El diferendo está en Guémez

Jun 22nd, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El encuentro final apenas empieza. Las resoluciones quedarán en los anales de la historia política de Tamaulipas.

Al menos hay un antecedente. Fue Río Bravo en el 2010 cuando el PRI reclamaba un triunfo por 161 sufragios. El gane era suyo después de un recuento totas de votos (no autorizado por la Ley).

El TRIELTAM –magistrados estatales-, inútiles como siempre, decidieron anular la elección y ordenaron convocar a otro proceso.

Los magistrados federales recompusieron el tema: Despojaron de su triunfo al priísta Roberto García Martínez, e hicieron alcalde a Juan Antonio Guajardo Anzaldúa, postulado por el PAN.

Pues bien, ahora la lucha es en Guémez.

Partidos los de siempre: PRI y PAN.

Ahora mismo la constancia de mayoría la tiene Carlos Cárdenas González, del establo azul, con una diferencia de cuatro sufragios sobre su oponente tricolor Carlos Gutiérrez Medina.

Es el resultado de un recuento no autorizado por la Ley –como el de Río Bravo-, que igual realizó el Comité Municipal Electoral (acta circunstanciada CM/01/2016 signada por la Secretaria del Comité Electoral, Alicia Hernández Villarreal).

En ambos casos no había el principal supuesto para un recuento: Que la diferencia entre el primero y segundo lugar fuera igual o menor al 0.5 por ciento de la votación.

Veamos.

Según el PREP y la contabilidad de las actas del CME -como lo publicitaron en cartulinas-, el ganador de la alcaldía guemense fue Gutiérrez Medina por una diferencia de 178.

Así estuvo hasta después del martes, cuando el presidente del árbitro local, Rogelio Heredia Escalante, acordó el recuento total que terminaría 36 horas después.

Ya para entonces la aparente diferencia fue de cuatro votos (incluyendo uno que estaba anulado), no a favor de Gutiérrez sino de Cárdenas.

Igual que en Río Bravo, donde el primer conteo le daba el triunfo a Guajardo Anzaldúa (con más de tres mil votos), y para el martes se le revertía, en Guémez el gane fue contrario a Gutiérrez en unas cuantas horas.

Es así que el ahora ex candidato del PRI, Carlos Humberto, solicitó juicio de protección de derechos ante el TRIFE Monterrey, donde se le abrió el expediente SM-JDC-222/2016 alegando que el recuento fue en la ilegalidad.

Por urgencia de tiempo el expediente llegó directo al ámbito federal, sin pasar por el TRIELTAM.

Si la Ley dice que la diferencia máxima –para ordenar el voto por voto y casilla por casilla- debe ser del 0.5 por ciento, en la tierra del filósofo llegaba al dos por ciento en favor de los tricolores.

Además están dos demandas de revisión en el Tribunal Electoral de Tamaulipas. Una fue presentada por Baldemar Trejo Porras, representante priísta y la otra por Martha Mendoza Rodríguez, a nombre del Verde Ecologista (expedientes RIN-37 y 38)

Ya solo falta que, los magistrados cuerudos –igual que en Río hace seis años- decidan anular la elección y que el IETAM convoque a un nuevo proceso.

En aquella fecha los revolucionarios no estuvieron de acuerdo y apelaron a los tribunales federales alegando que ellos eran los ganadores.

Como jefe de elecciones del CDE se encontraba Héctor Villegas Gamundi, el mismo que ahora. El delegado era el tristemente célebre Miguel de la Rosa Medrano. El candidato azul Guajardo Anzaldúa.

Según el antecedente, el caso Guémez podría revertirse pero en esta vez a favor del Revolucionario Institucional.

Los actores señalan que, de no quedar conformes con la resolución del TRIELTAM, apelarán ante la Sala Monterrey para que se les reconozca el triunfo que ya tenían de 178 sufragios y que de la noche a la mañana vieron perdido.

Las cúpulas partidistas están atentas y, como la diferencia es bastante reducida, la mínima que se ha dado en Tamaulipas, seguro que los magistrados federales también pondrán su mejor cuidado en la determinación que tomen.

Las demandas son en contra del comité municipal del IETAM.

Otra razón es que la Ley dice que dos casillas se pueden unificar, siempre y cuando una de ellas (la que se adhiere) tenga una lista nominal igual o menor a cien electores. La que el comité de Guémez unificó tenía más de 250.

Decíamos en colaboración anterior que, en 1995, Artemio Arellano Conde ganó en Soto la Marina con diferencia de seis votos ante los panistas.

En la tierra del filósofo son seis. Anular una de las 28 casillas (27 por las que se unificaron) daría un ganador definitivo.

Esto podría darse allá por el 30 de septiembre, un día antes de tomar posesión (como el caso de Jesús Villanueva Perales, en el municipio de Hidalgo).

Si bien hay 41 recursos de inconformidad que llegaron al Tribunal local, la atención de los dirigentes partidistas está en Guémez. El final de la novela estará en el TRIFE.

Por cierto, el CDE del PRI emitió este miércoles un comunicado en que señala declaraciones de su dirigente Rafael González Benavides, en que establece que la renovación del comité se hará conforme a los tiempos y los estatutos. Primero los cambios en el nacional. Luego en las entidades federativas.

Carolina Monroy, presidenta en funciones del CEN, convocará al consejo Político Nacional en un término de dos meses. Lugo vendrán los movimientos estatales.

En otros asuntos, como parte del proceso de entrega recepción de la administración de Tamaulipas, el gobierno lleva a cabo mesas de trabajo de las dependencias para efectuar simulacros en el que se revisarán inventarios del recurso material, financiero, humano, archivos y lo que señale el órgano de control.

Son cabezas de área Finanzas, Administración, Contraloría, Auditoría Superior del Estado y los 43 ayuntamientos, encargados de unificar procesos de cada una de las partes que comprende la administración.

El gobernador Egidio Torre Cantú dijo que la entrega a su sucesor Francisco García Cabeza de Vaca se hará con transparencia y en orden, y así marchan las cosas.

 

Leave Comment

*