Son unas trampas

Ene 11th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- No convencen al pueblo. Algunas dependencias del gobierno han emitido boletines en que dicen que reducirán gastos para afrontar la difícil situación económica del 2017.

Nadie les cree. Por ejemplo a los del Instituto Nacional Electoral, de que reducirán sueldos en un diez por ciento. Eso es una patada en las partes nobles de los asalariados.

Los ingresos de los consejeros andan en los 400 mil por mes ¿cuánto representa el diez?.

En lugar de bajar cada año ganan más. En este 2016, se les pagaron 472 mil de aguinaldo y, para el 17´, ingresarán a sus carteras 566 mil. La pena valdría que reduzcan la sangría presupuestaria al 50 por ciento.

Que ya no van a recibir celulares oficiales es otra de las “medidas de austeridad”. Tampoco convencen al respetable.

Gobernadores y organizaciones de la sociedad civil empezaron a poner atención al subsidio que se otorga a los partidos políticos. Pareciera que son dependencias del ejecutivo pero con una variante: No hacen nada productivo y las cuentas que rinden tampoco convencen.

Son un resumidero de billetes que nadie para. Inventan comprobantes para pasar la breve fiscalización que se les hace.

El ejemplo más claro nos lo da la gerencia del Partido del Trabajo en Tamaulipas. No pasó la supervisión del propio INE. Solo daremos una “leve” muestra.

En el ejercicio 2015 esa organización reportó egresos por cuatro millones 347 mil pesillos, provenientes en su mayor parte del subsidio que le otorga el gobierno estatal.

De esa cifra los jefes manifestaron haber gastado dos millones 509 mil pesos en “combustibles y lubricantes”. Dicha cantidad representa más del 50 por ciento de presuntamente “salió”.

Los fiscalizadores encontraron que el dato no correspondía a los cuatro vehículos que tiene a su servicio la gerencia. Cada uno tendría que haber consumido 630 mil del águila en gasolina.

Ante ello los dueños de la franquicia, Alejandro Ceniceros y Arcenio Ortega Lozano contestaron que, aparte de los cuatro, tenían 43 unidades más en comodato al servicio del partido.

Tuvieron casi un año para conseguir papeles de “comodato”. Aportaron referencias de unidades con un valor de un millón 603 mil pesos.

Pasaron la segunda prueba. Los del INE ya no quisieron insistir y venir a confirmar que efectivamente esos automotores estaban al servicio del partido.

Pero sí solicitaron que se cumpliera con otro artículo de la Ley: Las bitácoras de recorrido de esos 43.

Ahí es donde la marrana torció el rabo. Tenían que haber informado cuales fueron los viajes, a donde, oficio de comisión y a qué fueron los dirigentes. Ya no pudieron inventar.

Así es como se dilapida el dinero del erario y, lo grave, es que lo sigue permitiendo el gobierno. En los partidos se hacen puras trampas.

Ya dimos cuenta en este mismo espacio el dispendio del dinero público que hacen otros partidos como el PRI, PAN y PRD. Toman el dinero del subsidio como propio.

El respetable y algunas instancias oficiales voltearon su mirada hacia esos miles de millones que se destinan a los parásitos de las franquicias partidistas. Bueno sería acabar ya con eso.

En otros temas, vaya lío en que está metido el señor Roberto Salinas Salinas, Subsecretario del Medio Ambiente del gobierno al participar en accidente automovilístico en estado de ebriedad.

A la hora de escribir estas líneas nos reportaban, sin confirmar, que el señor Salinas ya había sido despedido de su chamba por instrucciones del que manda, además de exigirle el pago de los daños al vehículo oficial.

Es el marido de la diputada (por segunda ocasión) Teresa Aguilar Gutiérrez, “dedo chiquito” en el Congreso del Estado donde ingresó como la única de los 36 con la presidencia de dos comisiones.

Unos mencionan a Salinas como muy aficionado a levantar el codo un día sí y otro también. En lo personal el que escribe no lo cree así. Es que Roberto es consuetudinario deportista. Ha corrido más de medio centenar de maratones en diversas partes del mundo.

Sus “pininos” como panista los hizo la lado de Lydia Madero García, de quien era empleado en la Empacadora Santa Engracia..

En 1986 ella refundaba al PAN en la capital y se lanzaba como candidata a la alcaldía. El y su mujer (Tere) se daban de alta en el PAN.

Reporta haber trabajado con Lydia por espacio de diez años. Más tarde se fue a la Fundación Produce Tamaulipas, en que al parecer también participaba la regiomontana.

En 2003 ingresó ala Comisión Nacional Forestal; brincó a la SAGARPA donde figuró como subdelegado y luego Delgado hasta el ocho de enero del 2013.

Apenas el 16 de noviembre fue nombrado Subsecretario en el gobierno de los vientos del cambio. El borrachazo –con agravantes de haber huido- le costará la chamba.

Aparte, este miércoles se reunió el cabildo victorense. Síndicos y regidores dieron su aval para que el alcalde Oscar Almaraz Smer inicie una consulta pública para actualizar el Reglamento Orgánico Municipal, que viene siendo el alma de la administración. Es ahí donde está definida la estructura administrativa, las direcciones, departamentos y en general funciones de las dependencias.

Almaraz y su gente siguen trabajando. Reportan haber rehabilitado a la fecha cuatro mil 700 lámparas de alumbrado y cada día avanza el bacheo y limpieza de áreas públicas.

Allá en El Mante, en congruencia con el espíritu republicano del gobierno estatal, el alcalde Juan Francisco Leal Guerra se aplica en la preparación del foro regional para la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022 que se efectuará el 24 del presente.

Participarán en esta jornada la sociedad civil y sectores activos de Xicoténcatl, Ocampo, Antiguo y Nuevo Morelos, Bustamante, Palmillas, Llera, Tula y González.

Leave Comment

*