El sueño de un pueblo feliz

Feb 14th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Con los ojos cerrados me quedo con él. Desde ahora reservo mi voto para que sea el próximo Presidente de México .

A partir de diciembre de 2018, las aduanas dejarán de estar en el límite del territorio mexicano para correrse 20 kilómetros al interior. Habrá una zona de libre comercio en el norte (Estados Unidos) como en el sur.

En términos de comercio significa que usted y yo podremos comprar libremente productos “gringos” en los municipios fronterizos, desde Nuevo Laredo a Matamoros. Ya no necesitaremos pasaporte ni verle la cara a la gente de Mr. Trump.

Será construido un tren bala desde ciudad Victoria a Matamoros, además de otro que unirá Monterrey con Nuevo Laredo y la ciudad de México (para la “chiviada”, usted sabe).

Los hospitales públicos (como el Civil, General y Regional) no cobrarán. Los servicios serán gratuitos desde consulta a medicamentos, análisis y exámenes.

Las aulas de las más de seis mil escuelas de Tamaulipas, además de salones de clase, serán comedores. Cada alumno será alimentado diariamente como se merece.

En las universidades no será rechazado ningún estudiante y, a los que se matriculen, en lugar de cobrarles se les pagarán mil 200 pesos (medio salario mínimo) mensuales.

Por el hecho de serlo, todos los jóvenes de México que no tengan empleo ganarán (sin trabajar) 27 mil 500 pesos anuales a través de un programa llamado “Jóvenes Construyendo el Futuro”. Para ubicarlos, habrá visitas casa por casa y colonia por colonia en todo el país.

Los adultos mayores no volverán a preocuparse por su retiro, recibirán (todos) una pensión vitalicia del gobierno, la que partirá de mil 100 pesos mensuales y se incrementará rápidamente.

Desde 2019 la burocracia en general y los maestros en particular, tendrán un jugoso aumento salarial.

En el siguiente sexenio el campo crecerá como nunca. Estaremos exportando al mundo frutas y verduras. El crecimiento económico andará arriba del cuatro por ciento anual.

Ya no habrá migrantes y paisanos ilegales: “Los mojados solo serán parte de la historia”.

Para 2014, “la compra del voto y el fraude electoral serán solo desagradables recuerdos para el anecdotario”.

Desde diciembre del 2018 el Presidente de México ganará la mitad del sueldo que ahora tiene. Los secretarios y altos funcionarios también ingresarán menos y no se permitirán las pillerías.

Al cambio de gobierno los aviones y helicópteros todos, serán vendidos. El Presidente viajará en vuelos de línea y por carretera.

 

No “guaruras” para el ejecutivo. Desaparecerá el Estado Mayor Presidencial y sus elementos incorporados al Ejército Mexicano. Terminará el fuero para los funcionarios.

Como debió haberse realizado desde hace muchos años, culminará la pensión millonaria para los ex Presidentes.

A los dos años habrá revocación de mandato para el Presidente. Significa que los mexicanos, a través del voto directo, dirán si el ejecutivo sigue adelante o se va para La Chingada (su ranchito en Tabasco).

Antes de finalizar el sexenio, en 2024, la violencia, homicidios y la delincuencia organizada serán reducidos al 50 por ciento. Los delitos de “cuello blanco” andarán en taza cero.

En todo México los pobres tendrán preferencia sobre los ricos. El poder se le entregará a los desposeídos y se buscará una distribución equitativa de la riqueza.

No más impuestos ni deuda pública.

Por lo que hace al renglón petrolero, en el sexenio serán construidas seis refinerías más. Las primeas tres comenzarán a funcionar a partir del 2021 para ofrecer a los mexicanos reducidos precios en gasolinas y diesel. Llegará la autosuficiencia.

Sobra decir que se acabará la corrupción y la impunidad. México y los mexicanos seremos (ahora es sueño) un pueblo feliz. Con suficientes empleos, bien remunerados, nadie tendrá necesidad de robar.

Nadie padecerá hambre. Los que quieran establecer negocios recibirán recursos frescos para instalarse. Aquellos que no tengan para comer, recibirá los apoyos sociales del gobierno.

Pues bien, son algunos de los contenidos del proyecto “50 Lineamientos para un Proyecto Alternativo de Nación” de Andrés Manuel López Obrador, a quien las encuestas hacen ya el futuro Presidente. Cada vez se coloca más lejos de sus presuntos contendientes del PAN y PRI.

Esto lo analiza también en su nuevo libro “2018: La Salida, Decadencia y Renacimiento de México” que acaba de presentar y ahora explica sus alcances por los rincones del país y de los Estados Unidos.

Es el proyecto de López Obrador y su MORENA para su sexenio. Esto aparte de dar reversa a las reformas que ha emprendido el Presidente Peña Nieto en cuanto a lo laboral, educación y energéticos, entre otras.

Con el triunfo de los morenos, ya nos imaginamos de Gobernador a Héctor “El Guasón” Garza González despachando desde palacio de Gobierno y teniendo como Secretario General a Mario Sosa Phol, a Jorge Valdez Vargas o a Raymundo Mora Aguilar.

No digamos que es imposible. A distancia lo vemos difícil pero el voto de los mexicanos parece encaminarse en ese sentido. No han llenado los gobiernos de PRI y PAN.

Ese miércoles el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca firmó con los alcaldes un acuerdo de austeridad en las finanzas de los ayuntamientos.

Anunció algo que no se veía desde hace muchos años y tendrá repercusiones en el posicionamiento de los alcaldes y el propio Gobernador. Es el programa “Dos por Uno”. Por cada peso que pongan los municipios para obra pública, el gobierno aportará dos. Ya abundaremos.

Leave Comment

*