“Me pueden acusar de lo que sea, menos de guevón”: Ramón Durón

Jun 2nd, 2016 | By | Category: Nota del día

(Como un homenaje al fallecido doctor Ramón Durón Ruiz, se reproduce la siguiente entrevista realizada en junio del 2003)

Por: Marco A. Vázquez

“Muchos no me quieren porque me tachan de muchas cosas, pero hasta ahora nadie me ha podido tachar de guevón”, empieza Ramón Durón Ruiz, ahora Secretario Particular del Gobernador.

foto-3-filosofo-300x188Pero no fue entrevistado para hablar de su puesto, ni de política, aunque por los cargos que ocupa y ha ocupado bien valdría la pena consultarlo. Fue diputado, presidente municipal, delegado del PRI en Chiapas, dirigente de la CNOP y hasta Oficial Mayor del PRI en Tamaulipas.

Fue, más bien, una charla con el escritor, con el prolífico autor de más de once obras, algunas famosas a nivel nacional como El Filósofo de Guémez, en el género de cultura popular, o La Evolución del Municipio Mexicano, ya con la idea de dejar un documento de consulta.

Quizás ese dicho que afirma que nadie es profeta en su tierra se hizo con mucha sabiduría. Cuentan que a Monterrey, casi extasiado, regresó el Secretario General de Gobierno de Nuevo León luego de visitar Tamaulipas. “Conocí al Filósofo de Guémez”, gritaba y comentada a quien quisiera escucharlo.

duronAquí en Victoria, a Ramón Durón Ruiz se le recuerda por su paso –bueno o malo – como presidente municipal y ahora se le sigue la huella por ser el Secretario Particular del Gobernador.

Empezó a escribir en 1975, un año después de egresar de la Escuela Normal Federalizada de Tamaulipas donde obtuvo su título de profesor de primaria. Y lo hizo con un libro que quizás pocos conozcan: “Hombres, Hombres, Hombres”, un compendio de frases y anécdotas de personajes ilustres.

Para 1978 sacó “Palabras de Todos, Para Todos”; en 1980 escribió “Poetas de ayer y hoy en Tamaulipas”, y para 1983 ya le hacía un homenaje a Francisco de P. Arreola al escribir “El hombre es su Palabra”.

En 1985 incursiona en la investigación con la idea de hacer libros de consulta, que dejaran cultura y dieran constancia de la historia de nuestro pueblo y nuestro país, y escribe “Documentos Históricos de Tamaulipas y de México”.

Dos años después su obra cumbre, la que lo metió en la boca de los tamaulipecos, y la que le permitió ser invitado a dar más de cien conferencias en ciudades como Saltillo, Acapulco, el Distrito Federal, Cuernavaca, Veracruz, Hermosillo y muchas obras: “El Filósofo de Guémez”.

También la que generó una controversia en la ciudad, la obra que muchos dicen parió el finado periodista Luis Miguel Díez Cuán, pero que Ramón se adjudica con mucho orgullo y dice:

“Muchos no me quieren, pero me pueden acusar de lo que sea, menos de guevón”.

En los siguientes años escribió El Romancedo de la Mesa de Llera, Las Tretas de Treto; Colosio, sus Utimos días; Voces de Tamaulipas, Evolución del Municipio en México, Constitución de Tamaulipas Comentada, y El Municipio en México, participando con un grupo arropado por el Archivo General de la Nación.

 

LO QUE VIENE

 

Doctor en Derecho, egresado con promedio de diez y mención honorífica por la Universidad Nacional Autónoma de México, Durón Ruiz tiene estudios en la Normal Federalizada de Tamaulipas, la Esculea Normal Superior del Estado y un posgrado en Administración Municipal por la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Ahora tiene en maquila quizás ya en la calle, un libro de anécdotas de gobernadores de Tamaulipas, que es en realidad la recopilación de frases y sucedidos en los personajes que han gobernado el estado en el último siglo, desde antes de Portes Gil hasta Tomás Yarrington Ruvalcaba.

 

EL FILOSOFO QUE NACE Y RENACE

 

Como escritor, Durón se niega a decir  cuál de sus libros le gusta más.

“El más regalado de mis libros es El Filósofo de Guémez, pero no quiere decir que sea el mejor, en lo personal a mi me gusta Sucedidos Norteños, y le tengo mucho cariño al primer libro que saqué porque yo mismo lo tuve que tirar en la máquina de linotipos”.

Dice que la muestra más clara de que El Filósofo es la obra más gustada, es que ya va en la novena edición, que nació de 160 páginas y llegó a tener ediciones de 480.

“La más reciente edición tiene  390 páginas y 120 frases nuevas, son frases que se dicen en la calle, que muchos dicen son de El Filósofo de Guémez, cuando en realidad ya se las atribuyen a este personaje que sí existió”.

Para justificar esta situación cita a los poetas y a la sabiduría popular.

“Dicen con mucha razón que las enécdotas muchas veces no son de quien le pasa la acción, sino de quien las hace suyas”.

 

LA CULTURA DE LA CHINGA

 

Además de estudios y de sus libros, Ramón Durón también se ha desempeñado en el servicio público, fue delegado del CONAFE en el estado, director del Registro Público de la Propiedad, Coordinador de Giras de Luis Donaldo Colosio en la SEDESOL, trabajó en la Secretaría de Gobernación en el Centro de Desarrollo Municipal, fue delegado del ISSSTE en Tamaulipas y representante del gobierno del estado en el Distrito Federal.

Como político ha ocupado el cargo de regidor en el municipio de Victoria, diputado local por un distrito de Victoria y presidente municipal.

Además fue dirigente de la CNOP, Oficial Mayor del PRI, delegado del PRI en San Cristóbal en 1994, justo cuando surge la guerrilla zapatista, y dirigente juvenil del partido en el estado.

Escribe ocasionalmente en diferentes periódicos del estado, y otros de circulación nacional.

Es casado, tiene tres hijos: dos hombres y una mujer.

Como deportista fue campeón panamericano de karate.

Dice que se levanta a las siete de la mañana y duerme a la 1:30 del siguiente día.

Y explica:

“El hombre pasa por la vida con la idea de dejar impresa su huella, y yo quiero dejar ese aroma, el de un hombre de trabajo, el de un hombre que confía en la cultura de la chinga”.

Dice que efectivamente nada es fácil.

“Pero tampoco nada es difícil, yo me despierto pidiéndole a Dios que me permita llegar cansado a la hora de dormir para sentir que hago un esfuerzo, que estoy vivo”,

Leave Comment

*