Las elecciones más fiscalizadas

Sep 23rd, 2015 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Con la novedad de que el senador Francisco García Cabeza de Vaca, ya tiene oficinas en ciudad Victoria para atender sus inquietudes futuristas.

Sus amigos las ubican en 12 Matamoros y Morelos.

Al parecer es una propiedad del panista Rodrigo Campo y Gabriela Braña Cano, ex consejera del IETAM, que han decidido sumarse en cuerpo y alma a favor de la causa del de Reynosa.

Es una oficina para la “grilla”. No puede concebirse que, después de tres años de ejercicio, el hombre decida abrir una representación para atender a la ciudadanía del centro del estado.

En mayo (casi a la mitad del sexenio), García se “acordó” que existía Nuevo Laredo y allá se fue a instalar un despacho como “arrimado” de Salvador Rosas Quintanilla, legislador local.

Según sus palabras, ya tenía seis representaciones. Sin embargo parece que ya desaparecieron por variados motivos.

Algunas las tenía junto con los diputados federales como Alejandro Llanas Alba, de Río Bravo (se instaló en enero del 2013), quien terminó su encargo y dio por concluido el ciclo de gestión.

A los políticos les gusta –sienten que es necesario- tener resonancia en Victoria capital. Creen que aquí se “cocinan” los asuntos más importantes de la vida política de Tamaulipas. Por eso el interés en mantener oficinas.

Algo que han omitido los otros senadores, Maki Ortiz Domínguez y Manuel Cavazos Lerma, de mayoría y primera minoría. Ello, aun cuando reciben de la Cámara recursos para pagar renta y personal que atienda.

De los nuevos diputados, solo sabemos que en El Mante Alejandro Guevara Cobos instaló su gestoría. Fue inmediatamente después de tomar posesión y sin haber recibido la primera remuneración.

Aunque ya cobraron su primera quincena, los restantes siete no han dicho para cuando.

Se entiende que, por el resto del año, los nuevos percibirán lo mismo que sus antecesores… Esto es, una dieta de 74 mil al mes; asistencia legislativa por más de 45 mil y atención ciudadana por 28 mil y pico.

En números redondos, el ingreso de un legislador es por 148 mil pesillos en efectivo, cada 30 días.

Aparte de “otros ingresos” como dos mil 780 en vales de despensa y 170 en cupones para la comida, cada que haya sesiones.

Para las oficinas distritales precisamente está el recurso de atención ciudadana, que bien podría incluir apoyos a ciudadanos necesitados.

En otros asuntos, la fiscalización de las campañas locales del 2016 estará a cargo del Instituto Nacional Electoral. Es un tema en el que los partidos y candidatos necesitarán de bastante capacitación.

Por ejemplo está previsto contabilizar que, quienes acompañen al candidato, están recibiendo un sueldo o ingreso. Lo mismo que si se hace acompañar por músicos o algún equipo de sonido.

Todo almuerzo, comida o cena a la que asistan se le podrá “agregar” a los topes de campaña a menos que los candidatos comprueben lo contrario.

Estas serán las campañas locales más austeras en la historia de Tamaulipas. No se han fijado los topes, pero seguramente no les alcanzará ni para financiar el combustible de los vehículos del comité de campaña de cada uno, ya sea para gobernador, diputados o alcaldes.

Pronto los consejeros del IETAM recibirán la instrucción del INE.

Y si hablamos de los medios masivos, el ojo fiscalizador estará sobre los medios electrónicos, radio y televisión, que deben proporcionar gratuitamente sspots a los aspirantes según la programación que haga el órgano electoral (nacional).

Sobre el tema, deben estar muy atentos los conductores de noticiarios y propaganda. Si violentan el reglamento podrían recibir sanciones (las empresas concesionarias).

Los del Instituto Nacional estudian ya la norma para que difundan “de forma optima” las noticias de los candidatos. Tiene que haber equilibrio, libertad, imparcialidad, objetividad y tolerancia, según manifiestan.

Por ahora la prensa escrita no será acosada por los señores inquisidores, pero no se duda que pronto establezcan censuras tanto en noticias como en opiniones.

Serán las elecciones más fiscalizadas por la autoridad electoral y sujetas al escrutinio público. Los partidos lo saben. Los candidatos apenas empezarán a saberlo.

Las condiciones serán más difíciles para los independientes por aquello que pudieran “colarse” recursos de procedencia ilícita. Es atención especial que prestará la autoridad.

Si hablamos de diputados locales y sus oficinas de gestoría, mire que el representante por Reynosa, Juan Rigoberto Garza Faz puso en marcha un novedoso sistema que ya quisieran haber inventado sus homólogos federales: La Unidad Móvil de Gestoría.

Don Rigo, que es del PRI, debería patentizar el proyecto porque se lo van a “fusilar”. A través de este procedimiento entrega apoyos, productos de la canasta básica y sillas de ruedas, asesoría legal y servicios médicos.

Trabajará por las tardes los miércoles, jueves y viernes, tal y como se lo solicitó la población, según declaró.

El señor Garza, como otra docena de legisladores, es fuerte aspirante a la alcaldía de su pueblo, Reynosa. Cada trienio sale una buena comalada de diputados rumbo a los ayuntamientos.

Si de partidos se trata, el PRI reporta que, en el municipio de El Mante, estudiantes del Instituto Tecnológico se sumaron a la organización Red de Jóvenes por México, que es el sector juvenil del tricolor. Ya se incorporaron estudiantes de Nuevo Laredo, Reynosa y Altamira, según refirió la dirigente Mayra Benavides Villafranca.

De la UAT, estudiantes de la Facultad de Enfermería Tampico se encuentran en estancia en el Hospital de la Universidad de Norbert Wiener, en Lima, Perú, como parte de un programa de intercambio y movilidad académica internacional impulsado por el Rector Enrique Etienne Pérez del Río.

 

 

Leave Comment

*