Las sinvergüenzadas del PRI Tamaulipas

Dic 30th, 2016 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pensaron que con los auditores del INE recibirían el mismo trato que con el IETAM. Se equivocaron. Ahora tendrán que rendir cuentas peso a peso, y más tratándose de financiamiento público.

Las sinvergüenzadas no solo son privilegiadas por el PAN, también por los funcionarios del PRI como lo iremos detallando.

De ello da cuenta el Instituto Nacional Electoral que por primera vez se encargó de auditar los ingresos y gastos de los partidos con registro, ya sea en financiamiento federal o estatal.

Como jefe del CDE del tricolor, Don Rafael González Benavides, hoy diputado local plurinominal, contribuyó, puso su “granito de arena” para que su partido recibiera multas millonarias que merman su capacidad económica.

De hecho en Tamaulipas están en la lona, económica y moralmente.

Si bien en otras entidades hubo anomalías como la compra de cobertores, edredones, coronas fúnebres y hasta zacate para jardinería, Don Rafa se fue grande con la comida.

Hay que decir que esos conceptos no pueden ser pagados von el financiamiento del gobierno del estado ¿qué no harían en años anteriores?.

Por primera vez en la historia los tamaulipecos sabemos parte de los enjuagues que hicieron los partidos para quedarse con la lana oficial. Los da a conocer el INE en sus resoluciones.

En el ejercicio 2015, González Benavides y su jefe de Finanzas reportaron haber pagado un millón 617 mil pesillos en el renglón de “alimentos a personal”, lo cual no fue creído por los auditores.

No se pagaron con cheques ni transferencia bancaria ni se respaldó esa salida económica ¿a dónde fue a dar el dinero? ¿a los bolsillos de quién?.

Si dividimos esa cifra ente los 12 meses del año, el resultado es que el bondadoso Rafa se gastó 134 mil 750 devaluados pesillos cada 30 días en darle de comer a su personal.

Concediendo sin conceder –como dicen los políticos-, que los esclavos del tricolor trabajaran los 365 días del año (incluyendo sábados y domingos, festivos y vacaciones), los señores se botanearon alrededor de cuatro mil 500 pesos diarios.

Para la otra deberían buscar diferente renglón para sustraer el dinero oficial.

El informe nos dice que hay cuentas mochas por todos lados. Por ejemplo, Rafa y su secretaria Aida Zulema Flores debieron haber destinado un millón 961 mil pesos para actividades específicas (edición de libros y folletos, por ejemplo), pero no lo hicieron.

Presentaron facturas por 508 mil pesos pero también sin comprobación documental de que se realmente se hayan ejercido para lo que se autorizaron.

De las mujeres ni se acordaron.

Agrega el documento que, del financiamiento que le pagamos los tamaulipecos al tricolor, por fuerza tendría que programar un millón 176 mil al desarrollo del liderazgo de las mujeres.

Les valió. El INE les pidió en dos ocasiones el programa anual de trabajo en favor de las damitas, pero respondieron con palabras que dan risa.

-El programa anual de trabajo no contamos con él, se elaborará y posteriormente se les hará llegar.

En otras palabras, para el PRI de Tamaulipas las mujeres no existen.

Por ello, el árbitro advirtió el pasado noviembre que estará muy pendiente en el ejercicio 2017, para que ese dinero (tres por ciento del financiamiento público) se destine al renglón que marca la Ley.

Otra anomalía que no encontró respuesta es lo que los priístas llamaron “autofinanciamiento”. Son ingresos por 170 mil pesos por la venta de tres vehículos oficiales . ¿Quién se quedó con ellos? ¿los mismos funcionarios del partido?.

En diciembre del 2015, el CDE pagó 729 mil pesos como aguinaldo a sus trabajadores, sin embargo no se supo si fueron a dar al personal o a otras manos. No hubo contratos de prestación de servicios.

Precisamente los honorarios son una minita que el partido utilizó para sacar dinero sin justificación.

Dice el INE que no comprobó el pago de ocho millones 500 mil pesos por honorarios dizque para personal de las diferentes secretarías, como Finanzas, que se sirvió con 839 mil; Organización, un millón 481 mil; secretaría de Prensa 481 mil; Elecciones un millón 103 mil; Movimiento Territorial 637 mil y así sucesivamente.

Otra salida que no supieron “acomodar” es por los llamados REPAP (Reconocimientos para actividades políticas) que no se autorizan en periodos ordinarios, por la cantidad de 570 mil pesotes. De ellos, la mayor parte fueron cobrados por “presidencia” (creemos que del CDE) y José Alfredo Zozaya Rodríguez.

Es dinero que, en cifra de 156 mil 550 pesos indebidamente se pagaron en “reconocimientos” a los delegados municipales: Gonzalo Rivera Hernández, Mario Alberto García Franco, Omar Habib Masso Quintana, Orlando Hinojosa Peña, Zaragoza Rodríguez Flores, Homar Zamorano Ayala, José Indalecio Garza, Jorge Luis Camorlinga, Faisal Smer Silva, Jorge Abel Contreras, José Angel Cantú Caballero, Jaime Ramón Garza Pérez, Jaime Galván García, José de Jesús Hernández, Víctor Manuel Gómez, Reyna de la Torre Valenzuela.

Luis Lauro Torres Alcocer, José Samuel Muñiz Ortiz, Jesús Celestino Rivera, Leopoldo Armando Leos Morales, Omar Martínez Marín, Erasmo Rodríguez Gámez, Juan Antonio Chávez Cárdenas, Jesús Villanueva Perales, Jaime Ramírez García, Carlos Sorel López, Juana María Sánchez Astello, Héctor Aurelio Castillo, Martha Alicia Jiménez, Esteban Carreón Ortega, María Lissette Cisneros y José Elías Ahuet Reyes.

Cuando el INE exigió explicaciones, el CDE respondió con algo que los fiscalizadores no creyeron.

-Se hace de su conocimiento que por un error involuntario en los recibos de reconocimientos por actividades políticas (REPAP) se capturó como actividades consistentes en: “Apoyo en las oficinas de la Presidencia, debiendo ser “APOYO EN CAMPAÑA DE CANDIDATO A DIPUTADO FEDERAL, asimismo se capturó como actividades ordinarias debiendo ser campaña”.

No había campañas. En procesos ordinarios los partidos no pueden otorgar “reconocimientos” económicos.

El espacio se terminó. Luego continuamos con las irregularidades más “pesadas”.

Leave Comment

*