Jugar con fuego

Nov 17th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Rogelio Ortiz Moreno es un ejidatario de San Antonio, Municipio de San Fernando. Según la leyenda, los cuerpos policiacos andan tras sus huesos para encarcelarlo.

El delito: Instigar al bloqueo de las carreteras de San Fernando a Reynosa y Matamoros.

Los motivos que tiene: La falta de pagos compensatorios (agrícolas) por parte de la SAGARPA desde el ejercicio 2015.

Lo quiso detener la corporación Fuerza Tamaulipas cuando se manifestaban en la “Y” carretera ¿Orden de aprehensión? Es lo que le dijeron al momento de darse el desbloqueo.

El escenario no es de mucho confort. Como dicen por ahí, el horno no está para bollos. Alguien quiere jugar con fuego.

Funcionarios de alguna dependencia insisten en “torear” a los miles de productores minifundistas de Tamaulipas, que expresan así su inconformidad para con el gobierno federal. Les ha fallado.

Ha comenzado una intolerancia que puede resultar peligrosa. Más vale permitir un corte de carretera –por algunas horas- que desatar la persecución de aquellos que tratan de conseguir que el gobierno cumpla con sus compromisos.

No es poco dinero. Se habla de más de mil millones de pesos que Doña Fede tiene pendientes con los pequeños productores.

La mención es que otro dirigente del sector agropecuario, este de Matamoros, Rogelio García Moreno, también está sujeto a investigación por parte de la PGR por los bloqueos de la semana anterior a las oficinas de SAGARPA.

García no es un cualquiera. Es el Vicepresidente del Consejo Nacional Agropecuario, además de representar a los productores agrícolas de la frontera. Se codea al más alto nivel

El cuatro de octubre del 2013 fue uno de los oradores en un evento del sector que en ciudad Victoria (Poliforum) encabezó el Presidente Enrique Peña Nieto.

Los apoyos al campo en verdad necesitan una reconfiguración, partir de cero como dijo el Presidente que elaboraría el proyecto de presupuesto para el ejercicio 2017 (y que mintió).

El dinero para el campo, el que no tiene que devolverse porque es a fondo perdido, va a parar a manos de los más ricos de Tamaulipas, mientras los pequeños productores se rascan con sus propias uñas.

Decíamos que el ex candidato a Gobernador Baltazar Hinojosa Ochoa ha sido uno de los principales beneficiados con esos apoyos. Lo fue incluso cuando se desempeñó como jefe de ASERCA.

Sacaron apoyos millonarios su esposa Dydhia Marcela Ronquillo y sus dos hijas mayores, Mariana y Alejandra, y solo faltó la mas chica.

Tan solo en el 2009 le arrancaron al gobierno federal 360 mil para comprar sembradoras. Además, reciben subsidios anuales por 40 mil litros de diesel para trabajar los tractores que también les da el gobierno.

Entre los principales beneficiarios con los programas de gobierno (para el campo) se encuentran las familias Corcuera Montemayor y Benítez Garza, de ciudad Victoria.

Cada que tiene oportunidad, el señor Humberto Filizola Haces, ex rector de la UAT, estrena tractores regalados para su rancho El Doblón y otros que tiene por ahí.

El ex secretario de Obras Públicas del gobierno, Manuel Rodríguez Morales y toda su parentela, tampoco le dicen no a los sementales que les llegan regalados a sus ranchos de Villa de Casas, en tanto el sector ejidal batalla para que le autoricen un kilogramo de simiente.

Al revisar las listas de beneficiarios encontramos recursos millonarios que van a parar a los bolsillos del ex de muchas cosas Jaime Rodríguez Inurrigarro, o bien para el doctor Carlos Castro Medina y su rancho El Charco Azul (Casas).

Hay una mala aplicación de los apoyos. Si la reducción del 2016 al 17 será del 30 por ciento, el presupuesto debería destinarse a aquellos que se parten el alma para hacer parir la tierra, y no a los funcionarios o grandes comerciantes.

En muchas listas aparecen con dinero oficial los hermanos Adolfo y Efraín de León León, uno de ellos actual “líder” del sector popular del PRI en la entidad.

Los Charur Méndez (tiendas Grande, Foly y otras grandes empresas) aparecen todos, hermanos y hermanas, recibiendo gratuitamente desde sementales a equipos agrícolas.

Ni se diga de los Díez Gutiérrez que se dice tiene un departamento especializado para sacar recursos del erario.

Van en la polla familias como los Villarreal Terán y los Berlage Guerrero, de Mante y González. Lo mismo agarran Proagro productivo que maquinaria y ganado.

Sin pena alguna Berlage extendía la mano mientras era Subsecretario de Desarrollo Rural del Gobierno del Estado.

Ni se diga de los Melhem Salinas, de Río Bravo, uno de cuyos miembros hoy asesora a los productores de San Fernando que se encuentran ante la amenaza de ser encarcelados por reclamar algo a lo que tienen derecho.

Por la caja de SAGARPA-Aserca que regala dinero, han pasado muchos políticos y los más dinerosos comerciantes y empresarios de Tamaulipas, mientras al infeliciaje se les niega para comprar un par de muchas para trabajar su tierra.

Allí cobraba por ejemplo el “productor” Cruz López Aguilar mientras era el jefe nacional de la CNC, y han aterrizado los líderes de la Unión Regional Ganadera de la entidad.

Además, por algunos casos documentados que tenemos, no es alejado de la realidad decir que la secretaría es un nido de pillos comenzando desde lo más bajo, que son los Cader, hasta las oficinas estatales.

Alguien del área política del Gobierno del Estado debería mediar para generar tolerancia ya sea en la PGR, la Procuraduría Estatal o la Secretaría de Seguridad Pública (donde esté el proceso para los bloqueadores de carreteras)

Lo menos que pueden dejar hacer, si no se les paga, es que esa bola de infelices hambrientos desahoguen la inconformidad que traen dentro ¿no cree usted, querido lector?.

Leave Comment

*