El sabor del dinero

Jun 18th, 2017 | By | Category: Opinión Pública

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Como dicen en el rancho, le agarró sabor al caldo (o al dinero, que es lo mismo). Que ahora quiere ser candidato a la Presidencia de México, también por la libre ¿usted que opina?.

Bueno, es toda la plebe de los Chavira Martínez, originarios del ejido Lázaro Cárdenas (El Huastequillo) municipio de El Mante y ahora residenciados en Nuevo Laredo donde son gente de empresa.

No tienen para pagar la indemnización a los trabajadores despedidos sin justificación de la Universidad del Norte de Tamaulipas, de la cual presumen ser los propietarios, pero anuncian un recorrido por todo México para conseguir firmas de adhesión.

Francisco Chavira y sus hermanas desmantelaron lo que tenían como “universidad” en Altamira, para no liquidar alrededor de un millón y medio de pesos a varios profesores que demandaron el cumplimiento de la Ley laboral.

El año pasado fue candidato independiente al Gobierno de Tamaulipas. Algunos días antes de las elecciones se sumó a la candidatura del PAN. Le fue muy bien. Una de sus hermanas es secretaria del gabinete.

Más atrás, en el 2011, otra hermana, Martha Irma, ocupó una regiduría en el municipio de Nuevo Laredo apoyada por el Partido Acción Nacional.

Ahora mismo su hermana Diana Elizabeth ex diputada local por el PRD, se promociona como aspirante a la diputación federal por el primer Distrito, Nuevo Laredo.

Fue candidata a lo mismo en el 2015. Apenas consiguió tres mil sufragios.

Don Francisco buscó la presidencia neolaredense en 2013. Consiguió alrededor de tres mil 50 clientes que votaron por él. Lo postuló el Partido Movimiento Ciudadano.

Más antes militó en el PRD donde se enfrascó en un pleito interno con la pandilla de Jorge Valdez Vargas, también de aquella frontera. Se dice en el bajo mundo de los amarillos que pelearon “por un mal reparto” del botín.

Fue detenido mediante orden de aprehensión el cinco de enero del 2012, acusado de privación ilegal de la libertad y robo con violencia.

La Procuraduría de Justicia del Estado le echó el guante luego de terminar una conferencia de prensa en Altamira. Tenía intención que el PRD lo postulara como candidato a Senador.

Estuvo preso por alrededor de un año.

En los partidos le fue mal. Bueno, no mal del todo. Lo que pasa es que los gerentes dueños de franquicia se llevan la tajada del león, la más grande. Al candidato le queda poca lana.

Como libre, él es jefe y dueño del circo, puede decidir negociaciones sin que le afecte el pastel.

Es hombre de negocios. Una prueba es la universidad “patito” que maneja.

Al entrarle a la presidencial es porque sabe que habrá tajada. Ya es ganancia inmediata si consigue patrocinadores, como el Gobierno de Nuevo León, por ejemplo.

Si estuvo en el bote o no, si defrauda con sus escuelitas –incluyendo un Instituto de Capacitación Electrónica-, hay que reconocer que el jornalero de El Huastequillo es un tipo audaz. Tiene intuición para realizar negocios exitosos y, a estas alturas de su vida, solo ha estado en la peni en una ocasión.

Si decide invertir en el negocio de la candidatura presidencial, Don Paco necesitará de socios más arriesgados. Debe reunir aproximadamente 850 mil firmas de apoyo levantadas en por lo menos 17 estados.

Pareciera pero no es fácil. Requiere de más gastos antes que llegue el subsidio oficial del INE. A menos que contrate gente con la promesa de pago y luego desaparezca, como le hizo en la candidatura por el gobierno del estado.

La otra es que tiene competencia. Hay otros que, por negocios o por convicción, también quieren entrarle a la puja. Por ejemplo ese estuche de monerías que se llama Gerardo Fernández Noroña, o el eterno aspirante Jorge Castañeda. Quieren también participar Pedro Ferriz de Con r Emilio Alvarez Icaza.

Mire usted que le dimos una revisadita a los militantes del partido MORENA en Ciudad Victoria y nos sorprendió ver a dos tipos que los hacíamos en otras organizaciones: Jesús Pérez Guémez y Armando Garza Williams.

El primero pertenece a una parentela política que bien podría afirmarse que son panistas. El segundo fue director de la Normal Federalizada. Jubilado.

No es muy extraño que Benjamín López Rivera esté en la lista de militantes. Ocupó diputación local por las siglas del Partido del Trabajo. Lo expulsaron por apoyar acuerdos e instrucciones de los priístas.

Menos extraña que Luisa Alvarez Cervantes tenga militancia la lado de López Obrador. Siempre ha pertenecido a las izquierdas y lo hace por convicción.

Por si usted pregunta si aparecen elementos como Eduardo Gattas Báez, Felipe Garza Narváez o cualquiera de los nuevos admiradores pejistas, le vamos a decir que no.

Es más, como le comentamos en colaboración anterior, el señor Garza ni siquiera estaba como activo del PRI. No renovó su militancia en el último trienio.

Antes de irnos, vaya que tendrá problemas el CEN del PRI, léase Enrique Peña Nieto, para la postulación del candidato a la Presidencia en 2018. Hay un grupo interno que se está rebelando. Quieren consulta a la base o alcanzar algo del pastel.

Entre ellos encontramos al doctorcito Miguel de la Rosa Medrano, “dedo chiquito” por largos años de Tomás Yarrington Ruvalcaba. Fue su secretario particular y lo hizo jefe de otras dependencias además de diputado.

Aunque en la lista no hay gente de renombre, seguro les vienen problemas. Como que ya se cansaron que sean las cúpulas las que tomen la decisión y no hay duda que esto dividirá a los tricolores. De por sí ya tienen una pata fuera de Los Pinoles.

Este lunes a las dos de la tarde tiene reunión el Consejo General del IETAM. Tratarán varios temas en que resaltan informes de comisiones y sobre la destrucción de los materiales del proceso 2015-16.

Las damas tricolores arrancaron la primera sesión presencial de la Escuela de Mujeres, que tiene como fin capacitarlas e impulsarlas en busca de los puestos de elección. Ahí estuvo la jerarca Aida Zulema Flores Peña.

Leave Comment

*