Talón de Aquiles

Ago 7th, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Con sus contadas debilidades, en educación andamos bien en Tamaulipas

Alguien decía que tenemos bien ganados nuestros “prietitos” pese a que en lo general hay buenos puntos y las intenciones son de excelencia, llegar al diez.

Hasta podríamos tener eventos parecidos a los que vive la educación en Oaxaca, donde impera el caos y hay alumnos de nivel medio superior que no saben la tabla del cuatro, aunado a una sobrepoblación de catedráticos de tiempo completo.

En los primeros tres niveles básicos se le otorga una buena calificación al responsable del sistema en Tamaulipas, Diódoro Guerra Rodríguez. La media y superior son su Talón de Aquiles, su punto vulnerable.

Hay quienes observan marcadas deficiencias que duran años y los actores no han podido, o no los han dejado dar soluciones. Han sido acorralado por intereses sindicales.

A casi cinco años de su nombramiento, puede afirmarse que Diódoro es un elemento empeñado en hacer lo mejor por la educación en esta tierra. Escucha, toma decisiones y aprieta donde se necesita para sacar adelante el proyecto del Gobernador Egidio Torre Cantú.

Sin embargo creó una subsecretaría que resulta infructuosa si se valoran sus funciones. Es la de Educación Media y Superior.

Todo un aparato administrativo para operar tres preparatorias federalizadas. Las tres se ubican en ciudad Victoria: Marte R. Gómez, Aniceto Villanueva y Carlos Adrián Aviles.

La segunda debilidad que nos platican es que, para estar al frente de esa dependencia, designó a un profesional veterinario, investigador de las enfermedades vacunas y no a un pedagogo como debería de ser.

Es el MVZ Julio Martínez Burnes, originario de Monterrey, egresado de la UAT; con maestría en patología animal, ciencias veterinarias, por la UNAM.

Al parecer también tiene un doctorado en veterinaria en Canadá, en el Atlantic Veterinary College.

Como profesional de la medicina veterinaria ha destacado, lo mismo que como representante de los profesionistas; Presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Tamaulipas y Presidente de la Asociación Latinoamericana de Patólogos Veterinarios.

Su currículum dice que tiene abundantes trabajos de investigación tanto en Canadá como en México y en Tamaulipas en particular.

También ocupa un lugar preponderante en el Sistema Nacional de Investigadores y en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Todo una eminencia en su carrera. Sin embargo se le ven peros en el perfil pedagógico.

 

Otro punto que tiene marcada observación es el nivel académico y prestigio de las preparatorias oficiales, sobre todo la número 1, la Marte R. Gómez.

Hasta hace poco los padres de familia peleaban y pasaban horas en la madrugada haciendo fila (allá en La Loma), para conseguir una ficha de inscripción que pudiera dar acceso a sus hijos a dicha escuela.

Muchas veces se movieron influencias porque el número de aspirantes llegaba a los mil, cada semestre. En ocasiones preferían hacer “semestre cero” para enrolarse en la institución. Una cifra mínima.

En esta ocasión, para el semestre que ya inicia, la demanda general fue de 350 aspirantes.

Llegaron a la Marte R. Gómez como parte de los rechazados que venían de las preparatorias. Buscaron inscripción cuando habían agotado posibilidades en otras instituciones como Cebetis y Colegios de Bachilleres.

Bien dicen que, el nivel académico de un centro de estudios se mide por el interés en matricularse.

La Uno, dejó de ocupar primeros lugares nacionales de excelencia y la preferida de los padres de familia del centro de la entidad.

No está en su mejor momento en ningún aspecto. En sus nóminas cobran 400 profesores para atender a una población de menos de dos mil muchachos.

De esta forma, el promedio de alumnos por catedrático anda entre cuatro y cinco, así como en las primarias y secundarias de Oaxaca.

No solo en esa sino en los otros dos planteles hay familias completas que ingresaron, padre, madre e hijos, pero sin reunir perfil y menos cumplir con responsabilidades frente a grupo.

Y bueno, seguramente el doctor Diódoro ya tiene frente a sí algún proyecto o acción que venga a rescatar a esta escuela del sótano en que se encuentra. Todo por el bien de la educación en Tamaulipas en un sexenio que está por cerrar y, por lo que haga no deje de hacer, se le recordará en la historia.

Si continuamos en cambio con instituciones de alta demanda, la UAT anunció que el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENVAL) le entregó los resultados de exámenes de admisión para ingresar a primer nivel de licenciatura.

El Rector Enrique Etienne Pérez del Río dijo que en seguimiento a este proceso, y de acuerdo con el calendario escolar de la universidad, a partir de este viernes siete de agosto se publican las listas de alumnos aceptados, en www.uat.edu.mx. Las inscripciones serán del 10 al 14 de agosto. Las clases iniciarán el 17.

 

 

Leave Comment

*