Los ediles bribones

Ago 10th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Llegó escurridizo y con la cola entre las patas. Ensombrerado y barbón, quiere ocultarse de propios y extraños. Desespera porque no llega el 31 de septiembre.

Este miércoles José Ramón Eguía Navarro, quien cobra como alcalde de Jaumave, fue atendido por el coordinador del Congreso del Estado, Ramiro Ramos Salinas.

Don Ramón trae una larga cola de transas y expedientes judiciales por fraude. Es candidato al “bote” para escarmiento de los vientos de cambio para los alcaldes corruptos.

Si tan solo de la región semiárida, el señor Eguía, y el tulteco Juan Andrés Díaz Cruz fueran encarcelados, otros la pensarían en cometer ilícitos desde las alcaldías.

Para este 2016 Ramón tiene un presupuesto de 54.8 millones de pesos. No le servirán de nada porque ya debe 50, la mayor parte por pago de indemnizaciones y demandas laborales.

Frente al edificio del ayuntamiento hay un plantón permanente de proveedores a los que debe lana.

Son 37 demandas laborales por despido injustificado que suman más de 21 millones. Algunas vienen de la época de “Don Billeto” Ricardo Quintanilla Leal.

Cuando este llegó al cargo en el último trienio de Eugenio Hernández Flores (2008), despidió a personal para meter a su gente. Y, cuando salió tres años después (había pedido licencia), alentó a sus colaboradores a demandar.

Si los apellidos les suenen, uno de los beneficiarios con las demandas es César Rodríguez Inurrigarro, quien fungió alrededor de tres meses como Jefe de Desarrollo Agropecuario. Reclama alrededor de 1.2 millones de pesos.

Eguía es el prototipo de individuo ejemplo de la corrupción y desaseo priísta. Fue postulado candidato a pesar de tener 14 procesos penales y 12 actas circunstanciadas en la Procuraduría de Justicia por fraude en la venta de terrenos.

Los delitos fueron cometidos en Nuevo Laredo, donde ha radicado la mayor parte de su vida. Hasta fue regidor de allá en los tiempos de José Suárez López.

Nació en Jaumave, terminó sus estudios de profesor rural en San Marcos, Zacatecas; fue regidor en Nuevo Laredo y un día se acordó que podría volver a su tierra y ser el virrey.

Candidato al “bote” por un una retahíla de irregularidades, entre ellas reportar pavimentaciones inexistentes, el peso de Ramos Salinas ante los vientos de cambio podría ser insuficiente para salvar a este bribón.

En total son 15 los municipios en que los jefes edilicios pueden enfrentar cargos si es que la siguiente legislatura, dominada por el PAN, se pone exigente en la rendición de cuentas.

La Auditoría Superior cuenta a Soto la Marina, Tula, Aldama, Miguel Alemán, San Fernando, González, Valle Hermoso, Madero, Río Bravo, Altamira, Victoria, Tampico, Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa.

Las nuevas Leyes dicen que los ayuntamientos no deben dejar deudas bancarias ni con proveedores. Pueden contratar préstamos siempre y cuando paguen en su trienio. Violar la norma se paga con cárcel.

Por el mismo estilo de dispendio y lucros personales está cortado el tulteco Juan Andrés Díaz, quien “perdió” 50 millones de pesos de la SEDATU destinados a vivienda.

Es la segunda ocasión en que se hace cargo del ayuntamiento. En la primera tampoco lo tocaron ni con el pétalo de una rosa ¿será lo mismo con la alternancia?.

Según el dato, acaba de recibir una considerable cifra (60 millones de pesos) para la empresa Productos Naturales de Tula, donde los socios son él y su mujer Lucía Báez además de otros miembros de la familia.

Las compras de materiales para construcción, procedentes de programas federales y del ayuntamiento, se realizan en el negocio de Andrés (ubicado frente al penal distrital).

Dicen allá en el Pueblo Mágico que “donde pisa Juan Andrés no crece ni la hierba” ¿será cierto?.

Si los sucesores de ambos personajes le “escarban” al manejo de la lana, se facilitaría el camino para que los señores accedieran a cualquier penal gozando ya de los beneficios del nuevo sistema de justicia.

Con el mismo tono actuaron la mayor parte de los presidentes que se van. Cometieron tantos delitos que no aguantarían una auditoría imparcial y menos de los diputados panistas.

En Victoria el municipio está en quiebra. Así lo dejó Alejandro Etienne Llano en sus sueños guajiros de llegar al gobierno del estado. El sucesor, Fernando Méndez Cantú, no encontró ni morralla para pagar la recolección de basura.

Las compras a negocios de la familia (como servicios de imprenta) es otro de los temas que podría ocupar la atención de los auditores del cambio que se instalarán a partir del uno de octubre.

En otros asuntos, el sexto informe del Gobernador Egidio Torre Cantú será el domingo 21 de septiembre en el Teatro Amalia González del Centro Cultural Tamaulipas.

Es el mismo espacio en que lo hizo el doctor Emilio Martínez Manautou al finalizar su sexenio en 1987. Se había dado la inauguración de ese recinto.

Torre Cantú ha emprendido una gira por los municipios para entregar obras y acciones. Este miércoles estuvo en Reynosa, donde inauguró la ampliación y remodelación de Pediatría y Hemato- Oncología del Hospital Materno Infantil y Unidad de Hemodiálisis del Hospital General. Luego en Valle Hermoso, para entregar diversas obras, entre ellas el Polideportivo.

PD.- De 15 asuntos resueltos por el TRIELTAM el cuatro de agosto, en ocho se dio la apelación a instancia federal (TRIFE). Hay una rareza: Pese a que ganó Guémez con cuatro votos, el PAN se inconformó. También en Abasolo y Victoria donde perdieron (los azules).

Leave Comment

*