El coraje de Alejandro Ceniceros

Feb 22nd, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Don Alejandro Ceniceros Martínez, jefe estatal del Partido del Trabajo, anda muy indignado porque el gobierno panista designó a Jorge Espino Ascanio como titular de la Auditoría Superior.

Es la táctica de las oposiciones. Primero “anuncian” lo que van a hacer y, si hay “diálogo”, pues no se presentan demandas, recursos de inconformidad o controversias constitucionales.

Hacen lo contrario de lo que tienen que hacer. Primero quieren “la foto” y la publicidad y después la controversia queda en nada.

Con la llegada de los vientos de cambio, los grupos de presión que tenían su “bebedero” en la General de Gobierno se quedaron “secos”. Los próceres andan por ahí desorientados sable en mano.

Le dimos una revisada al expediente académico de Jorge. Encontramos elementos adicionales que pocos saben, o que él no quiso difundir. No calificamos si el señor es “apto” para la chambita de fiscalización. Eso tendrá que evaluarlo su desempeño en los siguientes años, y sus jefes.

Además de licenciatura en Mecánica Eléctrica por la Universidad Autónoma de Guadalajara (1995), tiene otros diplomados, cursos y maestrías que comenzó aunque no consiguió los papeles finales.

Estudió un diplomado en robótica en el Zeiss Trainning Center, ubicado en West Germany Oberkochen (Alemania Oeste).

Otra especie de diplomado pero en medicina nuclear, en el Philips Medicinal School, de Eindhover Best, Holanda.

Un bachillerado en el Cecyt No. 149 de Reynosa, Tamaulipas, que habría terminado (este después de su carrera de ingeniería).

Seis trimestres (año y medio) de licenciatura en Derecho en la Escuela de Derecho de la Barra Nacional de Abogados, delegación Benito Juárez, entonces Distrito Federal, en cuya organización laboró como Jefe de Comunicación Social.

Un posgrado (también algo así como diplomado) en Comercio Exterior en la Universidad Virtual Tributaria de Comercio Exterior, con domicilio en la delegación Cuauhtémoc, DF.

Dejó trunca una maestría en el Colegio de Graduados en Alta Dirección, delegación Miguel Hidalgo, también en la ciudad capital. Hizo estudios por espacio de un año.

Maestría pendiente además en Administración en la Universidad Valle del Bravo, en Reynosa. Estudió tres cuatrimestres y no obtuvo documentos finales.

Esto es en lo académico. En lo laboral, trabajó por 12 años para Caminos y Puentes Federales, Aduanas y el SAT, independientemente de empresas privadas en que fue jefe o propietario, como la Espino Tecnológica, fabricante de ropa, y la fundición Industria de Aleaciones.

En el sector oficial ingresó en el 2002 como jefe de la Aduana del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, y culminó como gerente regional de CAPUFE en Reynosa, en 2013.

Seguramente se le pasará el coraje a Don Alex antes que le afecte el hígado. Ha ocupado en dos ocasiones curul en el Congreso y, si hubiera (ese hubiera) alcanzado el tres por ciento de los votos, ahorita estaría sentado por tercera vez en el presupuesto. No quieren dar oportunidad a otros. Siempre como el azadón. Por fuera son rojos y por dentro del color que les convenga.

Ahora que, si él quería ser el Auditor ¿por qué no se los dijo a tiempo? Con su experiencia lo pudieron haber llamado.

Por cierto, derivado de la labor que realizó el órgano de auditoría, causó júbilo entre los habitantes de Tula que su ex alcalde Juan Andrés Díaz Cruz, está camino rumbo al “botellón” por sustraer recursos públicos.

No ha podido comprobar el destino de alrededor de 20 millones de pesos estatales y municipales de los presupuestos, aparte del dinero federal. Podrían pasar años en prisión el propio Juan Andrés, un hermano suyo, el ex Tesorero Rigoberto García Vázquez, síndico Remigio Rodríguez Sánchez y hasta la ex primera dama Lucía Báez.

En el otro expediente va el jefe de la COMAPA local, Santiago Coello González, con una antigüedad corrupta de nueve años al frente del organismo.

La gente de allá espera que en efecto, el hoy millonario pise el penal (vive frente al “hotelito” y ahí le podrían mandar comida calientita tres veces al día). Con dos trienios en el municipio formó y compró empresas en Tamaulipas y San Luis. Gozó de la protección del ex Gobernador Egidio Torre Cantú, también con propiedades en la región.

Antes de dejar Tula, mire que cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde.

Apenas Eutimio Caballero Silva recibió el nombramiento de Jefe de la Oficina Fiscal, se armó un plantón de panistas frente a las oficinas de la dependencia.

Encabezados por Dámaso Cumpeán, padre del presidente del PAN en Tula, Erick Cumpeán, los protestantes fueron enviados por el alcalde Antonio “Toño Láminas” Leija Villarreal.

El problema: Que Arturo Soto Alemán, el Subsecretario de Ingresos en el Gobierno, no le avisó a Láminas para que propusiera a alguien de su gente. Un pleito entre azules.

De oficio músico, proveniente de por allá de Veracruz, Caballero trae una larga cola como vividor. En el trienio anterior, de la noche a la mañana apareció como contratista del ayuntamiento pese a que era regidor.

Y el PRI nacional acordó crear lo que se llama Secretaría de Atención a Estados en Oposición ¿qué funciones tendrá? Pronto lo sabrán los tamaulipecos si, como parece, el tricolor aquí es oposición.

Por lo pronto no creemos que de dicha Secretaría le hayan instruido al flamante presidente del CDM en Victoria, Don Ambrosio Ramírez Picasso, que declarara que no le interesa que la militancia deje las filas, “el que se tenga que ir se irá”, según sentenció.

Lo que no sabe, o no quiere darse por enterado, es que el tricolor está desmembrado en el municipio. Los seccionales más importantes, por su número de empadronados, ya se fueron. Están con el PAN. La reorganización tricolor llegó tarde. Ya “enaceitada” por el otro lado ya había dado.

 

Leave Comment

*