La casilla «zapato»

Jul 22nd, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El maestro Carlos F. Salinas Domínguez, escritor, politólogo, historiador, corrige la colaboración de este columnista de fecha 21 de julio, cuando escribo:
-No es común que un diputado local llegue a la gubernatura. No se ha dado en Tamaulipas. Sin embargo pudiera darse. Siempre hay una primera vez.
El antecedente se colocó para decir que Ramiro Ramos Salinas, diputado local, anda haciendo su juego y pudiera ser candidato al gobierno del estado.
Al respecto dice Salinas Domínguez, un docto en la materia:
-Esa afirmación no se apega a la historia, es un gazapo.
Señala que en 1932 el doctor Rafael Villarreal, legislador local, brincó a la gubernatura. Ejerció el poder dos años hasta que lo echaron las huestes de Emilio Portes Gil.
La decisión de hacerlo candidato fue del Jefe Máximo de la Revolución, Plutarco Elías Calles, como lo explica Salinas.
El doctor era originario de la región de Cruillas pero radicado en Tampico.
-Los testimonios de la época dicen que, al Jefe Máximo, sus enviados a Tamaulipas le llevaron una lista de posibles candidatos, de un vistazo en su finca Las Palomas en Cuernavaca, dijo: “Ese, ese diputado local”.
Agrega:
-No lo conocía, simplemente quería obstaculizar a Portes Gil que ya venía de Francia, entró por Laredo, y las elecciones las ganó el doctor Rafael Villarreal.
Bueno, se publica el comentario de la versión dada por Salinas Domínguez.
En todo caso, el dato robustece la posibilidad que su servidor otorga a Ramiro Ramos de ser candidato a la gubernatura. Si hay ese antecedente, hace 83 años, no sería “la primera vez” que un diputado local llega al ejecutivo estatal.
Si alguien tiene otro comentario, estamos para recepcionarlo y publicarlo. Mas que como réplica, para abundar sobre datos históricos del acontecer político de Tamaulipas.
Interesante la aportación del neolaredense.
Desfogado lo anterior, el de la pluma quiere insistir que no siempre en el medio rural gana el Partido Revolucionario Institucional. En ocasiones el “voto verde” falla.
Se ha dicho de mil maneras que, con los resultados de los municipios rurales del V distrito, fue como ganó el candidato tricolor Miguel González Salum. Es una vil mentira.
En Villagrán el PAN se llevó dos mil 942 votos contra 556 del PRI. La diferencia fue de más de seis a uno.
Los abogados –Héctor Villegas Gamundi como jefe- tricolores no han dicho nada pero en la casilla 1718 Extraordinaria 1, se da el rarísimo caso del llamado “zapato” (entre los jugadores de dominó). Está ubicada en el ejido Marte Rododlfo Gómez Patol.
Los resultados de las actas, publicados ya oficialmente por el instituto Nacional Electorado, dicen que el PAN se llevó 216 sufragios y el PRI quedó en CERO.

Bueno, no tan solo el tricolor perdió todo. Ninguno de los otros partidos sacó votos. Todos fueron para Acción Nacional y solo quedaron anulados seis.
Por lo que estamos enterados, cuando el escrutinio favorece a un solo partido, la Ley autoriza que se haga un recuento de “voto por voto” en cada casilla.
Lo mismo pasaría cuando la diferencia entre el primero y segundo lugar es mínima, en este caso lo que se dio en otras secciones.
Sin embargo los tricolores no han dicho nada y parecen aceptar el resultado. Claro, no les va a modificar el triunfo que ya tienen, pero les daría más votos para su candidato ganador.
En ese municipio se instalaron 12 mesas receptoras y todas las ganaron los azules. Y ahí cerquita, en Mainero –que es administrado por el PAN (Lázara González)-, todas las ganó el Revolucionario.
Veamos otro caso.
En la sección 1718 básica, instalada en el ejido Los Charcos –tierra propiedad del maestro Arnulfo Rodríguez Treviño, ex jefe de la sección 30 del SNTE-, los azules conquistaron 216 sufragios y los tricolores apenas 10.
Raro, muy raro, y que tampoco se hayan dado protestas de los partidos perdedores.
Sección 1717 básica, ubicada en el ejido Miguel Hidalgo, el PAN alcanzó los 340 sufragios y el PRI 19, y así por el estilo.
Cabe mencionar que, en algunas mesas receptoras, votó hasta el 80 por ciento del padrón, algo que se considera como un fenómeno.
Solo que sirva como referencia, para que tampoco otro de los candidatos del siete de junio, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, diga que el partido tricolor se sirvió con la cuchara grande en Villagrán. Ahí perdió totalmente.
No hubo “efecto panista” de la administración local de Mainero, puesto que ahí, el revolucionario ganó holgadamente todas las casillas.
En otros asuntos, el diputado local por Victoria, Ricardo Rodríguez Martínez, gestionó directamente el rescate de un inmueble donde ahora funcionará la Casa de la Cultura en Ciudad Victoria, colonia Unidad Modelo, que permitirá dar cursos para el sano esparcimiento de niños, niñas y jóvenes.
Al poner en marcha el espacio, el legislador dijo que contribuye a mejorar la seguridad ciudadana y en el disfrute de la comunidad, propiciando la sana convivencia.
Por su parte otro diputado, Ramiro Ramos, “estrena” oficinas en el edificio Lázaro Cárdenas del CEN nacional del PRI. Como presidente de la Conferencia Nacional de Legisladores Locales Priístas, le asignaron un espacio para que esté más cerca de donde se toman las grandes decisiones.
A la inauguración de las oficinas estuvo el mismo jerarca nacional, César Camacho Quiroz.
Nos vamos.

Leave Comment

*