Linchamiento del gremio

Jul 6th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- No pudo con la paquete. Le quedan tres meses para entregar la responsabilidad del sistema educativo en Tamaulipas.

Cuando fue designado, el 30 de diciembre del 2010, alentó la esperanza del entonces delegado de la SEP en la entidad, Agustín de la Huerta Mejía.

-Lo conozco, es benéfico tener una persona que conozca del tema.

A la actuación del titular saliente, José Manuel Assad Montelongo, le dio una calificación de 8.5.

-No le doy el 10 porque los resultados no han sido satisfactorios en las evaluaciones.

Seis años después sería interesante conocer la opinión de Don Agustín sobre el desempeño de Diódoro Guerra Rodríguez, al frente de la Secretaría de Educación de Tamaulipas.

Una semana después de su llegada, en enero del 2011, el hombre de Miguel Alemán declaraba que acabaría de tajo con vicios largamente arraigados. Prometió moralizar el sistema y poner a trabajar a cientos o tal vez miles de “comisionados”.

Quería moralizar trayendo él mismo la inmoralidad. Por ejemplo, otorgó nombramiento a un individuo que el 29 de septiembre del 2006 era denunciado como vendedor de plazas del magisterio, Eleno Medina Vázquez, el orgullo de Soto la Marina.

Desde la máxima tribuna, el legislador Héctor Martín Garza González exhibió documentos en que Elenito había cobrado 60 mil pesos en efectivo por entregar plaza a una profesora. Cobró la lana, pero la mujer no entró al sistema.

Pese a que había denuncia por fraude en la Procuraduría, Diódoro nombró a Eleno como Director de Educación Segundaria.

Quiso entrarle. No pudo. En las primeras lo “dobló” el sindicato. Es el gremio el que designa a buena parte de los funcionarios de la dependencia. Ejerce la dualidad de empleado y patrón.

Al final el otrora orgullo de guardados de Abajo se unió con el enemigo.

Está por cumplir el sexenio. Nadie, o muy pocos de quienes están inmersos, pensaron que llegaría hasta el final. Los resistió por algún milagro de Dios (como es el credo de Arnulfo Rodríguez Treviño).

En julio del 2011 –a seis meses de su designación-, se le vino un vendaval que por poco y lo arrastra como tsunami azul (cinco de junio del 2016).

Desde la sección 30 y el Panal se soltaron los Demonios y postularon como el nuevo “rey” a Bladimir Martínez Ruiz, el orgullo del poblado El Pozo, de San Fernando.

Para el 2012 volvieron los rumores y el “cese” del ex Director del Politécnico en tiempos de Ernesto Zedillo. Se daba como un hecho la designación de Magdalena Peraza Guerra.

Otras versiones daban como hecho que heredaría la cartera José Ma. Leal Gutiérrez, ex Rector de la UAT que rindió buenas cuentas en el manejo de la casa de cultura.

En junio del 2014 un grupo de profesores encabezados por Andrés Andrade Márquez, se manifestaron en Palacio de Gobierno para pedir la cabeza del “viejito” Guerra.

Era lógico que no se las podían conceder.

Para septiembre del 2014 los rumores mencionaban otra vez fuera de la secretaría a Diódoro. Tuvo que desmentir en los medios masivos que iba a la Agencia Estatal de Energía.

Ahí sigue. Golpeado pero resistirá los cinco años con nueve meses.

Dinero ya no necesita, tiene la jugosa compensación que reciben los ex directores del Politécnico Nacional, además de las jubilaciones como gente del medio.

A últimas fechas el funcionario y sus colaboradores -¿de dónde más puede salir la información?- han tratado de exhibir a decenas de aviadores etiquetándolos como periodistas. La lista crece cada día y ha llegado a los portales policiacos.

No los vamos a defender porque creo que no lo necesitan. Los que escriben tienen sus plataformas para hacerlo. Además, ya son mayorcitos y deben responder por sus actos.

Lo cierto es que, desde las tétricas oficinas de la SET, se denigra al medio. Es lo que estamos obligados a impugnar.

En esa exhibición hay viejos operadores y dirigentes de los partidos políticos; parientes, segundos frentes y hasta “chogumas” de servidores públicos. Otros realmente trabajan y cobran pero los etiquetan como aviadores.

Faltan ahí prominentes nombres. No aparecen funcionarios que por largos años han cobrado con varias claves sin hacer nada. Ya hasta tienen derecho a jubilación.

Si se trata de aplicar la justicia, y si hay colegas que no cumplen con su función, es lógico que deben pedirles que lo hagan. Pero no se vale juntar a las paridas con las preñadas.

Podemos agregar que, si algunos reporteros ingresaron al sistema educativo es porque reunían los requisitos de ingreso. La inmensa mayoría tienen licenciatura.

Solo como referencia, en ciudad Victoria no hay 275 periodistas.

Un dato de la Auditoría Superior de la Federación, informe del 2014, dice que los comisionados en el sindicato (solo recursos federales) cobraron indebidamente 22.4 millones de pesos.

Adicionalmente se les pagaron otros 18.8 millones por compensaciones y bonos “que no se proporcionó el fundamento”.

Es lógico que, si cobran, periodistas, funcionarios, diputados, alcaldes, regidores, novias y novios, comadres y compadres, deben ser enviados a devengar la lana. Lo que no se vale es meterlos en el mismo costal de la prensa.

El gremio periodístico es víctima de un linchamiento perverso que apunta en dirección de las oficinas de Don Diódoro y algunas más ¿bajar la guardia? ¿acto de venganza? ¿acaso humillación?.

El Gobernador Egidio Torre Cantú recibió este miércoles en el Aeropuerto Internacional de Tampico al Presidente Enrique Peña Nieto, quien hizo escala técnica rumbo a Valles, S. L. P.

Acompañaron al Presidente el General Roberto Francisco Miranda Moreno, Jefe del Estado Mayor Presidencial; José Ramón Narro Robles, Secretario de Salud; Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes; Francisco Guzmán Ortiz, jefe de la Oficina del Presidente; José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Sedesol y Mikel Arriola Peñalosa, Director General del IMSS, entre otros funcionarios.

Leave Comment

*