La corrupción en Comapas

May 10th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mainero no tiene ningún patrimonio. Los bienes que maneja son en comodato del municipio y del gobierno estatal.

Bueno, es dueña de algo, una impresora que fue comprada en agosto del 2014 a un costo de mil 723 pesos. Pero ya vale menos, se ha depreciado en un 33.33 por ciento.

El presupuesto que manejó en ese ejercicio fue de 261 mil pesillos, la mayor parte destinadas a pago de personal. Fueron subsidiados por el Gobierno del Estado.

El pueblo cuenta con un total de 290 tomas, de las cuales 276 son domésticas y 14 comerciales. El 99 por ciento de la mancha urbana goza del servicio.

Aparte de ser un barril sin fondo, hay otros problemas. Uno de los últimos gerentes, Alvar Villarreal Rodríguez, de la época de Lázara Nelly González Aguilar, se fue con “cola”.

Según la cuenta pública del 2014, el hombre tenía el presupuesto del organismo bajo su colchón y a disposición de sus necesidades personales. Es que en el municipio no hay instituciones bancarias. La Comisión no maneja chequeras.

Después que se fue con hebra, la Auditoría Superior lo anda buscando para cobrarle la suma de 299 mil pesillos. Es el presupuesto del 2014 más algunas multas a que se hizo acreedor por no responder a citatorios.

Los auditores ya de plano declaran que no encuentran al señor Villarreal, para notificarle que tiene que acudir con Jorge Espino Ascanio con el morral de billetes a regresar.

Como no se va a presentar, en unos cuantos meses la cuenta se declarará incobrable y, sin darle aviso a la Procuraduría de Justicia, el asunto quedará cerrado y Alvar gozando de la lanita.

Pues bien, solo es una muestra de que ya, ya, el gobierno de los vientos del cambio necesita atraer el manejo de las Comisiones de Agua Potable y Alcantarillado. Por lo menos, así, los jefes sabrán los domicilios de aquellos gerentes que salgan bandidos.

En otros tiempos las Comapas dependían del Estado. Se entregaron a los ayuntamientos –alcaldes que aceptaron- como lo mandata el 115 Constitucional y, los que no quisieron, firmaron un convenio de coordinación.

Es tiempo que regresen. Han acumulado pillerías que le cuestan recursos al Estado y a los municipios. En última instancia son impuestos que pagamos usted y yo querido lector.

En septiembre pasado el Congreso del Estado, como resultado del análisis de las cuentas públicas del 2015, emitió un exhorto para que los jefes de los organismos operadores se pongan las pilas. Una llamada de atención que seguramente no han atendido.

Son y seguirán siendo un desastre económico mientras el gobierno no meta freno. Así por ejemplo, en la contabilidad que llevan hay una rebuscada cuenta que se denomina “derecho a recibir efectivo o su equivalente”.

Representan las cuentas de consumo del vital líquido que no han cobrado por muy diversas razones.

La de Reynosa está “hasta las manitas”. Según los jefes de allá, el pasivo anda por los mil millones de pesos, que vendrían siendo 20 meses del presupuesto de operación.

La voz popular –y con algunos hechos confirmados- ha manejado desde hace años que los organismos son las “cajas chicas” de los alcaldes y del PRI. Que de ahí se financiaban campañas por las presidencias municipales ¿cuánto será verdad?.

Dice la investigación de las cuentas públicas que, en lugar resucitarlas, cada vez empeoran.

La de Mante desmejoró un 28 por ciento en un año; la de Reynosa el 26 por ciento, y la de Matamoros en un 25. No significa que otras estén recuperándose.

Si el gobierno de la alternancia le echa números, saldrá ganando si deja de meterle dinero bueno al malo.

Y lo más malo: Si en Reynosa el 60 por cierto de los usuarios no paga agua, las tarifas tienen que aumentarse al 40 de los que sí, para cubrir por lo menos la nómina de personal.

Sería bueno que los jefes de Desarrollo Urbano, Gilberto Estrella Hernández, y el de CEAPA, Luis Javier Pinto, le metan “sesera”. Tarde o temprano el gobierno estatal tendrá que acudir en auxilio de los operadores. No porque lo quisiera sino porque el respetable lo va a exigir por el mal servicio.

Bueno, al menos que tengan una visión futurista y, el gobierno panista, también llegue a considerar a las Comisiones como la caja chica de la promoción política.

Si tocamos el tema de los partidos, sin hacer mucho ruido el PRI ratificó por “vía democrática” a Claudia Ruiz Massieu Salinas –sobrina de Don Carlos Salinas- como secretaria general del CEN.

Hubo convocatoria pero, casualmente, fue la única que se inscribió como aspirante el cinco de mayo entre las doce y dos de la tarde. Bendita democracia interna.

Y desconcertó a los analistas el resultado de una encuesta de intención del voto en el Estado de México realizada por El Universal. No puede ser posible que a “Cuchi Cuchi” Vázquez Mota la manden hasta el cuarto lugar con el 10.4 por ciento de los posibles sufragios. Ella que fue candidata presidencial.

Un tercer lugar se le adjudica a Juan Zepeda Hernández, del PRD, con el 10.7 por ciento; Delfina Gómez, de Morena con el 17.5, y Alfredo del Mazo el 19.1.

Con motivo del Día de las Madres, el alcalde capitalino Oscar Almaraz Smer partió y repartió un megapastal de 150 metros lineales elaborado por alumnos de la Universidad Vizcaya, en un evento que reunió además a grupos musicales, módulos de juegos para niños, bazar de emprendedores, brigadas médicas y oftalmológicas y otras actividades.

También la Universidad Autónoma de Tamaulipas festejó a las madres. El evento en la zona centro fue presido con la representación del Rector Enrique Etienne Pérez del Río, por el secretario de Administración, Víctor Hugo Guerra García. Se ofreció una comida, música y el acostumbrado sorteo de artículos para el hogar.

Un día antes el evento fue en la zona sur, campus Tampico-Madero con el gremio SUTUAT, donde la representación del Rector estuvo a cargo del Secretario de Finanzas, Guillermo Mendoza Cavazos.

 

 

 

Leave Comment

*