No es para cardiacos

Ago 5th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En el 2001 el último alarido de la tecnología de las comunicaciones no había llegado a la cabecera municipal de Hidalgo, Tamaulipas.

El alcalde electo, Jesús Villanueva Perales, se disponía a rendir protesta el uno de enero del siguiente año.

Sin embargo, la mañana del último de diciembre llegó un fax que marcó su vida para siempre: El Tribunal Federal Electoral lo despojó del cargo para el que había sido electo y designó en su lugar al suplente.

El motivo: No era vecino del municipio. Tenía su credencial de elector en Gaspar de la Garza número 3515, fraccionamiento Villa Jardín, de ciudad Victoria.

Decía vivir en el ejido San Francisco. No era cierto.

Había pasado ya en una ocasión por la presidencia del pueblo, pero nadie presentó denuncia. Gobernaba allá; vivía en la capital.

Esta vez hizo su “trabajito” el representante panista Edgar Núñez Cordero (inicialmente los del PRD hicieron la denuncia ante el Tribunal Local, pero no continuaron en lo federal), y alcanzó lo que quería… Una victoria pírrica.

Jesús estuvo a punto de infartarse cuando daba lectura a los resolutivos:

-Se declara inelegible a Jesús C. Villanueva Perales para ocupar el cargo de presidente Municipal de Hidalgo, Tamaulipas.

-El cargo… deberá ser ocupado por el suplente electo Juan Linares Reyes, a quien el Consejo Municipal Electoral deberá otorgar su constancia de mayoría lo más inmediatamente posible.

De nada le valió a “Chuy” presentar copia de su certificado de derechos agrarios; sus recibos de luz como vecino de San Francisco; que era dueño de numerosas empresas en aquella localidad y hasta interpuso la trayectoria de su madre Doña Cuca Perales, quien había sido una destacada política años atrás.

Valga lo anterior para señalar que, en el presente ciclo, difícilmente podría repetirse una historia parecida a la de hace 15 años.

Los responsables de la administración de justicia electoral actúan con cautela y procurando no modificar resultados electorales. Como si tuvieran temor a represalias por una decisión de tal naturaleza.

Hay dos casos en que los actores, PRI y PAN, esperan salirse con la suya. Difícilmente lo lograrán.

En Jiménez la constancia de mayoría está en manos de Mónica Saldívar Quintanilla, del tricolor, quien dejó en el camino a Elda de León Rangel por una diferencia de alrededor de cien votos.

En segunda instancia los azules esperan arrebatarle el triunfo al Revolucionario alegando triquiñuelas. No creen que el TRIELTAM interprete la Ley correctamente.

De todas maneras, aunque los argumentos de ambos carezcan de consistencia, es ahí donde podría darse la jornada “cardiaca”. La caída de uno de las dos damitas como alcaldesa. Lo demás es puro cuento.

El otro caso fue apelado por el PRI. Se trata de Guerrero, donde la panista Beatriz Posada Noriega tiene la constancia de mayoría en la bolsa.

En la democracia se gana o se pierde con un solo voto, dice la propaganda de los políticos, y también depende de lo “ducho” que sean los abogados que presentan los recursos para “tumbar” enemigos.

En el proceso que está por llegar a su fin, vemos que se ha fijado un nuevo precedente en la diferencia de votos entre un ganador y un perdedor. Diríamos que son “cardiacos”.

En Guémez la diferencia es de apenas cuatro votos. Las actas favorecen a Carlos Cárdenas González, quien ya fue alcalde por las mismas siglas de Acción Nacional, y se queda en el camino el profesor Carlos Humberto Gutiérrez Medina.

Nada para cardiacos: El escrutinio difería por tres sufragios. Al hacerse un recuento, la distancia subió a cuatro.

Si el último no presenta apelación ante el TRIFE Sala Central, el escrutinio ya puede ser registrado en los anales de la historia política de la región cueruda. Es la diferencia más reducida entre el triunfo y la derrota en una elección local.

De los últimos tiempos, el récord lo tenía Artemio Arellano Conde, quien fue presidente de Soto la Marina en el periodo 1996-98, apoyado por el PRI, por una diferencia de seis sufragios.

Otro resultado que llama la atención en este 2016 es el de Ocampo. Ahí, el joven Pedro Javier Muñoz Camacho conquistó el ayuntamiento por una diferencia de 20 sufragios por sobre su oponente José de Jesús Avalos Puente.

Es más, la noche del cinco y amanecer seis de junio, los PREP daban como ganador al panista.

En el municipio de Abasolo hay otra final que llama la atención. El PRI alcanzó el gane con Yanet Selvera Garza con distancia de 35 sufragios. No hubo inconformidades.

Mejor nos despedimos no sin antes decir que, en la jornada que este sábado presidirán el secretario de SEDESOL federal, Antonio Meade Kuribreña y el Gobernador Egidio Torre Cantú en el Poliforum, desde las nueve de la mañana, habrá múltiples beneficios que usted puede aprovechar si madruga en sabadito:

Licencias de conducir a mitad de precio, actas de nacimiento gratis, almuerzo y comida de cortesía, zapatos escolares a mitad; condonación de intereses en todos los servicios; afiliación al seguro popular, incorporación al programa de 60 y más; expedición de tarjeta de INAPAM y venta de despensas a bajo costo.

 

 

Leave Comment

*