Campañas sin emoción

Jun 1st, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Este miércoles Don Xicoténcatl González Uresti deambulaba como loquito ahí por las calles Nueve y Abasolo. Vestido de charro, en el lomo de un caballo y con cara de fastidio.

Lo hacía entre mentadas de madre y disgusto de conductores de vehículos. Su payasada causaba congestionamiento en hora pico de la salida de la burocracia.

Era el último tour del charro citadino en esa nueva distracción que encontró para matar el tiempo: Candidato independiente a la alcaldía de Victoria.

Aquellos entes que buscan cargos de elección, deben detenerse, venció el plazo. Lo que hicieron ya está. Si lograron sus objetivos bien, si no, a seguir picando piedra.

Cuando arrancaron lo hicieron muy “brasas”, desde la medianoche del tres y otros el 18 de abril.

Cuando terminan ¿lo harán a las doce de la noche? Se nos hace que no. Vemos que la mayoría presentan el desánimo de Don Xico. No es lo mismo criticar desde la barrera que meterse al ruedo.

Para este jueves, yo, el de la pluma, quisiera leer el boletín (sonriente) de algún candidato en campaña que esperaba las 24 horas del uno de mayo, para aventar la cuchara.

En total hay 535 candidatos a la gubernatura, diputaciones y alcaldías. Comenzaron 542 pero renunciaron tres del Movimiento Ciudadanos y otro tanto fueron expulsados por el PRI. Sobra decir que se trata de los municipios de Hidalgo, Villagrán y Mainero.

Concluido el proselitismo, también se nos hace que los señores de los partidos y los libres, no consiguieron interesar al respetable como para abarrotar las urnas. No levantaron el ánimo.

Algunos libres traicionaron la confianza de los electores que les dieron la firma para registrarse. Se sumaron –por libre albedrío- al movimiento de Acción Nacional y su abanderado Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

La mayor parte de los candidatos a diputados y alcaldes no hicieron campaña. Si recibieron subsidio oficial, ahora deben estar preocupados en conseguir facturas para justificar el gasto.

Decíamos que no lograron interesar y eso lo vamos a ver en el resultado de la afluencia a las urnas. Será mucho si vota el 50 por ciento de los enlistados.

Ya sabemos que los partidos no causan interés. La gente vota ahora por los candidatos, ya sea porque tiene amistad o le simpatizan. El voto razonado no existe.

Los datos de la elección local del 2013 nos dicen que la afluencia total de válidos fue de un millón 212 mil, poco menos del 50 por ciento de la lista nominal.

Para la presente elección el padrón es de dos millones 563 mil potenciales electores. Seguro que la concurrencia no llegará ni al tostón.

Excepción serán los municipios rurales. Ahí, la gente todavía cree que el ejercicio del sufragio es algo sagrado. Acuden sobre todo las personas adultas.

En el municipio de Victoria capital, hace tres años, los válidos alcanzaron 132 mil de un total de 223 mil enlistados. Sufragaron más del cincuenta.

Si en el 2013 los candidatos no registrados se llevaron cuatro mil 345 –en la capital-, en la presente no debe haber esta clasificación. Para eso están los sin partido.

Al menos –nunca se entiende a la gente- que surjan los candidatos no registrados.

Eso de que no vota ni el 50 por ciento, no es un invento. En el 2010 la clientela fue de un millón 101 mil, de un padrón de dos millones 480 mil.

Mucha culpa tienen los partidos y sus candidatos y algo el órgano electoral encargado de promover el sufragio ¿acaso los culpables son los ciudadanos?¿el gobierno por no promover la cultura cívica?.

Las campañas no despertaron la suficiente emoción como para ir a votar. Ya no vemos la concurrencia de entre el 70 y 80 por ciento de años pasados. Había un partido prácticamente invencible, pero la gente ir a votar. Ahora son nueve, pero ni así provocan interés.

Eso es tema para los estudiosos del fenómeno. Deben incluir desde luego el tema de la contraprestación. Ya casi nadie vota si no hay algún estímulo económico, en especie o una promesa a futuro inmediato. Debe analizarse si forma parte de la corrupción generalizada de los mexicanos.

Ojalá y estemos equivocados en esta apreciación y, como es el deseo, acudan a las urnas un alto porcentaje de ciudadanos.

Por lo demás, aquel candidato al gobierno que obtenga más votos es el que ganará. Los triunfos se consiguen con sufragios efectivos. La mesa de negociaciones está descartada.

De los partidos que van en la contienda, solo tenemos una incitación del jerarca del PRI, Rafael González Benavides, quien dijo que, terminadas las campañas “solo queda la reflexión de los ciudadanos para elegir la mejor opción”.

Estará en juego el futuro de Tamaulipas, dijo, e hizo un recuento de las campañas de sus abanderados. Las calificó como propositivas y donde sus candidatos escucharon y hablaron de frente.

En otras palabras, lo que hicieron –todos- ya lo hicieron. El tiempo se acabó. Estará prohibida además la publicación de encuestas y sondeos de opinión que pudieran incidir en el ánimo del electorado.

Por otra parte, para la tarde noche de este miércoles en ciudad Victoria se anunciaba la presencia del ex presidente Jelipe Calderón Hinojosa al cierre con el candidato Cabeza de Vaca, y de Arturo Soto Alemán, que juega por Victoria, y los aspirantes a diputados por los distritos 14 y 15.

Pero hay un pero en la sopa. Dícese que Don Jelipe viene utilizando recursos oficiales para hacer campaña. El gobierno le paga una especie de pensión como ex presidente, utiliza guaruras y personal pagado por la federación y, hasta es posible que utilice también avión facilitado por el erario.

Como dicen que el michoacano es bueno para empinar el codo, ya estaremos pendientes si viene “arreglado” o trae la resaca andando…. O le levantan falsos al buen hombre. Salud tocayito! No el hagas caso a las malas lenguas.

 

 

 

Leave Comment

*