El desastre de Morelitos

Mar 26th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Casi cuatro años después que se fue, los abogados del gobierno siguen desatando el margallate que dejó Morelos “Morelitos” Jaime Canseco Gómez, en el sexenio anterior.

Primero fue secretario General de Gobierno. Al pedirle su renuncia el ejecutivo, le dio oportunidad de elaborar a su gusto una Supersecretaría a la que llamó Del Trabajo y Asuntos Jurídicos.

Le hizo mucho daño a la administración pública, a Tamaulipas. Despojó de funciones básicas a la General para llevárselas a su dependencia.

Su paso por esta tierra fue efímero. Quién sabe con qué méritos ocupó la suplencia de Rodolfo Torre Cantú como diputado federal ¿Lo recomendó alguien del centro?.

Al pedir licencia el médico para ocupar la candidatura del PRI a la gubernatura, Morelos, en lugar de llenar la suplencia, se fue con él a la campaña. El escaño permaneció desocupado por largo tiempo. No hubo representante del quinto distrito electoral a pesar de que los ciudadanos fueron a las urnas.

En la General permaneció casi dos años. Presentó su renuncia el cuatro de septiembre del 2012. Tuvo tiempo de elaborar la estructura de la STyAJ, un desgarriate en que metió a las paridas con las preñadas.

Se llevó consigo el manejo de los notarios, permisos y legalizaciones, periódico oficial, defensoría pública y los monstruos burocráticos que son el Registro Civil e Instituto Catastral.

Ignorante de lo que es la administración pública, Egidio le permitió hacer y deshacer. Son instituciones que nada tenían que hacer en la función laboral.

Renunció a la supersecretaría el 12 de agosto del 2013 y, desde entonces, la propia administración ha estado recomponiendo el desastre que dejó este heredero del General Manuel González Flores, el más ratero Presidente que ha tenido México a lo largo de su historia.

El napoleónico se fue y no regresó a Tamaulipas ni por la feria. Dicen que lo vieron allá por el Congreso de la Unión. Es chilagno pero se cree de Tamaulipas.

Pues bien, a finales de la administración (¿se le puede llamar gobierno?) de Torre y con el visto bueno de los vientos del cambio, se modificó la Ley Orgánica de la Administración Pública para separar funciones y darle a la General lo que siempre debió haber manejado.

Quien sabe si la titular de la nueva Secretaría del Trabajo –Estela Chavira Martínez- esté cumpliendo con su función, pues es contadora pública, pero ya no tiene en sus manos el armatoste diabólico que inventó Canseco.

Y si César Augusto Verástegui Ostos –que es agrónomo- reúne o no el perfil para la General de Gobierno, eso es otro asunto. Por lo pronto el área a su mando recuperó las funciones.

La semana anterior los diputados que lidera Carlos A. García González aprobaron reformas –publicadas inmediatamente en el POE- a diversas Leyes para asumir totalmente el mando en cuanto a los notarios públicos. La dirección respectiva tomó la supervisión y control.

Aunque hubo algunas reformas, sigue siendo la misma gata. Los señores notarios pueden designar a suplentes, hacer convenios, rentarlas, heredarlas, cambiar de adscripción de distrito y toda la mugre acumulada con el paso de los años del priísmo en el poder.

No hay una sacudida como reclama la sociedad. Ya solo falta que se descubra la disolución de matrimonios –que pueden hacer los notarios- sin que alguno de los conyuges esté enterado (o enterada).

Pero eso es otra cosa que también merece análisis y reflexiones.

Los diputados hicieron reformas a la Leyes de Procedimientos Civiles y de Defensoría Publica, para que las direcciones pasen a depender de la SGG y El Truco Verástegui.

Es algo que nunca debió haber pasado, pero ocurrió. El entonces Gobernador le cedió demasiado poder al chaparro napoleónico. A casi cuatro años de su partida al centro del país, las cosas no pueden volver a su normalidad.

Y pensar que, en algún momento, sus cercanos difundieron que el señor Canseco podría ser el siguiente Gobernador de Tamaulipas. Bendito Dios que permite todo tipo de blasfemias contra el respetable.

Querido lector, ahora le damos oportunidad de que pase un momento de “botana”, que sonría, que se distraiga por unos momentos.

Resulta que el gerente general del PRI, Don Enrique Ochoa Reza, acaba de discursear que su organización ganará, recuperará el gobierno de la Ciudad de México después de décadas que lo perdió.

Lo dijo después de mencionar que habrá una reestructuración del partido, nuevo dirigente y delegado, que se pondrán a chambear con interés ¿usted le cree?

Dijo que ahora tienen tres delegaciones, aunque no especificó que en total son 16 y estará en chino conseguir las restantes 13.

También contó (¿o cuenteó?) que son poseedores de ocho diputaciones. No dijo en cambio que suman 66, y 20 de ellas son de Morena, 17 del PRD y 10 del PAN.

A como van las cosas, habrá que decirle al señor Ochoa que en el 2018 los morenos del Peje despojarán del gobierno capitalino a los amarillos, y que en el 2018 el tabasqueño estará en Los Pinoles.

De los tricolores cuerudos ni hablar, están tirados en la hamaca. El CDE no tiene presidente. El CDM en la capital quiere conseguir clientela con clases de danzón, zumba, ajedrez y cachibol.

Esas son las “ideotas” de Ambrosio Ramírez Picasso, el flamante gerente del municipal. Bueno, aparte de decir que le vale gorro quien renuncie al partido.

Con esos gatos como intérpretes, para que quiere enemigos Don Enrique Ochoa en Tamaulipas y en concreto en la capital. Alguien debería asesorarlo, chuchas cuereras como Toño Martínez Torres, Enrique Cárdenas del Avellano, Manuel Cavazos Lerma, Vladimir Martínez, Librado Treviño Gutiérrez, Juan Alonso Camarillo, Heriberto Ruiz Tijerina, Lucino Cervantes Durán o Félix Orozco Jasso (una lista interminable).

Dicen que cuando en el morral no hay canicas debe sobrar saliva. Aquí ni lo uno ni lo otro.

En cosas positivas, los egresados de contador público de la UAT Ana Karina Carrizález Santillán y Alexis Sánchez López, obtuvieron el máximo reconocimiento del CENEVAL tras culminar con éxito el examen General de Egreso de Licenciatura. Bien por ellos y su Alma Mater.

 

 

Leave Comment

*