Los vividores del presupuesto

Jul 12th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Con la novedad de que para el 2017 el INE quiere entregarle más recursos a los partidos políticos. Los consejeros insisten en engordar cada vez a más inútiles.

Al regalarles dinero por no hacer nada, hacen flojos y mantenidos a los dirigentes. Hoy en día, el mejor negocio –dentro de la Ley- es regentear un partido. Los recursos llegan directo y los aumentos sin pedirlos.

Para el ejercicio venidero, el árbitro pretende “repartir” un pastelillo de cuatro mil 100 millones de pesos que, si se invirtieran en algo productivo, serían suficientes para sacar de la pobreza a los residentes de los cinco municipios de la región semiárida de Tamaulipas. No volverían a trabajar en toda su vida.

De paso, el órgano anuncia que un año después, en el 2018, el botín será de seis mil 500 millones.

El gobierno hace inútiles a los gerentes de las organizaciones políticas. Los hace vividores.

Desde que se autorizó el subsidio en la época salinista, ya no vemos que realicen alguna cooperación, rifa o simplemente el conocido “pase de charola” entre la militancia.

Las rifas eran muy socorridas en el PAN. En el PRI las subastas de ganado para financiar campañas o construir sus edificios.

En última instancia eran los candidatos los que sacaban de su bolsa para tratar de ganar un puesto por elección. Le metían suela y dinero.

Para los siguientes días conoceremos los resultados de la fiscalización a los candidatos que buscaron alcaldías y diputaciones locales, sin olvidar la gubernatura. Nos daremos cuenta de cuánta lana le metieron o utilizaron puro dinero público (lo más seguro).

De las precampañas ya dijimos que José Ramón Gómez Leal, independiente de Reynosa, es quien más billete aportó de su peculio.

Sería conveniente que el gobierno reduzca a la mínima expresión las prerrogativas (así pondrían a trabajar a quienes están prestos para un cargo por elección).

Ahora están esperanzados en el dinero que llega del sistema. Pocos hacen algo por agenciarse un peso.

Veamos datos recientes.

En la campaña por la senaduría en el 2012, Manuel Cavazos Lerma, del PRI, recibió un subsidio del CEN priísta por la suma de 750 mil pesos.

De su bolsa dijo haber aportado -en especie- algo así como 12 mil 600 pesillos.

Reportó un gasto total en la campaña por 392 mil 666 y le quedaron en la chequera libres de polvo y paja 370 mil (si los destinó para comprar alimento a sus caballos de 175 mil dólares, seguro que es una buena inversión).

A su compañera de fórmula, Doña Lupita Flores, el CEN priísta le mandó un millón 500 mil, que gastó casi todos en el proselitismo. Le restaron en la “hulera” 33 mil 795

De esa época, del mismo partido, el perdedor por el distrito de San Fernando, Gabriel de la Garza, fue financiado con 200 mil del tricolor. El solo puso su bolsillo. Al final le quedó un saldo de 65 mil (nada malos para “celebrar” una derrota).

Parece una enfermedad que afecta a los militantes de los demás partidos, de todos los que reciben lana pública.

El entonces candidato al senado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, recibió de su CEN del PAN la cifra de 882 mil 360. Los gastos de propaganda ascendieron a 106 y le sobraron 775 mil.

Por su parte la otra fórmula para el senado, Maki Ortiz Domínguez, fue depositaria de la misma cantidad. No puso de su chequera, pero tampoco gastó un quinto. En otras palabras, no hizo campaña.

Más antes, en el 2009, el candidato azul por el V distrito, Victoria, Oscar Javier Torre Gómez (Torre Azul) fue beneficiado con 400 mil del águila. En propaganda erogó 273 mil y le quedó algo para el cafecito.

El caso más raro.

Por el VI distrito, Mante, jugó en esa época el empresario hotelero Anuar Jobi Hage. El nacional le autorizó los mismos 400 mil, pero reportó que no gastó un solo quinto.

En cambio, Loreli Mendoza Medellín, candidata en Madero, hizo gastos por 380 mil. Cerró la chequera con 20 mil.

Se nos hace que el propio INE, en lugar de sangrar las finanzas del erario, debería fomentar la cultura de la aportación de los militantes. Que le metan lana personal o realicen actividades de autofinanciamiento. El gobierno necesita recursos para cuestiones elementales como salud y educación, y no pagar avión, comidas, borracheras y paseos de los jefes de los partidos.

Por ahí debe ser el asunto.

Cambiamos para señalar que este jueves 14 el Tribunal Electoral de Tamaulipas desfogará los primeros 17 recursos de inconformidad (RIN le llaman), que presentaron los partidos respecto a los comicios del pasado cinco de junio.

Aunque parezca mentira, los que le están generando más chamba a los magistrados y proyectistas son los del PRI. Trece temas son de ellos, dos del PAN, uno del Movimiento Ciudadano y otro del PRD.

El tricolor y coaligados reclaman los ayuntamientos de Padilla, Guerrero y Reynosa, y los distritos 15 de Victoria, 1, 2 y 3 de Nuevo Laredo; 20 de Madero, 22 Tampico, 5 y 7 de Reynosa, 19 Altamira y 21 Tampico.

Veremos si el tribunal le concede al Movimiento Ciudadano el distrito 14 de Victoria, ya en manos de Carlos Morris Torre. Y si el 15 es para Eduardo Gattas Báez.

En una modesta opinión, los del TRIELTAN no se meterán en camisas de once varas. Dejarán cada asunto como está. Si ganó el PAN, o el PRI, ahí quedará.

El Supremo Tribunal de Justicia otorgó la medalla “Emilio Portes Gil” al licenciado José Ascención Maldonado Martínez, en reconocimiento a su trayectoria en el servicio público y en el campo de la investigación jurídica.

Con la representación del Gobernador Egidio Torre Cantú, se la impuso el Secretario General de Gobierno, Herminio Garza Palacios, en ceremonia realizada en las instalaciones de la Judicatura del Poder Judicial.

Leave Comment

*