Jovencita pero demagoga

Oct 23rd, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Mario Ruiz Pachuca, el ex Coordinador de Comunicación Social del gobierno de Eugenio Hernández Flores, fue detenido por la Procuraduría el 31 de agosto de 2011.

Fue acusado, según el expediente 128/2011, por los delitos de secuestro, tortura y asociación delictuosa.

Aunque no enjuiciado por delitos relacionados con su función como servidor público, se le capturó ocho meses después de iniciada la administración de Egidio Torre Cantú.

Quedó liberado por desvanecimiento de pruebas la mañana del 24 de diciembre del 2012. Pasó esa Navidad con su familia.

Dos sexenios antes se giró orden de aprehensión en contra del ex alcalde de Reynosa, Gerardo Higareda Adam. No pisó la cárcel porque huyó hacia los Estados Unidos.

De acuerdo con los expedientes 8/99, 9/99 y 11/99, los delitos los cometió cuando dirigió la Comisión de Agua Potable de aquella ciudad. Presuntamente dispuso de nueve millones de pesos.

Aun antes de que lo aprobara el Congreso, fue sustituido por Humberto Valdez Richaud, entonces secretario particular del Gobernador Tomás Yarrington.

El cabildo y la legislatura le otorgaron poder a Valdez en agosto de ese 1999, siete meses después que Yarrington se instaló.

Higareda siempre alegó venganza política. No quedó absuelto porque jamás fue aprehendido. No regresó a México.

En el mismo sexenio tomasista, el ex secretario de SEDESOL del cavacismo, Pedro Hernández Carrizález, cayó a la cárcel el 16 de noviembre del 2000, es decir, casi dos años después de la llegada del nuevo gobierno.

Preso un año con siete meses, al final fue exonerado del presunto desvío de 140 millones en la construcción de la carretera Rumbo Nuevo.

El ex Director de Gobierno en la administración del Gobernador Américo Villarreal Guerra, Pedro Silva Rodríguez, fue capturado el 30 de mayo de 1993 en Mc Allen, Texas.

Se le acusó de varios delitos en la expedición de placas para transporte público en Altamira y Reynosa. Al final salió por falta de pruebas.

Solo como referencia, no son pocos los que quieren “ver sangre” cuando el gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca no ha cumplido un mes. Por igual, si actúa contra los corruptos, es de esperar que no queden absueltos, que se les castigue, que loso expedientes vayan bien integrados.

Es una jovencita pero ya estudió bien los secretos de la demagogia.

Por eso, si no tiene trayectoria ni experiencia, no representa a ninguna organización priísta, a Laura Luz García Lumbreras ya desde ahora se le pronostica buen futuro en las pestilentes cloacas de la política.

De la noche a la mañana, cuando acaba de llegar al ayuntamiento de Victoria se le ocurrió anunciar en plena sesión de cabildo que donará parte de su sueldo para becas de los niños pobres. No dijo cuanto (como buen inicio en el arte de engañar a los públicos)

Debió haber aprendido en la escuela del escobero Gustavo Cárdenas Gutiérrez. En cada campaña promete que no cobrará como funcionario, que lo donará a quienes viven de la caridad.

Si vemos los números, se piensa que la muchacha le había echado lápiz a su ocurrencia. No saldrá lastimada en su bolsillo y muy apenas les pasará el olor de los billetes (por la nariz) a seis estudiantes.

De acuerdo con el presupuesto del municipio victorense para el 2016, cada regidor se chupa de sueldo ocho mil 583 pesillos mensuales, lo que vienen siendo 103 mil cada 12 meses.

De ahí viene la “compe” (de lo cual no hablan los políticos) que es de 31 mil 211 por mes; el aguinaldo sobre el sueldo, que es de otro mes, y el aguinaldo sobre compe, que es también de 31 mil 211.

Adicionalmente la prima vacacional de dos mil 146 y otras prestaciones que andan por los cuatro mil varos por mes.

Ella (como es la escuela de Gustavo) habla exclusivamente de sueldo (base) y no de otro tipo de ingresos. El resto van directamente a la bolsa pero ya se lograron espacios en los medios masivos.

No delimitó el donativo pero, si se trata de la cuarta parte, serían dos mil 290 pesillos a repartir entre seis párvulos. A cada uno le tocarían 380 pesos, que no son suficientes ni para cubrir los micros.

Al tiempo de pronunciar su perorata, la jovencita García invitó a sus colegas regidores a sumarse a los donativos. No le contestaron. Se quedaron espantados. No sabían que es un vil engaño y manejo de cifras que apenas les podrían quitar unos cuantos pesos, y con eso navegar como benefactores para aspirar a una diputación local dentro de año y medio.

De todas maneras puede anunciar en los mass que media que parte de sus ingresos van a dar a los niños pobres de la ciudad y crearse imagen como política. Demagogia pura.

De todas maneras hay que festejárselo. En Tamaulipas hay regidores (y regidoras) lagartones y dinosaurios emanados del tricolor, y ninguno había pensado que, con este tipo de actos demagógicos, pueden ganar espacios publicitarios.

Desde esta líneas le auguramos futuro en el mundo de la podredumbre política y en especial del partido tricolor (aunque en la práctica son lo mismo PAN, PRD y demás fauna nociva).

Es más, nos dicen que ya resultó “dedeada” para una representación de regidoras tricolores en los escasos municipios en que el PRI es administración. Nadie sabe como se hizo la elección (ni cuales son sus funciones), pero ya navega también con esa bandera.

Y si hablamos del mismo ayuntamiento, pero de su presidente, Oscar Almaraz Smer, hay que aceptar que es extraordinaria la medida del Grupo de Coordinación Victoria de Seguridad Pública, de revisar papeles de vehículos que circulan por la ciudad.

Esto implica llevarse al corralón a las unidades sin placas, cuando el conductor no posea la tarjeta de circulación, que los papeles estén alterados o sean manejados por borrachos. Son situaciones muy socorridas en la ciudad. Hay la impresión que abundan unidades robadas.

Sumado a esto, los cuerpos de seguridad deberían meter orden también en los autos “chuecos”, que cada vez crecen en número como producto de la corrupción centenaria de los cruces aduaneros de la frontera.

 

Leave Comment

*