A calentar asiento

Jun 15th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Gracias al Señor ya se retiran. No son tiempos de reelección de los ayuntamientos.

Si hacemos un recuento de la “gestión” de los regidores de Victoria, ejercicio 2013-2016, nos damos que solo fueron a calentar los asientos de la sala de cabildos.

Sin lugar a equivocaciones, en los últimos trienios ha sido el ayuntamiento de más pobreza intelectual, el de cero iniciativas y debates por parte de sus integrantes.

Lo del partido dominante se justifica, pero ¿los de oposición? Inactividad, fuera discusiones de temas de interés para la ciudadanía. Fueron a levantar el dedo según la música y el director de la orquesta.

Llegaron cuatro del Movimiento Ciudadano. Calentaron asiento tres años y se van como llegaron: Sin penan ni gloria. El consuelo deberá ser un ingreso económicos de más de dos melones de pesos en dietas y prestaciones.

Gente de su mismo partido critica a Eugenio Díaz Gutiérrez Navarro (hermano de aquel tristemente célebre ex alcalde que endeudó al municipio por largos años), a Jorge Orlando Guillén, Elsa Garza Charles, y Hermelindo Ramírez Rodríguez.

Tampoco rindieron informes ante la ciudadanía ¿qué podían informar? Dóciles para levantar la mano y confirmar acuerdos e iniciativas de otros.

Es más, tan débil era su pertenencia al MC que, a mitad del río, Elsa cambió de chaqueta y se fue con el PAN.

En lugar de algún beneficio, gestión solidaria o reglamentos benéficos, la ciudadanía solo recibió quejas de esos regidores. De la propia Margarita, presidenta de la Comisión de Tianguis y Mercados, que no fue ni para visitar el parián Arguelles para “probar” los olores nauseabundos que despide.

No solo ellos. Pintados con la misma raya algunos priístas como Luis Charles Jiménez, representante organizacional de nadie e incapaz de sacar a un borracho con la multa en la mano.

Lo es por segunda ocasión y, en esta, hizo lo mismo que en la primera: Cobrar y desatender la presidencia de la Comisión de Asistencia Social que le dieron sus colegas.

Bien los definiría mi abuelo como “una sarta de haraganes” acostumbrados a parasitar del presupuesto desde hace largos años.

Otro más, que –el Señor nos agarre confesados-, quiso ser presidente municipal, repetidor también en el cabildo, llamado Dámaso Anaya Alvarado, y de paso les “ayudó” a no hacer nada una jovencita de nombre Mayra Benavides Benavides.

Querido lector, nos seguimos preguntando que refregados fueron a hacer al cabildo la jefa de la comisión de Desarrollo Social, Nayeli Lizbeth Gómez Ramírez y una dizque presidenta de Salud Pública y Deportes de nombre Katia Alexandra Arizpe Pedraza.

Dan pena. Mejor se hubieran quedado en su casa. Ahí les estarían enviando el “chivito” desde el municipio.

Hacemos votos porque los que vienen, los regidores que entran a la nómina desde el uno de octubre del presente, lleguen con ganas de trabajar y no a tirar hueva como la planilla que está por irse.

En la sala de sesiones solo quedan como viejo recuerdo las acciones de debate de “fajadores” como Raúl Yépez López, del PT, y Julio César Martínez Infante, del PRD, que figuraron en el pasado reciente.

Y si hablamos de “difuntitos” de la política, mire que este miércoles regresaron a sus curules cinco diputados que cayeron derrotados en la reciente jornada electoral.

Para comenzar una jovencita de nombre Griselda Dávila Beaz, que mordió el polvo en San Fernando. De diputada quería brincar al presupuesto municipal apoyada por el grupo comandado por Tomás Gloria Requena, que no tiene antecedentes de mucha eficiencia que digamos.

No regresó sola la damita. Lo hizo con una bebé en sus brazos, que metió hasta el salón de sesiones y mantuvo sobre la mesa de su curul durante toda la jornada, en uno de los actos más denigrantes a que ha sido sometido el Poder Legislativo de Tamaulipas.

Nadie le llamó la atención. Despertó los peores comentarios de colegas diputados, periodistas y personas del público, al haber denigrado a kindergarden el sagrado recinto de los diputados.

Sería conveniente que sus colegas, en el futuro, se coticen para pagarle una guardería mientras ella asiste a las sesiones (aunque claro, no es mucho el “trabajo” que ahí realiza).

Ah, pero estamos con los que regresaron, y contamos también a Jorge Valdez Vargas, el fallido aspirante a Gobernador por el PRD; el joven “Neto” Robinson Terán, quien aspiró a la presidencia por Reynosa, por el PRI, y Alfonso de León Perales, el independiente que jugó también por aquella frontera.

Uno más que llegó con cara de derrota, fue Juan Patiño Cruz, quien cometió uno de los más grandes errores de su vida. Era panista, pertenecía a la bancada azul y, de la noche a la mañana, renunció para treparse al camión del priísta Baltazar Hinojosa Ochoa. Lógico que perdió todo.

Este miércoles, a las diez y media de la noche sesionará el consejo del Instituto Electoral de Tamaulipas que preside Jesús Hernández Anguiano. El objetivo es rectificar el cómputo final de diputados de representación proporcional.

Todo está bien. Llama la atención la hora ¿quieren demostrar que en la capital está garantizada la seguridad de sus moradores?. Si hay otra razón (como tiempos legales), deberían exponerla.

Si traen “volteado” el horario, pues también que lo digan. El ex Rector de la UAT, Enrique Luenga Piñeiro llegaba a su oficina como a las seis de la tarde y salía a las dos tres de la madrugada del día siguiente.

Don Emilio Villarreal Guerra, como jefe de Prensa y Relaciones Públicas del Gobierno, citada a periodistas y editores a las dos, tres y hasta cinco de la mañana, y todo funcionaba bien.

Tamaulipas cumplió a tiempo con la implementación del nuevo sistema de justicia penal, motivo por el cual este viernes el líder del Congreso, Ramiro Ramos Salinas, se reunirá en la ciudad de México junto con los presidentes de los poderes legislativos de las demás entidades, para la firma y arranque formal de este proceso de justicia que entrará en vigor en todo el país el sábado.

Leave Comment

*