La ubre sindical

Nov 25th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Algo debe quedar en la ubre del Sindicato de Trabajadores del Municipio de Victoria. Nada menos que seis planillas disputen el comité ejecutivo.

Algo debió haber dejado en la caja Don Ramiro Castillo Guerrero, el viejo dinosaurio al que se endilgan malversaciones por 16 millones de pesos antes de ser puesto de patitas en la calle, el tres de diciembre del 2014.

¿Qué pudiera ser esa atracción? Un dato de la cuenta pública 2015 del ayuntamiento capitalino registra una salida de 493 mil 755 pesos a favor del gremio. No da más explicaciones pero se entiende que es la “miel” que escurre para los vencedores.

Son seis planillas de múltiples colores aunque, en le fondo, está la intención de perpetuarse del actual jerarca, Marco Antonio Martínez Castillo, y la del dúo Ramiro-Néstor de apellidos también Castillo, de volver a la “cosecha”.

Planillas.

1.- La BLANCA, encabezada por Jaime René Cumpeán Silva, de quien no se tiene mucha historia. Es disidente del actual comité.

2.- VERDE, comandada por José de la Luz Martínez Rodríguez. Lleva como segundo de abordo a un tal Néstor Castillo, el mismo que con su compadre Ramiro mantuvieron el cacicazgo perverso que los vistió por largos años con prendas de piel de burócrata.

3.- AZUL, liderada por una mujer de nombre Laura Guadalupe Infante Quintero, cobijada por el actual equipo en el poder sindical. Su segundo en la planilla es nada menos que el actual secretario general, Marco Antonio, y en la tercera posición va Marisa Quintero de León, con una historia también larga.

Laura está jubilada en el municipio. Percibe la pensión más alta de toda la nómina, 17 mil pesillos por mes, pese a que su plaza es de “oficinista B”.

4.- MORADA; la de Jesús Manuel Guerrero González. Promete cambios, honestidad y transparencia. De pronto le salieron recursos e hizo fiestas para agenciarse votos.

5.- Una más, la NARANJA, es de Noé Coronado Jasso, jubilado también. Este es el suplente del actual comité directivo de Marco Antonio. No se sabe si se disgustaron o también van de socios (para dividir el voto).

6.- Planilla AMARILLA, es encabezada por Alejandro Guadalupe Hernández García. Es el secretario de Organización de Marco Antonio. Se dio cuenta de la minita que representa el sindicato y le entró por su cuenta.

A finales del 2014 fue derribado el cacicazgo de Ramiro y Néstor. Aparecieron entonces algunos de los ingresos que tenían asignadas personas al servicio del gremio.

Así por ejemplo, fue documentado que América Victoria Medina Quintero, con la misma plaza que tiene el actual líder (Marco Antonio) estaba cobrando la bonita suma de 19 mil 826 pesillos por quincena (casi los 40 mil por mes).

Esa cifra apenas la cobraba el secretario del Ayuntamiento, Rafael Rodríguez Salazar, y los regidores andaban muy lejos.

Otra más es la plaza de Nora Balderas Herrera, con categoría “oficinista C” (último en el escalafón), que cobraba (ahora debe percibir más) casi los 27 mil cada 30 días.

Por una cifra similar andaba Llazmín Sauceda, integrante también del grupo de los caciques.

Ahora mismo se menciona que Martínez Castillo, con plaza de “analista programador” de la Secretaría Particular del Ayuntamiento, no deja el mes por menos de 40 mil del águila.

Hasta hace algunos días este traía el cuento que jugaría (primera vez) por la dirigencia. Argumentaba que cubrió la suplencia de Castillo Guerrero, el que fue echado por las bases.

Aunque nadie presenta documentos, la versión señala que Martínez Castillo ocupa el espacio que dejaron los caciques. En primerísimo lugar la nómina, que no se baja de los 40 mil cada 30 días.

Por alrededor de 24 años el gremio fue explotado por los compadres Néstor Castillo y Ramiro Castillo. Se rotaban la dirigencia y la segunda posición, que viene siendo la secretaría del trabajo.

Como pariente de ellos, que sabía las mañas y enjuagues del negocio, Marco Antonio Martínez Castillo los traicionó. En componendas con el entonces alcalde Alejandro Etienne Llano, se hizo del sindicato con la mano en la cintura. Era el secretario de organización del dúo caciquil.

Tan mal acostumbrados se quedaron los Castillo que, inmediatamente después de ser echados, comenzaron a tramitar un nuevo sindicato, el Independiente que al parecer ya les fue autorizado.

Pues bien, luego de esos antecedentes que se antojan de leyenda, diremos que este sábado en punto de las nueve de la mañana, comenzará la votación interna para designar al nuevo comité ejecutivo.

¿Quién ganará? Hay acusaciones que la compra de votos anda por los mil pesos “por piocha”. Ya por la mañana el costo podría duplicarse.

De cualquier manera, si venden su voto o no, serán los aproximadamente mil 300 sindicalizados los que definan su destino.

No tenemos a la mano el Contrato Colectivo de Trabajo, pero lo más posible es que contenga prebendas similares a las que mantiene el sindicato de COMAPA.

Por ejemplo, cada mes se entrega una partida para el “mantenimiento” de las oficinas gremiales; se dan apoyos para celebrar el Día del Padre, el Día de la Madre, el Día del Sindicalizado y descansos al por mayor. Nadie trabaja el día de su cumpleaños.

Aparte están las cifras millonarias para recreación en balnearios estatales o nacionales y las pachambas de fin de año.

Estaremos pendientes de quien consiguió la canasta de los huevos de oro.

Leave Comment

*