La terca y repetida historia

Feb 12th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Hoy en día ser candidato del PRI –a cualquiera de las alcaldías-, no es garantía de triunfo. Depende del trabajo y empeño que le impriman los actores.

Desde hace 45 años –cuando el tricolor perdió la primera posición- la alternancia se ha dado en 31 municipios. Apenas en 12 ha conservado la administración.

Hoy mismo (trienio) el PAN dirige los destinos de ocho localidades, Miquihuana Xicoténcatl, Mainero, Miguel Alemán, Nuevo Laredo, Mier, Antiguo Morelos y Matamoros.

Los tricolores han mantenido hegemonía en: Palmillas, San Carlos, San Nicolás,Tula, Burgos, Bustamante, Casas, Cruillas, González, Guerrero, Hidalgo y Villagrán. Son poblaciones bastante reducidas.

La primera derrota se la infringió Fernando “El Pich” San Pedro Salem, en Tampico, en 1971, quien se hizo postular por el entonces Parido Popular Socialista (PPS).

Esa alternancia se ha dado en todos los municpios “grandes”, desde Nuevo Laredo a Tampico pasando por Matamoros, Reynosa, Mante y Victoria.

Tres localidades tienen en su historia el triunfo de candidatos independientes, Jaumave y Ocampo en 1983, y Jiménez en 1998 (Rosario Elizondo).

Si bien casi la inmensa mayoría de los municipios han estado en manos de partidos contrincantes o independientes, la particularidad es que no le han sido arrebatados simultáneamente. La alternancia se ha dado por ciclos, por trienios.

Si le hacemos caso a la historia, en las elecciones del cinco de junio el PAN perderá Nuevo Laredo y Matamoros, por señalar los enclaves más importantes.

Fuera de escasos municipios, espués de sus triunfos, los contrincantes no han sido capaces de conservar el poder.

Fernando San Pedro no pudo dejar sucesor con el entonces dipatado Juan Ledezma Escobar.

La siguiente gran derrota tricolor fue en 1974 en Nuevo Laredo cuando Carlos Cantú Rosas, con la bandera del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, se alzó con la victoria sobre Francisco Cortés Delgado.

En mancuerna que hizo con Enrique Rivas Ornelas, ganaron también la diputación local.

Luego de una desastrosa administración y teniendo en su contra al gobierno de Enrique Cárdenas González, no fueron capaces de conservar el ayuntamiento. Se dividieron y perdieron estrepitosamente.

Si creemos en cuestiones del destino, 42 años después participan descendientes de aquellos actores principales ¿se repetirá la historia?. Por lo pronto ya igualaron el desastre de las administraciones, la del Jr. con la de su padre.

En 2013 participó una dupla que conquistó el poder neolaredense. Los hijos de aquellos ganadores de 1974 repitieron la hazaña. Carlos Enrique Cantú Villarreal (hijo de Cantú Rosas) alcanzó la alcaldía, y Enrique Rivas Cuéllar (hijo de Rivas Ornelas) una de las diputaciones locales.

Si seguimos con la historia, a finales de 1977 Carlos Enrique decidió que el candidato a sucederlo sería Lauro Luis Longoria Hinojosa, quien hizo retornar la administración al PRI.

Perdió ante Héctor Canales Escamilla, padre de quien ahora será el candidato tricolor a la alcaldía, Héctor Martín Canales González.

¿Mera coincidencia? ¿los jefes políticos quieren dar continuidad a la historia? Eso lo sabremos el mero cinco de junio.

No está un hijo de Longoria Hinojosa, aunque lo más posible es que el candidato de Cantú Villarreal (en los hechos adoptó los dos apellidos de su padre) a la alcaldía sea el diputado Enrique Rivas Cuéllar, su cuate del alma.

Para complementar el refrendo histórico solo faltaría que, después de la derrota, este cinco de juniio, Canturosas Villarreal ordene (como lo hizo su padre en 1977) la destrucción de los vehículos del municipio (incluidos camiones de limpieza) introduciendo azúcar en los tanques de la gasolina.

Este jueves visitó Nuevo Laredo el precandidato del PRI a la gubenatura, Baltazar Hinojosa Ochoa, en plan de diálogo con quienes serán delegados a la convención que postulará candidato.

Ahí expresó su clara intención de recuperar para su partido la administración local y que vuelva el progreso a esa fronteriza.

-¡Yo quiero que Nuevo Laredo vuelva a ser priista! y para eso voy a trabajar hasta el cansancio para que la oferta política de un servidor tenga validación.

Se pronunció porque regresen las etapas de actividad y prosperidad, “que le vaya muy bien al municipio” y en lo cual pondrá su parte.

Si los hechos de 1977 se repiten, Canales González ganará la alcaldía neolaredense.

Otro caso es el de 1983 cuando Jorge Cárdenas González ganó Matamoros por las siglas parmistas. Tampoco pudo dejar sucesor, de lo cual luego abundaremos.

El único precedente de los opositores al PRI, en conservar la presidencia municipal, lo encontramos en Xicoténcatl. Los Verástegui, Los Trucos, han sido capaces.

Si hablamos de la UAT, el Rector Enrique Etienne Pérez del Río estuvo en Tampico para inaugurar, junto con el alcalde Gustavo Torres Salinas, la rehabilitación del accesoo número cuatro al Centro Universitario, obra que fue realizada en colaboración por ambas instancias.

Dijo el Rector que este acceso es muestra del trabajo en equipo del gobienro del puerto y la máxima casa de estudios, brindando mayor funcionalidad a estudiantes y personal docente.

Por su parte la presidenta del DIF Tamaulipas, María del Pilar González de Torre, realizó gira de trabajo por el municipio de Miguel Alemán, donde puso en marcha las acividades del tianguis alimentario “Nutriendo Tamaulipas”.

Es una estrategia que se realiza con el apoyo del Gobernador Egidio Torre Cantú, mediante la secretaría de Desarrollo Rural. Durante estos espacios, el DIF ofrece oportunidades para que los productores sociales de la región puedan comercializar sus artículos.

 

 

Leave Comment

*