Los $10 mil de Guevara Cobos

Mar 22nd, 2017 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Alejandro Guevara Cobos llegó partiendo plaza como el gran triunfador de un divisionismo que ya pasa de los nueve meses.

Allá en la colonia Estudiantil de la capital, los tricolores del CDE “celebraron” el 88 aniversario del advenimiento de su otrora invencible. Lo hicieron tarde pero se acordaron de la fecha.

Aunque evento desairado, mas valía algo que nada.

Ahí estaba el ex dirigente estatal Lucino Cervantes Durán y el ex también de los campesinos, el empresario Jesús Villanueva Perales. Reapareció Don Bladimir Martínez Ruiz, arroz de las últimas seis campañas por la gubernatura.

Atendió invitación otro “campesino” de nombre Sergio Guajardo Maldonado, el menos cremoso de la dinastía. Ejidatario sin parcela que carga la tierra en las uñas y siembra discordias por donde camina.

Los demás tenían que estar ahí, la propia Aida Zulema Flores, José Hernández Cuesta, Rodolfo Higuera Terán (el eterno Tesorero del CDE) y otros por el estilo.

De hecho se le “cuadraron” a Guevara. Dio la impresión que ya lo esperan como guía en los siguientes años. Si la suerte en efecto le favorece sacará la rifa del tigre para dirigir los destinos tricolores.

Hizo viaje especial para estar en el festejo. Se dejó querer y se mojó el dedo para con los presentes.

De su larga y hermética bolsa del pantalón fue aportando premios de mil pesos para la lotería tricolor que en esa tarde –la semana anterior- se jugó. Completó los diez mil del águila.

Para los escasos militantes de la estructura que lo presenciaron, Alex será el nuevo gerente. Conociendo su “codencia”, dicen que no sería capaz de invertir un solo peso si no lo va a recuperar.

La jugada está sobre la mesa.

En colofón, ahí mismo se comentaba que cuándo llegará por estas tierras cuerudas Doña Diva Hadamira Gastélum Bajo, la flamante Secretaria de Atención a Estados en Oposición del CEN. Es la misma que antes dirigió el organismo de mujeres.

Este miércoles el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca impuso la medalla “Luis García de Arellano” al religioso (Monseñor-mi señor)

Oscar Guadalupe Lozano Molina, residenciado en Matamoros, quien fue seleccionado de una propuesta pública.

Han trascurrido ya 15 ediciones y por primera vez se otorga a alguien del clero.

Crear la medalla fue una iniciativa que presentó la fracción del PAN en la LVIII legislatura, 2002-2004, integrada por: Andrés Compeán Ramírez, Lucía Irene Alzaga Madaria, René Cantú Cárdenas, Juan Angel Ibarra Tamez, Antonio Sampayo Ortiz, Luis Alonso Mejía y Rodolfo Santos Dávila.

Ejercía el liderazgo parlamentario Enrique Cárdenas del Avellano.

 

Nadie sabía quien era García de Arellano; ni los mismos panistas. Se le hace originario de Soto la Marina, aunque los historiadores de Coahuila dicen que es oriundo de allá.

En los primeros años que Don Porfirio llegó al poder, García perdió las elecciones como candidato a Gobernador de Tamaulipas. El principal punto de su programa de trabajo era construir un canal navegable de Tampico al Distrito Federal. Quería llevar las mercancías de importación (ultramarinos) en barco.

Cárdenas le dio el visto bueno y el decreto fue aprobado el 16 de octubre del 2002 para galardonar a los tamaulipecos por “sus servicios eminentes prestados al estado, la Patria o la humanidad”.

Con los años la “Luis García de Arellano” se ha convertido en el máximo galardón que otorga Tamaulipas (a través del Poder Legislativo) a sus hijos más destacados. Vino a sustituir a la medalla “Pedro J. Méndez” de otros tiempos.

Esta última sigue en vigor pero el decreto de institución no se cumple. Fue publicado el 19 de enero de 1966 (gobierno de Praxedis Balboa) y su fin es reconocer a las personas más distinguidas en el arte y las ciencias.

A Don Pedro José se le reconoce (sigue siendo) como el máximo héroe de Tamaulipas.

Dos años después de su muerte, en 1868, a iniciativa del diputado Manuel María Canseco, se le declaró Benemérito del Estado de Tamaulipas. El decreto también sigue en vigor.

El 29 de abril de 1944, el Gobernador Magdaleno Aguilar Castillo, hizo que el Congreso aprobara iniciativa para colocar en las salas de Cabildo de los ayuntamientos (todavía no eran 43), para siempre, una figura o monumento de Pedro J. Méndez.

Son decretos que siguen en vigor. Lo mismo por el que se trasladaron los huesos del General –desde la cabecera municipal de Hidalgo- a un monumento en su honor en 17 y Carrera Torres, en 1922.

Esos restos, en los primeros días de febrero de 1999, fueron sacados furtivamente para ser depositados en la Rotonda de los Tamaulipecos Ilustres.

La Facultad de Comercio y Administración Victoria cumple en este 2017 sus primeros 50 años de trabajo. Por tal motivo, habrá una serie de actividades académicas.

Así lo informaron al Rector Enrique Etienne Pérez del Río los directivos, profesores, estudiantes y coordinadores de las distintas áreas de dicha facultad, al presentarle además los proyectos para este año y logros alcanzados en el periodo reciente.

Antes de irnos, mire que con motivo de la excesiva demanda de militantes que tiene MORENA en Tamaulipas, le dios una “ojeada” a sus estatutos y ¿qué encontramos?.

Como el tiempo se termina, solo alcanzamos a decirle que, aparte de militantes, puede aceptar candidatos externos a diputados federales y alcaldes.

Que la lista plurinominal siempre deberá realizarse por un “volado” entre los interesados, una rifa.

Que para los cargos de elección, deberá haber equidad en edad, actividades, condición económica y social, y procedencia regional o estatal. Significa que pueden postular a pobres pero también a ricos. Luego abundaremos.

Leave Comment

*