¡Aquí estamos!

Jun 23rd, 2015 | By | Category: Editoriales

“El Matrimonio y su función…”

Lic. Francisco Javier Álvarez de la Fuente

alvarezfj.2@gmail.com

El término matrimonio proviene del latín matrimonĭum. Se trata de la unión de un hombre y una mujer que se concreta a través de determinados ritos o trámites legales.

El lazo matrimonial es reconocido a nivel social, tanto a partir de normas jurídicas como por las costumbres. Al contraer matrimonio, los cónyuges adquieren diversos derechos y obligaciones. El matrimonio también legitima la filiación de los hijos que son procreados por sus miembros.

Es posible distinguir, al menos en el mundo occidental, entre dos grandes tipos de matrimonio: el matrimonio civil (que se concreta frente a una autoridad estatal competente) y el matrimonio religioso (que legitima la unión ante los ojos de Dios).

Para la Iglesia Católica, el matrimonio es un sacramento y una institución cuya esencia está en la creación divina del hombre y la mujer. El matrimonio católico es perpetuo: no puede romperse según los preceptos religiosos (a diferencia del matrimonio civil, donde existe el divorcio). Una persona separada, por lo tanto, no puede volver a casarse por Iglesia.

En el lenguaje coloquial, se denomina matrimonio a la pareja formada por el marido y la mujer.

Desde el punto de vista del derecho así como desde el de la sociedad y la religión, el matrimonio tiene como finalidad principal la de constituir una familia, es decir, esa pareja que se une en matrimonio está sentando las bases para que los frutos de la misma, o sea, los hijos nazcan, crezcan y se desarrollen al resguardo, cuidado y contención de una familia.

Sin embargo de hace unos años para acá, los seguidores de la ideología de género, han insistido y logrado que los congresos locales sobre todo aquellos que están influidos por los partidos denominados de izquierda, como es el caso del primero que inició esta aberración de los mal llamados “matrimonios” entre personas del mismo sexo, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Y hasta ahora Gracias a Dios, solo tres Entidades Federativas entre las que destacan Distrito Federal como ya lo habíamos mencionado, Coahuila y quintana Roo, han reconocido dentro de su legislación estas aberraciones naturales de los mal llamados “matrimonios gay”.

Pero desgraciadamente, los grupos de homosexuales están empujando fuerte y han interpuesto amparos y La Suprema Corte de Justicia de la Nación, en una decisión totalmente aberrante, contraria a cualquier doctrina jurídica, ha respaldado estos enlaces y los ha equiparado plenamente a los heterosexuales. La medida del alto tribunal, acogida con frialdad por las fuerzas políticas, pone fin a la dispersión legal en torno a esta cuestión y considera inconstitucional cualquier norma que establezca que la finalidad del matrimonio es la procreación o que lo defina como la unión entre un hombre y una mujer.

Esto nos debe motivar a redoblar esfuerzos para evitar que se siga atentando contra la familia, la familia tradicional, no solamente contra el matrimonio socialmente reconocido, sino contra la procreación y la perpetuación de la especie humana, porque a fin de cuentas es la que está viéndose afectada, con estas aberraciones contra natura.

La Unión Nacional Sinarquista, desde hace 78 años está luchando por la vida, la familia y el Bien Común, y en este año de lucha redoblará sus esfuerzos, para hacer conciencia entre la ciudadanía, para que se una a la lucha por la vida, la familia y el bien común, y juntos busquemos de la mejor manera posible, salvar a México de ésta agresión, de esta embestida en contra de la familia, a través del ataque y combate al matrimonio que está llegando desde todos los flancos, y ahora desde la Institución que se dice garante de la Constitucionalidad y para hacer lo que a nosotros nos toca… ¡Aquí estamos!

Leave Comment

*