rumores sobre la salida del presidente estatal del PRI, Rafael González Benavides, a pesar de los buenos resultados que generó el siete de junio.

¿Por qué su salida? ¿por qué no dejarlo? Es una decisión que deben tomar los tricolores en cuanto arranquen el proyecto del 2016.

Había razón para sacar de inmediato a Luis Enrique “El Pipo” Rodríguez Sánchez, cuando mandó al sótano al tricolor en la elección federal del 2006.

O bien cuando Lucino Cervantes Durán tampoco rindió buenos frutos en los comicios federales del 2012. Casi pierden hasta la camisa (“dos de ocho” fue la ganancia).

Rodríguez Sánchez había llegado por decisión del Gobernador Eugenio Hernández Flores. Decíase que fue un contrato con la empresa de marketing político del ex presidente de Xicoténcatl, acostumbrado a ganar millones.

Al final salió corriendo de Tamaulipas y se menciona que anda allá por San Luis Potosí y otras entidades vendiendo su “ingeniería electoral”.

Bueno, el asunto es la permanencia o salida de González ¿por qué? ¿por puro deporte lo quieren sacar? Es un jerarca que dio resultados inmediatos.

Llegó al encargo en diciembre del 2013 después que Ramiro Ramos Salinas recuperó parte del espacio perdido en la más reciente federal. No necesitó mucho tiempo para aprender.

Desde que se hizo cargo, y aun antes, Rafa nunca negó su amistad de toda la vida con su cuate Marco Antonio Bernal Gutiérrez, ahora señalado como aspirante a la gubernatura.

Pero también refrendó su compromiso y lealtad con el Gobernador Egidio Torre Cantú, con quien llegó de colaborador en la Secretaría del Trabajo.

En teoría era la persona idónea para refrendar la supremacía tricolor. En la práctica demostró ser hombre de resultados.

Acaba de colocar a Tamaulipas con una preferencia tricolor de 450 mil sufragios. Ya conoce los grupos, organizaciones, líderes y cabezas visibles e informales del partido.

En el 2012, el Revolucionario había conquistado 401 mil votos que no fueron suficientes para hacer ganar en tierras cuerudas a su candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

Atrás había quedado el “ocho de ocho” de Ricardo Gamundi Rosas con 491 mil votos a su favor.

Pues bien, “Rafa” repitió la historia del moreno al dejar “zapato” a los panistas y demás “chiquillería” de partidos. Se alzó con las ocho diputaciones.

Son los tricolores y sus jefes los únicos que van a decidir si González Benavides, el hijo del legendario dirigente obrero Agapito González Cavazos, sigue en el CDE o entrega la estafeta.

Para que comience el proceso local restan algunos meses. Más falta para que el partido encamine un candidato a la gubernatura. Para entonces posiblemente la responsabilidad del tricolor se le encargue a uno de su confianza (del candidato).

Las malas lenguas no quieren darle un tiempecito para que disfrute de esa victoria que, si bien no consiguió solo, sí participó decisivamente.

Mención aparte merecen los delegados municipales que él nombró. De ellos le cumplieron 42, menos uno, el de Villagrán, donde el PRI perdió estrepitosamente ocho a uno.

Es un municipio rural donde el voto verde no le dio votos al candidato Miguel González Salum, en el V distrito, lo cual es otra historia en la que continuaremos.

Ahora vamos a la zona sur del país con un personaje muy conocido en Tamaulipas, quien sigue de fiesta por haber ganado también, para su partido, la gubernatura de Guerrero.

Es muy bueno para celebrar –aparte de empinar el codo-, como lo demostró por estas tierras cuando fue delegado del CEN tricolor antes de ser enviado a la conflictiva entidad hermana.

Aquí dejó más de un corazón herido. Es un galán que se jacta de haber atrapado en sus mejores tiempos a la actriz Carmen Salinas.

Pues bien, el eterno enamorado de la mujer, fajador en la talacha de su partido, está haciendo un uso creciente de las redes sociales. Hasta filósofo salió, o poeta de colonia como se dice por ahí.

-La política solo tiene un tiempo. El de las necesidades sociales. El de escuchar todo el tiempo a la sociedad para gobernar con certeza. La política no termina en un torrente de posibilidades para encontrar rumbo seguro entre todos.

El pensamiento del galanazo un día antes:

-La política no tiene tiempo, es todo el tiempo. Para construir. Para dar certeza a las acciones de gobierno. Para tomar las mejores decisiones. Para coincidir. La política no admite solución, solo argumento.

Sus “pensamientos” levantaron alaridos entre las féminas de Tamaulipas que ya le recomiendan escribir un manual enciclopédico de filosofía política.

Después que perdió su registro por falta de votos, se nos informa que el Partido del Trabajo no tiene mucho que devolver en Tamaulipas. Ninguna propiedad registrada y muebles muy escasos. Esos, junto con algunos vehículos, pueden terminar en Monterrey en cualquier tarde de estas.

Los propietarios de la franquicia insisten en conseguir 37 mil votos a nivel nacional para conservar el subsidio del gobierno. En Tamaulipas apenas se llevaron seis mil 700.

Si hablamos de la UAT, la casa de estudios se adhirió a la Fundación Universitaria, una entidad privada sin ánimo de lucro que impulsa la inclusión laboral de personas con discapacidad en 23 países de Iberoamérica, donde participan mil 232 instituciones de educación superior.

El Rector Enrique Etienne Pérez del Río giró la indicación de adherirse, dijo la directora de Valores UAT, Irma Esperanza Ibarra Flores, pues la Universidad participa desde hace varios años en tareas de inclusión educativa y laboral.

Leave Comment

*