La venganza china

Ago 12th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Lo que sigue es el pleito por el control del Congreso del Estado. El litigio ya se encuentra en los tribunales federales. PRI y PAN quieren conseguir el mayor número de curules.

Aunque el Revolucionario ya es fracción (se logra con un mínimo de tres asientos), ahora le está tirando a conseguir más de 12 posiciones para tener derecho a la gobernabilidad del Poder Legislativo.

Por su parte los azules, que ya tienen la mayoría absoluta (19 o más), quieren conseguir lo que se llama mayoría calificada, o sea las dos terceras partes de los votos para tener derecho a aprobar o rechazar los asuntos más delicados encomendados a la representación popular.

Lo que se dice en los pasillos del Palacio Legislativo es que, los azules, vienen por la venganza china en contra de los tricolores que los mantuvieron con el yugo en el pescuezo por largos lustros.

Con la vara que los midieron en los últimos sexenios, con esa misma los panistas medirán a los revolucionarios. Esto incluye el “mayoriteo” (cuando se acaban las razones y los debates sobreviene el “dedazo”).

La venganza comienza desde enviar a los tricolores al barrio del Bronx en el caso de las oficinas legislativas, el cual se encuentra en la tercera planta del moderno edificio.

Si son mayoría, los panistas también podrían desplazar a sus contrincantes de las mejores posiciones en el recinto de sesiones (los del PAN ocupan el ala izquierda junto con las demás oposiciones).

El que paga manda; el que manda decide.

La reglamentación dice: La ocupación de las curules en el Salón de Sesiones se hará de forma que los integrantes de cada grupo parlamentario y fracciones queden ubicados en una misma área, buscándose que sus integrantes se sienten en forma contigua.

Así que los priístas irán a un mismo corral al lado de sus socios del Panal y Verde Ecologista aunque, lo más importante para todos, es la lanita extra que les llega a cada grupo.

A como se ven ahora las cosas, el PRI nunca tendrá acceso a la junta de coordinación política que ahora detenta.

La gente de los “vientos de cambio” ya tienen 16 curules de mayoría en la bolsa (difícilmente les podrían quitar una; ya no se las quitaron) y están peleando por seis plurinominales.

Para tener el control político necesitan 19, o sea la mitad más uno (en total son 36).

Si el PRI llega con más de 12 asientos podría aspirar al manejo de la Junta de Coordinación Política por un año y seis meses.

Si lo explicamos: En caso de que tres partidos consigan 12 escaños cada uno (una tercera parte), tendrían que “rolarse” la coordinación a 12 meses cada uno.

De alcanzar tal derecho dos de ellos, el primer año de ejercicio sería para el de más diputados, en este caso el PAN, seguido por el PRI.

Si no hay otro con más de 12, el último año se lo “repartirían” los dos primeros, Pan-PRI de a seis meses cada uno.

En la presente legislatura, la 62, los azules no consiguieron acceso al mando porque solo registraron diez asientos, seis de mayoría y cuatro de RP.

Suponiendo que al PRI, además de seis que ya tiene de MR se le entregaran otras seis de RP, de todas maneras no tendría derecho al reparto del pastelillo.

Lo más posible es que el PAN se quede con cinco (como ahora su enemigo), cuatro los tricolores; dos para el PANAL (según el convenio de ayuda con el PRI), una para el Movimiento Ciudadano, Verde y Morena, respectivamente.

Sobre la lana, la Ley dice: En términos de la representación de cada grupo parlamentario, fracción parlamentaria o representación partidista, la Junta de Coordinación Política acordará la asignación de recursos y locales adecuados a cada uno de ellos. Adicionalmente a esas asignaciones, la Junta dispondrá

una subvención mensual para cada forma de organización partidista, integrada por una suma fija de carácter general y otra variable, en función del número de diputados.

En última instancia la lana es lo que les interesa a todos los que llegan al poder legislativo.

Ya veremos como le va a cada grupo y qué hacen los diputados salientes respecto a un posible “candado” en defensa de los priístas porque, según el actual líder, Ramiro Ramos Salinas, en las siguientes reuniones de la permanente tratarán más de 40 iniciativas sobre modificaciones a la reglamentación interna.

Si lo hacen deberán tener cuidado. Los panistas pondrían el grito en el cielo.

La protestas de diputados y diputadas será el 30 de septiembre, que es viernes, a las doce del día en el recinto tradicional.

Al día siguiente se instalará la legislatura y, a más tardar en la segunda sesión habrá designación de la Junta de Coordinación Política.

Esta se integra por grupos parlamentarios (más de tres elementos); fracción parlamentaria (dos individuos -hombre o mujer- y las representaciones partidistas con una persona. El derecho al voto solo lo tienen los grupos.

Pendientes de qué pasa. Si los actuales diputados panistas quieren venganza, para octubre ya no estarán. Bueno, al menos que alguno de ellos quede en la estructura de la General de Gobierno, desde donde se maneja el poder legislativo.

 

 

 

Leave Comment

*