El indio janambre

Jun 23rd, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Viejo lobo de mar en asuntos de la política, el profesor José Gudiño Cardiel no ha llorado su derrota como candidato a diputado por el distrito 16, Xicoténcatl.

No ha tenido tiempo de guardar luto. No se lo ha dado. Para el seis de junio ya le había dado la vuelta a la hoja.

“Ya estamos trabajando en lo que sigue, en el 2018”, dice Gudiño, oriundo de Jaumave, con un historial de dos veces alcalde y dos diputado. Iba por la tercera en el legislativo.

Allá en su tierra ganó un independiente, “El Gallo” Gallardo, de quien nunca se pensó que podría ser el siguiente inquilino de la presidencia. Su éxito fue sorpresa para él mismo.

Mientras otros lloran y buscan causantes de sus derrotas, o bien se encerraron a piedra y lodo en sus domicilios, el indio janambre está demostrando que es un político por los cuatro costados.

Para él fue una sopa de su propio chocolate. En 1983, siendo un desconocido profesor rural, se agenció la alcaldía como candidato independiente por obra y gracia del cacique Raúl Uvalle González.

Fue postulado por el cacicazgo en contra del abanderado del PRI, Rafael Zúñiga Acuña, quien aquella noche de noviembre estuvo a punto de morir de un infarto cuando comenzó a saber del escrutinio. Por entonces el PRI era absoluto.

Años más tarde el profesor supo por primera vez que no siempre se está arriba. En el 2007 probó el sabor amargo de la derrota. Su pupilo Miguel Angel Setién Ruiz, mordió el polvo como abanderado priísta a la presidencia.

Si aquellos todos que perdieron hoy, tuvieran el mismo ánimo y filosofía de trabajo político que Don Pepe, seguro que los priístas tuvieran otro panorama rumbo al 2018.

Sabe muy bien el maestro rural de San Vicente que, para la siguiente elección, Francisco García Cabeza de Vaca y el Partido Acción Nacional van por todo: Las 43 alcaldías, nueve diputaciones federales y dos senadurías.

Desde el primer momento en que lleguen a sus responsabilidades, los panistas pondrán en marcha el proyecto. Tampoco pueden perder tiempo. No pueden darse tiempo para celebraciones.

A diferencia de aquellos que están de luto, eso bien que lo sabe Gudiño. Lo aprendió en los 33 años que lleva en el poder.

La que perdió, la priísta Olga de la Rosa Torres, era su cuñada. Esposa de su hermano.

Ahora, lo que sigue, es saber si El Gallo va a demandar por peculado al actual jefe de la comuna, José Ramón Eguía Navarro, antes que ponga pies en polvorosa rumbo a Nuevo Laredo o el lado gringo, donde vive y tiene sus intereses.

Hay “difuntitos” y “difuntitas” que nada tenían que perder. Ejemplo claro el de Nora Hilda de los Reyes Vázquez, en Casas. Ni siquiera es priísta.

 

Menos originaria de esa localidad. Ni vive ni ha vivido ahí. Simplemente consiguió los favores del cacique Santiago Avalos Medina, tres veces inquilino del ayuntamiento y con una cola de corrupción que no huele bien.

El pronóstico es que la damita no volverá ni por la feria. El alcalde será Jesús Arturo Barrón Perales, joven que pertenece a la dinastía de los Barrón.

La gente hartó de los tricolores.

Allá en Burgos, también cayó un cacicazgo de 40 años que mantenía la Central Campesina Independiente. El municipio le pertenecía a Doña Rosario López Medina, la viuda de Héctor Jiménez Reyes.

Se les acabó la chiche. No lo creen, todavía no asimilan la derrota. Menos van a seguir la política de Gudiño de no buscar culpables y ponerse a chambear de inmediato para los proyectos que vienen.

Pepe Gudiño recorre ya comunidades para agradecer a los ciudadanos el voto que le dieron… O no se lo dieron. Sabe que a la vuelta de la esquina volverá a necesitar de esa gente. Le urge volver a ganarse su confianza.

Es un profesional de la política.

Otro son aventureros de la “grilla”. Alcanzaron candidaturas por compromisos y recomendaciones de alcoba. Nada más. Les vale si ganaron o perdieron. Menos les interesa el partido.

La más anunciada derrota fue la de Celestino Torres Maldonado, el priísta de Llera. Todos, menos él, sabían que el siguiente alcalde sería “El Sapo” de la Torre Valenzuela por la vía libre.

Celestino no gastó de su lana. No le interesa el PANAL y menos los socios priístas y verdes. Fue un día de campo en que se divirtió de lo lindo aunque hizo tanto o más daños que un “chivo en cristalería”.

Ya mejor le dejamos. Para que hablar de Griselda Dávila Beaz, de San Fernando, una joven mujer a la que urgía bajar de la nube en que andaba. Cuando la soberbia se apodera, pierde la gente.

Gudiño Cardiel anda ya por esos caminos de polvo haciendo otra vez talacha política. Atiende gente, firma tarjetas para recomendar enfermos, de su bolsillo “ajusta” para los camiones de la gente de escasos recursos.

Percibe que, si no se ponen a trabajar, el tres de junio del 2018 podría llegarle al PRI el siguiente ramalazo. Entonces sí el “tiro de gracia”.

Para este jueves a las 19:00 horas, el Instituto Electoral tenía programada la sesión para “repartir” las regidurías plurinominales en 29 municipios. En el resto de los 43 hay impugnaciones que podrán resolverse hasta el 30 de septiembre.

El pastelillo alcanzará para el PRI, PAN, Morena y Movimiento Ciudadano. Están en la lona el PRD, PT y PES. Lo mismo Verde y Panal, aunque hayan ido de socios con el tricolor.

En la lista del reparto no está Victoria.

Por cierto, le dimos una “vueltecita” a las planillas que jugaron en la capital, como la del Partido del Trabajo, y encontramos que hay muchos parientes:

Así por ejemplo, Raúl Yépez López, María de la Luz Martínez Covarrubias e Isidro Yépez Martínez están en la planilla.

También: Briones Salas Citlali Guadalupe, Briones Salas Francisca, Briones Salas Ana María, Briones Salas Francisco Javier y Briones Salas Víctor Hugo. Cinco hermanitos como regidores.

Hay más pero le dejamos por hoy

 

 

 

 

Leave Comment

*