Un autogobierno histórico

Mar 30th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Hay que reconocerle su sinceridad, el valor para decirlo sin esconder la cara.

El jefe de Seguridad Publica, Luis Felipe Castro López, acepta sin rodeos que en los siete penales de la entidad hay autogobierno pero se lucha por imponer orden.

Aunque no tiene experiencia en reclusorios, lo que dice Don Luis es la realidad, algo que, aunque se negara, no podría ocultarse. Los tamaulipecos todos sabemos que no es la autoridad la que manda en los centros de ejecución de sanciones.

El hombre fue sincero. Debió tomar en cuenta que no es un problema que él ha generado. Ya recibió ese lastre el uno de octubre del 2016.

Es más, nadie, ni sus antecesores ni la Secretaría General de Gobierno (de donde anteriormente dependían los Cedes) debió haber ocultado lo que pasa en las comunidades carcelarias.

La verdad es que el control se les fue desde hace muchos años. Sin duda desde la crisis que vivió la administración del Gobernador Américo Villarreal Guerra antes de finalizar su sexenio, cuando se dieron hechos violentos en los Ceresos de Victoria y Matamoros.

Dichos acontecimientos hicieron trastabillar el gobierno de Américo. Había el temor que, por las vías correspondientes, alguien se encargara de pedir la desaparición de poderes. Nunca falta un oficioso que así lo haga.

Por aquellos años (1987-93) entraban al penal los camiones cerveceros para que los “jefes” celebraran su cumpleaños con toda la flota. Ingresaban lo mismo vacas, vivas o muertas, para preparar la barbacoa y comida para todos.

Se recuerda un caso, bastante sonado, en que fue introducida una pistola de alto calibre en la panza de una vaca viva.

Era tanta la corrupción de la autoridad y dominio de los líderes reclusos, que los conjuntos musicales del momento, los más famosos, amenizaban los bailes dentro del penal de Tamatán, o bien en La Loma, de Nuevo Laredo, lo cual significaba una burla para los jefes del gobierno.

De perdido en épocas recientes no se dan estas circunstancias. Hay menos atrevimiento.

En el caso del Vicealmirante, nada perdió con reconocer un problema. Es más, hasta podría despertarle simpatías entre los líderes de opinión que están pendientes del asunto.

Malo sería que privilegiara la trillada respuesta de “no pasa nada” cuando la población entera sabe de los acontecimientos.

Un dato del 2013 nos dice -última evaluación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre el “autogobierno” en las cárceles del país- que la mayor parte de los Cedes están en poder de los propios delincuentes.

Por aquella fecha se mencionaba que el 65 por ciento de las cárceles tenían la conducción de los reos. La cifra se incrementaba con el paso de los años.

El problema no ha cesado y el desorden lo encabezan los reclusorios de las mismas entidades: Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Zacatecas y Oaxaca.

Que se sepa, si acaso Chihuahua ha terminado con los autogobiernos. En los demás el problema aumenta.

Pues bien, para el tiempo que permanezca en la cartera de Seguridad Pública de la entidad, Don Felipe ya está “vacunado” en contra del espinoso tema. La prensa no lo volverá a interrogar y, si lo hace, podrá repetir lo mismo.

La situación no puede estar peor y, cuando se de un cambio, será para decir que ha erradicado el mal en determinados reclusorios. Si lo hubiera premeditado no le habría salido “tan bien” su desempeño ante los medios.

Por cierto, este jueves la bancada del PRI en el Senado presentó un punto de acuerdo por el que se exhorta al Gobierno de Tamaulipas a llevar acciones de dirección, vigilancia, orden y custodia en el interior de los centros penitenciarios.

Quieren los tricolores que se fortalezcan los protocolos de seguridad ante la crisis de ingobernabilidad que se presenta.

Pidieron la misma “receta” para Nuevo León y su “Bronco”, por aquello del motín y muertos que se dieron en Cadereyta Jiménez.

El columnista quiere interpretar que, en la punta del grito priísta va Don Manuel Cavazos Lerma, el único senador por Tamaulipas (de minoría por cierto).

Hay por ahí otro informe de la CNDH –con el apoyo de su similar en Tamaulipas-, en que se habla de recomendaciones a cárceles de los 43 municipios por tortura, maltrato y deficiencia en proporcionar alimentos.

Habrían supervisado 30 de los centros penitenciarios estatales y municipales, aplicando 232 recomendaciones. Esto en el 2016.

Dieron seguimiento al tema. De las recomendaciones, 91 fueron solucionadas; 22 con avances y 119 seguían en persistencia.

Esto ocasionó la reciente intervención de la diputada de MORENA, María de la Luz del Castillo Torres, solicitando punto de acuerdo del Congreso para exhortar a los ayuntamientos a que cumplan con la recomendación.

Debe haber un error porque no todos los municipios operan cárceles preventivas. Es más, no todos tienen policía.

Cambiamos para decir que, en Nuevo León, los jóvenes paisanos que estudian allá serán dotados de una credencial denominada “Soy Tamaulipeco”, una herramienta de identidad y derecho a descuentos en comercios, parques de diversiones y transporte foráneos con destino a nuestra tierra.

La filiación comenzó en la histórica Facultado de Derecho y Criminología de la UANL, además de Arquitectura, y la siguiente semana se extenderá al Tec y la UDEM. Esto a través de la representación del Gobierno del Estado en aquella entidad. Algo bueno para la economía de los estudiantes y sus familias.

En lo local, con los trabajos de más de 150 metros de introducción de drenaje en colonia Azteca segunda etapa, que realiza el gobierno municipal de Oscar Almaraz Smer en Victoria, de la mano de la Comapa, se logra cubrir el ciento por ciento de este servicio en el sector oriente de la capital.

Desde el primer día de la administración de Almaraz se marcó el interés por prestar servicios públicos de calidad, lo cual se está cumpliendo.

 

Leave Comment

*