La enfermedad del diputado

Jul 28th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Parece que la enfermedad del diputado es cíclica. Los hechos demuestran que el mal le viene cada año.
Al menos en los últimos 12 meses ha presentado los síntomas. Está mal de la cabeza. Lo más grave es que no busca atención especializada que le busque solución.
Se trata del perredista Jorge Osvaldo Valdez Vargas, quien es plurinominal por el PRD pero en los hechos está al servicio y reconoce como su jefe inmediato al alcalde neolaredense Carlos Canturosas Villarreal.
Las elucubraciones (especular o imaginar cosas sin tener mucho fundamento racional, dice uno de los diccionarios) del señor cada vez presentan signos más graves. El mal avanza a pasos agigantados.
El consejo es que ya debería haber solicitado los servicios de seguro que le asigna el Congreso del Estado. Necesita hacerlo antes que sea demasiado tarde.
Mire usted, querido lector, el señor Valdez comenzó a instalar “changarros” frente a las Oficinas Fiscales con el fin de levantar firmas en contra de la tenencia vehicular que se cobra en Tamaulipas.
Dice que quiere reunir 70 mil firmas para derogar el impuesto.
Lo mismo anunció en el 2014 cuando dijo que reuniría cien mil firmas, pero no reunió ni la suya.
Hace un año, el legislador prometió una gira por todo el estado para recabar cien mil firmas y documentos del IFE. Incluso anunciaba que “arrancaría” el siguiente lunes en Nuevo Laredo.
Y les prometió a los periodistas: “Después nos iremos a los municipios de la frontera chica. Siempre vamos a estar afuera de las oficinas fiscales”.
No hubo la susodicha “consulta”. Hablaba a tontas y a locas basándose en la Ley Federal de Consulta Popular y no de las normas en Tamaulipas.
En los siguientes días Valdez ya no hablaba ni de cien ni de 70 mil. Dijo a la prensa que “con 60 mil firmas tenemos”.
Esta vez su enfermedad fue más allá. Hasta elaboró la pregunta dirigida a los ciudadanos.
-¿Estás de acuerdo en que Hacienda local siga cobrando el impuesto sobre la tenencia y uso de vehículos?.
Está mal de la cabeza. Las preguntas las tiene que formular la autoridad.
La Constitución de Tamaulipas señala que la consulta puede ser solicitada la Congreso por el Gobernador del Estado, el 33 por ciento de los diputados y el dos por ciento de los ciudadanos enlistados en el padrón electoral.
El dice que ya tiene la firma de sus compañeros legisladores ¿entonces para qué las firmas ciudadanas?.
De todas, se le ha olvidado correr otro trámite fundamental: El pleno del Congreso tiene que aprobar la realización de la consulta.
Valdecito empieza por el final. Primero reúne las firmas y luego pide la aprobación.
El hombre se está divirtiendo “de lo lindo”, como se dice por ahí. Allá los ciudadanos que le crean y estampen su firma.
En otras palabras, es una consulta balín.
Concretamente la Ley de Tamaulipas (Constitución) dice que “las consultas populares sobre temas de trascendencia estatal serán convocadas por el congreso del Estado”, y el Congreso no ha solicitado nada (a pesar de que Vargas dice que ya tiene el 33 por ciento de las firmas de los legisladores).
La Ley local es similar a la federal. Hay temas que no están sujetos a consulta.
Es algo en lo que el diputado, en su ruta de diversión, no ha tomado en cuenta y persiste en engañar a la gente para que le dé su firma y credencial de elector.
-No podrán ser objeto de consulta popular la restricción de los derechos humanos reconocidos por el orden jurídico mexicano… En materia electoral; los ingresos y gastos del estado, la seguridad del estado y la organización, funcionamiento y disciplina de las instituciones de seguridad pública.
Lo último que debió haber analizado Valdito:
-El pleno del Supremo Tribunal de Justicia resolverá, previo a la convocatoria que realice el Congreso del Estado, sobre la constitucionalidad de la materia de consulta.
Mientras sus asesores -que los tiene y les paga el Congreso del Estado con dinero público- le dicen que dice la Ley, Jorgito sigue su tour turístico por Tamaulipas. Nos dicen que ya estuvo allá por Tampico, que se presentó en Victoria y pronto lo hará por la frontera.
Bueno, en Nuevo Laredo, donde vive y tiene sus negocios -¿de qué giro son?-, no necesita hacer mucho borlote. Ahí también anda levantando firmas.
Allá quien le dé su “garabato”. En última instancia podría utilizar esas firmas para apoyar a un candidato al gobierno del Estado, que bien podría ser el panista Canturosas Villarreal, para quien trabaja y está de servidumbre.
Debe entender la ciudadanía que el señor Valdez y su empleado Alberto Sanchez Neri, a quien tiene de velador en el PRD, son más largos que un tren carguero.
Desde hace varias quincenas están empecinados en colocar a su amo y señor como candidato del PAN-PRD a la gubernatura.
Se nos hace que debería intervenir la directiva del Congreso para que el señor Vargas no ande engañando a ciudadanos con ese cuento de quitar la tenencia.
Si el estado y el legislativo deciden quitar ese impuesto, todos los dueños de vehículos (los que pagamos, porque la mayoría no paga) estaríamos de acuerdo y aplaudiríamos a rabiar, pero no es el camino correcto el que está siguiendo el diputadito del PRD. Trata de engañar a la gente y eso no se vale
Alguien de sus jefes debería además interesarse por su salud mental.

Leave Comment

*