Lo inmoral de los ayuntamientos

Sep 7th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Cinco municipios “estrenan” regidores de representación proporcional. Los asignó este miércoles el Instituto Electoral según los resultados de la votación.

Se trata de Guémez, Nuevo Morelos, Ocampo, Tampico y Victoria.

En el primero, el PRI y asociados colocan a dos ediles: Gustavo González Vázquez y Guadalupe Castañeda Aguilar.

Las dos de RP de Nuevo Morelos son para el PAN, en tanto que en Tampico ganan el PAN, PRD, Morena y MC.

Los siete regidores de Victoria capital se repartieron: Tres para los azules; dos para el MC y dos para el independiente Xicoténcatl González Uresti

En este último municipio hay algo que, si bien es legal, suena inmoral. En dos casos son las mismas familias, las mismas personas encajadas ahí como si no hubiera más ciudadanos competentes.

Por el partido de Gustavo Cárdenas entra como regidora (ya lo fue en ocasión anterior) Ramona Miroslava Escalante Vázquez llevando como suplente a su hija Karleny Miroslava Perales Escalante.

Por Acción Nacional, como primera regidora que iba en la planilla de Arturo Soto Alemán, cobrará por dos años Samira Marduk Guerrero Rodríguez, llevando como suplente a su hermana Tania Fabiola Guerrero Rodríguez.

Seguro que ellos, los propietarios, seleccionaron a su suplentes como si pensaran pedir licencia antes de culminar su ciclo. Dan la impresión de tener hambre por la nómina. No quieren dejar ir un solo peso.

Aquí mismo en la capital, en la planilla ganadora, la del PRI, va como cuarto regidor Fernando Arizpe García y suplente a su hijo Ricardo David Arizpe Pedraza.

Es algo nuevo en el tricolor. Nunca se había dado el caso de una posición que fuera entregada a la familia ¿Es correcto?.

Otra Hija, Katya, es actualmente la cuarta regidora. Dejará el espacio a su papá. Ella deja el banco y lo ocupa él.

No solo ellos. En el trienio 2002-2004 fue regidor Fernando Arizpe Pedraza, el hermano mayor.

Un hijo más, Ricardo David Arizpe Pedraza, se desempeña en el actual ayuntamiento que preside Fernando Méndez Cantú. Es el Comisario del DIF local, según el acuerdo de cabildo de hace año y medio.

Si se trata de herencia, dentro de dos años se esperaría la integración de una planilla con otro familiar Arizpe. Pudiera ser, o bien que se les ratifique en la reelección.

Hay otro punto que llama la atención. Es la presencia de la regidora Alejandra Cárdenas Castillejos, hermana de quien acaba de terminar como regidor, José Angel Cárdenas Castillejos, funcionario del PRI estatal. Como que no cuadra.

 

Conseguir una regiduría de partido en la capital salió muy barato. Apenas se necesitaban dos mil 324 votos. Aun así, el PRD, Morena, el PT, PES y otros no llegaron. Su clientela no alcanzó el 3 por ciento de la votación emitida.

En la planilla panista quedó fuera Fernando Campos Martínez, quien iba como cuarto regidor con Arturo Soto Alemán. De haber impugnado las regidurías entregadas al independiente Xicoténcatl González –que no tienen derecho según la Suprema Corte-, Campos estaría en línea directa con la nómina del municipio capitalino. Se le fue.

¿Quién es Campos Martínez? Buscó posiciones en el PRI, se las negaron y desertó para ir a la precampaña panista de Francisco García Cabeza de Vaca. Ahora busca un lugar en el gobierno de los vientos de cambio.

Se quedaron en el camino los “caballitos de batalla” del PRD, Maribel Bernal Sánchez y Lorena Martínez Lugo. Primera regiduría de los amarillos, propietaria y suplente. Sus votos no pasaron de mil 897.

En Tampico salió más “bara”. Se necesitaban dos mil 141 votos.

Y casualmente –mire usted la recochina coincidencia- el Movimiento Ciudadano y el Movimiento de Regeneración Nacional consiguieron exactamente los dos mil 141, y les dieron una regiduría de partido a cada uno.

Bastante suertudos Irma Fraga Enríquez y Néstor Enrique Luna Ortiz, que lograron pase en el ayuntamiento. Seguro que cargan pata de conejo en la bolsa.

Por otro lado, la versión dice que los “cabecistas” vienen con la espada desenvainada para tratar el tema de las Comapas. Las encuentran en quiebra y sis posibilidades de recuperarse ni a corto ni largo plazo. Arrastran rezagos millonarios.

Así por ejemplo, las de Matamoros, Reynosa y Río Bravo, según la cuenta del 2015, tienen cartera vencida que significa más de un año completo de sus ingresos. Y no solo no cobran sino que van de mal en peor. Cada vez traen peores números rojos.

En específico, los panistas han encontrado que en Matamoros las cuentas por cobrar equivalen a 22 meses de ingresos, es decir, casi dos años. Es una quiebra total.

En Altamira son 21 meses, 20 en Reynosa, Río Bravo 18. Una de las más efectivas es Nuevo Laredo, que tiene pendientes por nueve meses de su presupuesto, que también representa una millonada de pesos. Son un barril sin fondo.

Menciona el análisis que, en lugar de mejorar, en el último año fiscal sus finanzas empeoraron . El organismo operador de El Mante aumentó su déficit en un 28 por ciento y Reynosa el 26.

No está lejos que, en el paquete de modificaciones a la Constitución y la Ley Orgánica de la Administración Pública, el nuevo gobierno incluya la estatización de los organismos mencionados, Matamoros, Reynosa, Altamira, Río Bravo, Mante y Nuevo Laredo.

Claro, tendrían que darse los mecanismos jurídicos apropiados para no violentar el 115 constitucional que dice que, surtir de agua al pueblo, corresponde a los municipios.

 

Leave Comment

*