Siete cuerudos y un fuereño

Dic 5th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Vaya, pues de los ocho consejeros nacionales que este domingo designó la militancia panista de Tamaulipas, hay un fuereño.

Se trata de Homero Alonso Flores Ordóñez, abogado, originario de Chihuahua y residente de la Ciudad de México, quien trabaja como consejero de la Comisión Jurisdiccional.

Es abogado en temas electorales y, como tal, ha estado en muchos “bailes” de su partido.

La recomendación para entrar por Tamaulipas debió haber sido muy poderosa. Seguramente del mismo jerarca nacional para con el jefe político estatal. La influencia de “Kiko” Elizondo, presidente del CDE, no alcanza para tanto.

Está registrado como militante del partido en su ciudad natal, Chihuahua, donde ingresó en 1998 según el Registro Nacional de Militantes.

En otro dato lo tenemos por el estado de Morelos, y en uno más por Jalisco.

Ahora mismo forma parte de la Comisión (Nacional) Jurisdiccional y, como tal, le fue encomendado el dictamen para resolver sobre una inconformidad del tamaulipeco Juan García Guerrero, en contra de los resultados de la asamblea municipal de Guémez.

Esta fue realizada el 20 de noviembre y Juan, Gerente de la Comisión de Agua Potable de Reynosa, no pudo ser propuesto para consejero nacional como era su intención (ya era y buscaba ser ratificado).

Sale sobrando pensar en el sentido de determinación de la Jurisdiccional en cuanto a la protesta de García. Digamos que el señor Ordóñez es juez y parte en el asunto (debería excusarse por conflicto de interses).

Tiene en sus manos además, el asunto de Minerva Contreras Molina, quien también elevó protesta por presuntas irregularidades que denunció en la asamblea de Tampico.

El caso de Maki Ortiz Domínguez, en el juicio que promueve, no estará en manos del abogado Flores Ordóñez.

En términos generales, Francisco Elizondo Salazar, el jefe estatal azul, cumplió bien con la misión que le encomendó el que toma las decisiones. Como consejeros, va pura gente de confianza.

Ellos son: Arturo Sarrelangue Martínez, de Valle Hermoso; Francisco Garza de Coss, Danya Silvia Aguilar Orozco y Adriana Rocha Sobrevilla, de Reynosa; César Augusto Rendón García, Matamoros; Guillermina Perales y Sonia Tamez González, de Victoria.

Todos cumplen con la militancia de cinco años. Sarrelangue es el más antiguo en el PAN. Dice que desde 1988.

Ya en su oportunidad, según el bando en que se apunte el jefe político local en la interna presidencial, los consejeros recibirán la respectiva “línea” para votar en la asamblea de postulación.

Don Kiko sacó adelante la encomienda y seguro que también le irá bien en el reparto de huesos en el 2018 (aunque hay una serie de requisitos de los estatutos azules, como ese de renunciar un año antes si se quiere aspirar a un puesto de elección).

Solo un prietito en el arroz generado por Contreras Molina, la de Tampico, que quería ser consejera en contra de la opinión de los Dioses mayores del partido. Quiso brincarse las trancas.

Publicó en redes sociales luego de haber perdido en la asamblea estatal del domingo: “El proceso en si no es tan transparente como debiera ser, por esas “fallas”, “omisiones” o “intenciones” que pueden ser insignificantes y de poco valor para quienes dirigen al partido o para quienes militan en él.

Les digo que no, que hay cosas que no están bien, que no podemos ir arrastrando como institución que, hacia afuera, pedimos transparencia y legalidad, mientras hacia adentro minimizamos cada acción que alguien señala que no es la correcta”.

Agrega que seguirá adelante con su protesta que elevó ante el CEN en contra de la comisión organizadora de las elecciones. Reclama que hubo gato encerrado (ella sacó 84 votos, mientras otras damitas anduvieron entre los 374 y 463 votos) Sin embargo, parece que “palo dado ni Dios lo quita”.

Transcurrido el proceso interno azul, ahora son los priístas los que esperan su convocatoria para renovar el comité estatal. Extraoficialmente anuncian la llegada de un delegado especial que manejará el proceso.

Lo que se sabe es que tendrá que reunirse el Consejo Político Estatal para decidir el método de elección, tal y como lo señalan los estatutos. Luego vendrá la multicitada convocatoria.

Deberán registrarse fórmulas para presidente y secretaria general (o viceversa) y, si solo se aparece una –como suele suceder-, será la ganadora.

Lo que no está definido –al menos no se sabe-, es si primero habrá renovación del consejo o primero la designación de los dirigentes. De todas maneras no tendrán problemas. Sus operadores saben muy bien cómo hacer su trabajo de “dedo”.

Si la mitad de los consejeros tiene que nombrarse por asambleas en la estructura territorial, eso no va a ser problema. Ya vimos cómo Egidio Torre Cantú les madrugó a todos con la planilla para consejeros nacionales.

Esto nos recuerda que en 2013, siendo Gobernador, “palomeó” lo que serían sus titulares y suplentes. Son casi los mismos. Propietarios: Herminio Garza Palacios, Guadalupe Flores Valdez, Carlos Morris Torre (el sobrino), Griselda Carrillo Reyes y Monserrat Alicia Arcos. Suplentes: Homero de la Garza Tamez, Amelia Vitales Rodríguez, Daniel Santos Flores, Perla Emmanyul Lerma y Mayra Benavides Villafranca.

Pronto los tricolores arreciarán en su grilla interna. En eso de los consejeros nacionales, Egidio y su gente no le dieron oportunidad a los demás grupos internos. Se agandallaron las posiciones.

Por cierto que los diputados federales y locales priístas sostuvieron este lunes unan reunión de trabajo y luego se fueron a comer con la presidenta del CDE, Aida Zulema Flores Peña y el Secretario General, José Hernández Cuesta. Dijeron que vinieron a “empatar agendas” en temas legislativos.

En la UAT, el Rector Enrique Etienne Pérez del Río entregó reconocimientos a tres estudiantes de la Unidad Académica de Derecho Campus Victoria, que obtuvieron segundo lugar en el Concurso Nacional de Justicia Constitucional y Derechos Humanos, organizado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Los alumnos son: Aldo Michelle Moreno Arriaga, Ricardo Antonio Nava Zúñiga y Enrique Balderrama González, quienes estuvieron acompañados por el director, Enrique Alfaro Dávila.

Leave Comment

*