Un “cariñito” electoral

Nov 24th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Parece un escándalo mediático propiciado desde el mismo PRI, del cual fue expulsado el 23 de mayo del 2012.

De la noche a la mañana se ofrecen 15 millones de pesos por información que conduzca a la captura del ex Gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, acusado de delitos contra la salud en la modalidad de “fomento”.

Da la impresión que, antes de terminar el sexenio, antes que arranquen las campañas por la Presidencial, el régimen tricolor peñanietista quiere dejar cerrado el caso.

Mas vale decir que fue perseguido y está en el “bote”, a que anda huyendo con rumbo desconocido porque las policías no han sido capaces de ubicarlo.

El caso Yarrington representa hoy, para el PRI, una pesada carga que no lo dejará operar debidamente en el 2018. Necesita, le urge limpiar su cara.

Si el el objetivo es difundir que lo están persiguiendo por corrupto, los interesados lo están logrando con excelencia. La difusión ha sido muy amplia.

La verdad es que tiene orden de captura desde agosto del 2012. Cuatro años después la autoridad (PGR) recuerda que necesita cumplimentar el arresto ordenado por un Juez de Jalisco.

Más antes se corrieron los trámites para que la Interpol lo buscara en 180 países. No lo hallaron. Tiene años “perdido”.

El ex Gobeandor comenzó a ser investigado por la Procuraduría desde el 2011. Al momento en que le obsequiaron la orden de aprehensión, comenzó su defensa a través de las redes sociales.

Diga usted si no es un escándalo inducido para tratar de lavar la imagen partidista.

En los últimos días, la Procuraduría priísta emitió dos acuerdo de recompensa: Por Tomás, con fecha 21 de noviembre, y Javier Duarte el 10 del mismo mes, ambos ex gobernadores acusados de corrupción.

Más antes, el último acuerdo por capturar delincuentes fue emitido el 13 de julio del 2015. Se pedía la localización de Joaquín Guzmán Loera, con una recompensa de 60 millones de pesos.

Solo como dato, TYR mantiene una página de Internet (tomasyarrington.org.com) en que cuenta sus historias de éxito como Gobernador y precandidato a Presidente de la República. No ha realizado actividad desde el 2013, pero ahí está.

Pensó, y en serio, que podría ser el Presidente de México a partir del 2006. Realizó precampaña por varias ciudadades, Guadalajara, Hermosillo, Monterrey, Distrito federal, Tuxtla Gutiérrez.

Su lema: Quiero un México con una nueva historia…

Era apoyado por el Grupo Unidad Democrática que aglutinaba a gobernadores y políticos de la época.

De su perfil: Soy un mexicano enamorado de su país. Descubrí desde muy joven mi vocación por los asuntos públicos. Creo en la política como una actividad noble, una actividad de servicio y entrega a las causas de la nación.

No nos toca juzgarlo. El señala persecución política que emprendió la entonces Procuradora Marisela Morales Ibáñez utitilizando testigos protegidos.

Ahora una enécdota de la vida política estatal.

“De parte de Rigo, Baltazar y Rosalba, va un cariñito”, manifiesta una de las mujeres –mientras hace llegar un sobre- que repartieron dinero a manos llenas en El Mante, previo a la elección del cinco de junio.

El video fue presentado a la PGR como prueba de los delincuentes electorales que operaron a favor del PRI. Inexplicablemente la dependencia (FAPADE) tiró a la congeladora la denuncia.

La mujer que pronuncia las palabras del “cariñito” es identificada como Estéfana Rodríguez, operadora de una presunta organización llamada “Guerreras Priístas” que habrían cometido una sucesión de ilegalidades que siguen en la impunidad.

Al referirse a “Rigo”, la dama habla de Rigoberto Rodríguez Rangel, entonces candidato tricolor a la alcaldía mantense y ahora flamante dirigente estatal del PES (Partido Esfuerzo Social).

Sobra decir que “Balta” era el candidato a Gobernador y Rosalba quería ser diputada por aquel distrito.

Si volvemos con Rigoberto, la sospecha es que los hermanitos Pineda Morín, dueños de la patente del PES en Tamaulipas, “vendieron” la organización al mejor postor. Bien podría ser al PRI, o al PAN, lo cual es otra historia.

Rigo se la ha pasado de “chapulín”. Fue militante del Revolucionario (secretario de El Negro Gamundi Rosas), luego diputado por el Verde y finalmente candidato priísta en El Mante, donde mordió el polvo a manos de Juan Francisco Leal Guerra, del PAN.

Volviendo con el grupo priísta que incurrió en ilegalidades, fue descubierto cuando un joven se presentó a cobrar la “cuota” a nombre de Irma Guzmán Rodríguez en una de las “casas de seguridad” del PRI, para llevar a la gente a votar.

Al final los tres perdieron en la cañera: La alcaldía, gubernatura y diputación.

Los ciudadanos estaban hastiados de esa gente. Rangel venía del Congreso local; Rosalba de la diputación federal y Balta era (es) representante plurinominal en el Congreso de la Unión.

¿Qué se puede esperar de Rodríguez Rangel en el PES? Lo mismo, que siga actuando al servicio de alguien, que bien podrían ser los priistas o panistas, una de dos. Lo más posible es que sirva como satélite para ir en amasiato en las elecciones locales y federales del 2018.

Ahora una buena para Victoria. El alcalde Oscar Almaraz Smer fue designado presidente de la Comisión de Prevención del Delito y Participación Ciudadana de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, realizada en la ciudad de Monterrey.

Su misión será la de elaborar estrategias que permitan abatir la incidencia de delitos a nivel municipal, además de gestionar recursos para ponerlas en marcha. Seguramente tendrá éxitos para sumarlos a su currículum.

Leave Comment

*