Votos para ganar

Sep 22nd, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Aunque no es de Tamaulipas, el delegado del PRI, Emmanuel Díaz Palacios, resultó más enterado que algunos locales cuando habla de la elección que viene.

Se ve que hace la tarea. Sabe muy bien que, si en junio se levantaron “ocho de ocho”, esa votación no alcanza para ganar la gubernatura.

Las elecciones locales son muy diferentes a las federales. Hay más participación ciudadana, la gente se apasiona y hace labor por su candidato o partido. Lo hace desinteresadamente.

Si bien el tricolor se alzó con las ocho, la votación fue de 483 mil sufragios, cuando en el 2010, en la de Gobernador, registró junto con sus aliados la suma de 678 mil votos.

No anda mal el delegado poblano. En el 2004, también por la gubernatura, el tricolor llegó a los 621 mil votos a su favor, es decir, 282 mil más que su más cercano competidor, el PAN.

En los procesos para nombrar Gobernador hay más pasión, sobre todo porque también hay renovación de autoridades municipales, las que son el primer encuentro de los ciudadanos con el poder.

Así pues, como dice el delegado, los 483 mil votos de junio no serían suficientes para conservar la gubernatura. El histórico de resultados lo dice claramente.

La del 2016 será una elección difícil para el partido en el gobierno por conservar el poder, y para la oposición por arrebatarle las alcaldías. No hay indicios que pudiera haber alternancia en la gubernatura.

A las oposiciones les faltan líderes, figuras, caudillos en otras palabras. No se han preocupado por formar cuadros con el suficiente arrastre como para triunfar en las urnas.

Lo que sí se pronostica es la pérdida del registro del Partido de la Revolución Democrática. Lo más probable es que no alcanzará el mínimo del tres por ciento de la votación total para seguir en la competencia.

Las cifras lo van diciendo por si mismas.

En1998 los votos del candidato amarillo sumaron 141 mil; seis años después llegaron a los 78 mil. En el 2010 registraron apenas 31 mil, y en la federal del 2015 su clientela fue de 29 mil.

En la local del 2013 muy “apenitas” consiguió para meter a un diputado local plurinominal. Necesitaba el 1.5 por ciento de los sufragios totales. Las condiciones cambiaron y ahora requerirá el tres por ciento (el doble).

De milagro seguirá vivo el Partido del Trabajo. Por acuerdo de quién sabe quién participará en la elección del 2016. Así lo dice la reforma política que entrará en práctica (ya está en marcha).

Es un partidito que no anda bien, no ha crecido. En 1998 se llevó once mil sufragios en la elección de Gobernador, y en el 2004 subió a 16 mil,. En el 2010 bajó a 13 mil.

.

Díaz Palacios sabe muy bien que el acumulado de junio no son votos para ganar la gubernatura. Se necesitan muchos más como dice la tabla histórica. Y si el PAN quiere arrebatarle el poder, tendrá que redoblar sus esfuerzos con un buen candidato y mejores actos de proselitismo.

Cada tres y seis años la prensa acostumbra decir que será “la madre de todas las batallas”. No lo vemos así. Cada partido ya tiene bien definida su presencia y su “voto duro” o tradicional. Los fenómenos en el cambio de actitud son muy raros.

En otros temas, alguien decía que, en Victoria, el PAN no tiene elementos con capacidad de jugar y ganar la alcaldía. Es más, no hay ningún precandidato. Arturo Soto Alemán, el último que abanderó a los azules, parece no interesarse en volver a la lucha.

Las “vacas sagradas” de antaño, como Lidia Madero Martínez, están alejadas de los reflectores y no aceptarían la invitación de volver a la contienda.

Madero es la que más cerca ha estado de ganar la presidencia capitalina (1998) por los partidos ajenos al PRI, después de Gustavo Cárdenas Gutiérrez (1992). Anda muy distante de la ciudad de las cotorras.

En cambio hay varios y varias que aspiran a las diputaciones plurinominales. Quieren la mesa servida. No están dispuestos a hacer campaña.

Así por ejemplo, hay dos personas que dan como un hecho que llevarán la presentación del CDE del PAN en la lista: Pablo Cantú Hinojosa y Gloria Elena Garza Jiménez (entran por “oficio” los lugares uno y tres), además de Javier Mota Vázquez, ahora ex líder municipal.

El comentario es que, por el lado tricolor, hay varios tiradores. Blanca Valles Rodríguez ocuparía la primera candidatura priísta al gobierno capitalino por aquello de la equidad de género.

Fuerte se menciona además a Oscar Almaraz Smer, ex diputado, ex secretario de Finanzas en el Gobierno del Estado y ahora alto funcionario del CDE del partido. La versión es que “se la deben”.

Hay otros: Heriberto Ruiz Tijerina, Ricardo Rodríguez Martínez, Carlos Morris Torre y varios muchachos más.

Lo cierto es que, en la capital, solo el PRI tiene la estructura y organización suficientes para seguir en la administración municipal. No hay oposiciones en precampaña. No lo quieren hacer.

El que cumplió un año como dirigente de la Federación Nacional de Municipios de México en Tamaulipas es el victorense Alejandro Etienne Llano. Ha cumplido con su chamba, ha recorrido los municipios que están bajo su influencia.

Entre los alcaldes de todo el país, Etienne se distingue por sus programa: Un gobierno para ti, un gobierno de realidades y un gobierno que escucha.

Los de la FENAMM tienen reunión a finales de octubre en Chihuahua. Es la conferencia anual de los municipios 2015. Ahí estará en victorense.

Antes de irnos, mire que no ha levantado polvo la renuncia de Anwar Vivián Peralta al PRI, en Río Bravo, a pesar de que anunció que la misma se dio el 31 de agosto. Era el presidente de una grupo priísta Movimiento México Avanza. Parece que no lo siguió ni su familia.

 

 

Leave Comment

*