Un cínico simpático

Jul 26th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Cada fin de sexenio el gobernador en turno expide decenas de fíats de notario público a sus amigos y compadres.

En el medio político se considera como un “bono de retiro” amen de la lana en efectivo que es a “discre” del mandamás. Es una tradición, bueno, una costumbre… Y las costumbres se hacen Leyes.

Si le echamos una revisada al presente sexenio, son pocos los fíats otorgados ¿así se mantendrá hasta el final? Nadie lo sabe.

La última licencia fedataria se otorgó a Blanca Azucena Treviño Cisneros, de Río Bravo, reconocida militante del PRD. La designación se publicó a mediados de julio del presente en el Periódico Oficial del Estado.

A partir del ultimo de junio, cuando se registró ante la Secretaría del Trabajo ejerce ya con el fíat 1447 (una hermana suya también lo es).

De enero tenemos que el señor Luis Gabriel Peña Martínez recibió el visto bueno para instalarse. Su fíat autorizado es el 169 para el distrito con cabecera en ciudad Victoria.

Otro de los beneficiados por la administración es Miguel de la Rosa Medrano, arroz de todos los moles en el gobierno de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

A mayor abundamiento sobre él, se le identifica como un cínico por todos los costados y presunto doctorado en educación por el Instituto José Martí (me suena a patito) de la ciudad de Monterrey.

¿Tendrá derecho a recibir su fíat?. El acuerdo gubernamental dice que es fedatario a partir del uno de julio del presente. Se le asignó la patente 1418.

Sin embargo hay algo. La Ley del Notariado de Tamaulipas, en su artículo 11 dice que “a ningún funcionario público se le podrá otorgar fíat de Notario sino hasta después de 2 años de haber cesado de su cargo”.

Y el señor De la Rosa, según la bitácora del gobierno mexicano, dejo de prestar sus servicios como delegado de la PROFEPA en la entidad, a partir del 15 de octubre del 2014.

En otras palabras, el “cínico simpático” –según algunos de sus amigos- no tiene derecho a ejercer la fe pública. No ha cumplido dos añitos después de vivir del presupuesto.

Don Miguelito se reporta con domicilio en la colonia Lucero, de Matamoros, y haber efectuado prácticas con el notario 297 Gildardo Soriano Galindo.

Hay un dato que parece confuso y, si pensamos mal, le podríamos atinar, como dice el ranchero.

Miguelillo exhibe un acuerdo del 30 de diciembre del 2010 firmado por el Subsecretario General de Gobierno Florentino Aarón Sáenz Cobos –hoy líder de la CNC-, y por el entonces Gobernador Eugenio Hernández Flores, en que le otorgan la fe.

 

La conclusión santa: Que casi seis años después el tal acuerdo por fin fue publicado en el Periódico Oficial, y todos alegres y contentos. Don Migue no violentó la Ley y solo fue víctima de la burocracia.

Pudiera ser, aunque lo cínico no se le quita.

En esa época, desde diez días antes de entregar el “changarro” llamado Tamaulipas, Geño y sus amigos abarataron las notarías. Quién sabe si al mejor postor pero las pusieron en oferta.

Así tenemos alrededor de 25 “bonos de retiro”, entre ellos para beneficiar a Zoila Alejandra Cárdenas Lerma, Enrique Cuán Galván, Adolfo Víctor García Jiménez, Jaime Rábago Vite y toda una camarilla de ex funcionarios geñistas.

Fue tanta la remesa de nuevos notarios, que el Periódico Oficial no fue suficiente para publicar las autorizaciones el fin de ese año, y algunos documentos se difundieron hasta enero del año siguientes, ya en los tiempos de Egidio Torre Cantú.

Este fin de sexenio no parece que será de jauja para los ex funcionarios convertidos en fedatarios. Las modificaciones a la Ley son recientes.

Bueno, al menos que salgan con acuerdos del anterior sexenio pero se publican hasta el presente.

O bien, que sean ocupados los espacios de fallecidos como Waldo Rodríguez Valenzuela, Renato Filizola Haces y otros.

El último día de administración de Geño Hernández fue de escándalo. Se firmaron al menos 24 acuerdos para otorgar fe. Todos, o casi todos funcionarios o amigos del equipo compacto…

Hay nombres que se pierden en los tiempos como Zola Alejandra Cárdenas Leija, Enrique Cuán Galván, Carmen Lilia Canturosas Villarreal, Adolfo Víctor García Jiménez, Jaime Rábago Vite…

Cada fin de sexenio los líderes de los notarios se alarman. Esperan una excesiva oferta cuando la demanda se reduce cada vez. Los negocios no alcanzan para tantos.

Como dato, a finales del gobierno de Enrique Cárdenas González se concedieron más de media docena y cuando Emilio Martínez Manautou la cifra llegó a 71.

Si la Ley se cumple en el colofón del presente gobierno, los nuevos notarios no serán los ex funcionarios.

De por sí, la inmensa mayoría de políticos priístas son notarios. Casi todos los integrantes del equipo gobernante –abogados-, tienen licencia del la Dirección de Notarías para ausentarse mientras duren en la administración.

Luego le seguimos.

El gobierno de Tamaulipas ha logrado proteger más de 16 mil nidos de tortuga Lora, dentro del programa de Protección para la Conservación de la Tortuga Lora, según la información de Alfonso Banda Valdez, funcionario de la administración estatal.

Mencionó que esta acciones se alcanzaron en el sexenio de Egidio Torre Cantú, y es una cifra superior en un 25 por ciento a la registrada en el mismo periodo de otras administraciones. Esto significa que hay mayor número de hembras que desovan en las playas tamaulipecas, mencionó.

Leave Comment

*